Hiditec GK500

El que más y el que menos sabe que comprar un teclado mecánico por menos de 100 € te garantiza que no va a tener interruptores fabricados por el afamado productor germano Cherry MX, ¿verdad? Pues os aconsejo que os replanteéis este punto de vista, porque el Hiditec GK500 que hoy analizamos trae interruptores Cherry MX Brown de pura cepa y cuesta bastante menos de 100 €.

Hiditec es una marca que es nueva por estas páginas, aunque no es nueva ni por asomo. Ya llevan ya algunos años haciéndose notar por el mercado aunque, curiosamente, no es una marca cuyos productos hayan tenido mucha visibilidad. Y el hecho es que la marca tiene un catálogo de productos bastante extensos, cubriendo un amplio espectro que se centra más en la fabricación de periféricos, aunque también tienen algunas fuentes de alimentación y cajas de ordenador.

Pero lo que hoy tenemos para análisis es un teclado gaming. Concretamente el modelo GK500. Así que ya es hora de ver las características técnicas de este modelo.

CARACTERÍSTICAS TÉCNICAS

Las características técnicas de este teclado son:

  • Interruptores: Cherry MX Brown
  • Tamaño: 458 (L) x 165 (An) x 39,5 (Al) mm
  • Peso: 1 Kg
  • Material del chasis: aluminio
  • Teclas macro: 6
  • N-Key Rollover: N-Teclas o 6 teclas
  • Anti-ghosting:
  • Iluminación: color rojo, regulable en intensidad y con 4 efectos diferentes
  • Reposamuñecas:
  • Conexión: USB
  • Longitud del cable: 1800 mm
  • Compatibilidad: Windows XP, Vista, 7, 8, 8.1, 10, Mac OSX 10.5 (o psterior), Linux Kernel 2.6+
  • Garantía: 2 años

A primera vista yo diría que el modelo de Hiditec tiene todos los requisitos necesarios que cualquier jugador buscaría en un teclado que fuera a usar de manera habitual. Lo que sorprende es el uso de los interruptores mecánicos Cherry MX Brown (por cierto, también se puede conseguir con interruptores Blue y Red si vuestras preferencias a la hora de jugar van por esos lares). Hasta ahora, los teclados mecánicos más baratos (y no tan baratos) iban equipados con los interruptores de Kaihl, mientras que los Cherry MX quedaban para los teclados por encima de los 140 €. Parece ser que Hiditec se las ha arreglado para instalarlos en un teclado de menos de 100 €.

ANÁLISIS EXTERIOR

El teclado nos llegará en una caja de cartón negra con un diseño en color rojo, evidentemente haciendo un llamamiento al espíritu gamer del teclado.

La parte frontal de la caja nos dice varias de las características más importantes del teclado, destacado en dos espacios el hecho de llevar interruptores mecánicos fabricados por Cherry MX, que es el principal atractivo de este modelo. Mientras, en los laterales y en la parte trasera de la caja, Hiditec nos da varias características técnicas más detalladas, así como el tipo de interruptor mecánico que se ha montado en el teclado.

Dentro de la caja, el teclado está perfectamente protegido por un par de barras de espuma en sus laterales para que no se mueva del sitio más una bolsa de plástico que evitará que nos llegue con una capa de polvo por encima. En su parte superior el cable se encuentra escondido bajo una porción de cartón negro.

Y llega la hora de sacar el teclado de su escondite y verlo en toda su gloria:

Es innegable que el teclado es muy atractivo, con su diseño tan minimalista. La verdad es que, con el teclado en la mano, la sensación que da de calidad en los materiales empleados en su construcción es innegable.

El teclado sí tiene un reposamuñecas, pero de un tamaño tan reducido que es más testimonial que otra cosa.

La disposición es completamente española y a todas luces está que es un teclado completo, dado que incluye también el teclado numérico a la derecha del resto de teclas.

Las teclas de función que hay en la parte superior también actúan como teclas multimedia, a la par que permiten cambiar el tipo de iluminación que tiene el teclado.

En la parte inferior derecha, al lado de la tecla “Alt.gr” se encuentra la tecla de Función FN, que en este caso está identificada por el símbolo de la marca.

Como ya he dicho, el teclado viene equipado con interruptores Cherry MX Brown, que en la siguiente foto podéis ver:

La iluminación no es RGB y corre a cargo de un único LED situado en la parte superior de la tecla. Esta ubicación es suficiente para iluminar la tecla tanto por dentro para que se vea la letra, como para crear un agradable halo de luz al rededor de la tecla.

En la parte posterior del teclado, Hiditec ha insertado un par de pies que permiten inclinar un poco éste para que se pueda adaptar más a nuestro gusto a la hora de usarlo. También vemos que ha creado unos canales que sirven para redirigir el cable hacia la derecha o la izquierda, en función de donde tengamos colocada nuestra torre de ordenador.

Algo que no me acaba de convencer es que el fabricante ha optado por dejar al cable de datos recubierto por plástico tan solo. La verdad es que, en un teclado de apariencia tan premium como el GK500, este detalle tirando a barato desentona bastante con el resto del conjunto.

Finalmente, Hiditec ha incluido un pequeño manual que explica, en perfecto detalle (y tanto en español como en inglés), cómo acceder a las diferentes funciones del teclado, dado que el GK500 viene sin CD de drivers y todo se consigue mediante combinación de pulsaciones de la tecla FN más otra tecla.

Y hasta aquí, ya hemos visto todo el teclado con detalle. Es hora de probarlo a fondo.

TESTEO

Ya sabéis que la única manera de testear un teclado es… tecleando. Y eso es lo que hice durante una semana (luego entenderéis el por qué de tan solo una semana).

En uso los interruptores Cherry MX Brown son una auténtica gozada. Son súper sensibles a nuestras pulsaciones y muy muy precisos. Cierto es que mi anterior experiencia con un teclado mecánico (sin contar los que usaba en los años 90) había sido con interruptores Kaihl, que tampoco les van muy a la zaga, pero ya os digo que los Cherry son superiores cuando se usa. El único inconveniente que tiene este teclado para mí es que, dado que no tiene reposamuñecas realmente grande y la altura de las teclas sobre el chasis es bastante elevada, la posición habitual que adopto al escribir se hace francamente dolorosa y tuve que recurrir a emplear un reposamuñecas para evitar el dolor.

Los LEDs de iluminación de las teclas son francamente potentes. Tanto que me sobresaltaron cuando lo conecté por primera vez al ordenador por su potencia, y eso que lo hice de día. Menos mal que hay una combinación de teclas para poder baja el brillo y que sea bastante más manejable. Los efectos de iluminación, bueno sí, están ahí para quien guste de ellos, pero no es mi caso. Excepto un modo que ilumina solo las teclas de cursor y las teclas WASD, el cuál sí he empleado por las noches al jugar (aunque si también hubiera iluminado las letras Q y E, hubiera sido mejor).

Y en esas estaba hasta que, tras haber estado usándolo de manera intensiva durante una semana, al teclado se le estropeó la tecla “5” del teclado alfanumérico. Pero estropeada estropeada, no que se hubiera quedado encajado el interruptor, no. Lo cual no tendría que suponer demasiado problema, dado que también tengo el teclado numérico, excepto que yo sí suelo usar el símbolo “%” con bastante asiduidad en mi día a día. Así que, con bastante pena, tuve que dejar de usarlo.

Y cuando digo “bastante pena” lo digo con conocimiento de causa, dado que el teclado era una gloria en uso.

Ahora bien, no quiero que nadie se ponga ahora a pensar cosas malas sobre el teclado por ésto. Este tipo de sucesos ocurren con teclados de 200 € y con los de 20 €. Si me ha tocado la china, pues oye, mala suerte y para eso están los dos años de garantía que da la marca. ¿Que fastidia? Pues sí, pero no por ello deja de ser un teclado excelente.

CONCLUSIóN

Hiditec se ha marcado con el GK500 un tremendo teclado. Con un acabado premium que se nota en cuanto le pones la mano encima, el empleo de los interruptores Cherry MX Brown hacen que sea una auténtica gozada teclear en él. La calidad de la iluminación del teclado es muy buena, con unas letras que resultan fácilmente legibles. También es bastante adecuado el manual que viene incluido con el teclado, aunque para ser sincero, hubiera preferido tener un CD de drivers para poder hacer la configuración de éste desde software.

Lo que no se me puede olvidar es que el teclado cuesta tan solo 85 €. Sí, todo un excelente teclado mecánico por menos de 100 €, como decía al principio del artículo.

Como punto negativo yo diría que le falta un reposamuñecas bastante más grande, dado que el que tiene es más testimonial que otra cosa.

Pros:

  • Interruptores Cherry MX Brown auténticos
  • Muy agradable el tacto de las teclas
  • Facilidad de configuración
  • Iluminación de las teclas más que aceptable y potente
  • Excelente calidad de los materiales empleados
  • Precio muy comedido

Contras:

  • Reposamuñecas testimonial

Por todo ésto, creo que el teclado Hiditec GK500 se merece nuestro galardón de oro.

Compártelo. ¡Gracias!