Corsair K55 RGB

Hace poco más de un mes, Corsair presentó una nueva serie de periféricos “sencillos” que se añadía inmediatamente a su catálogo, entre ellos el nuevo teclado con interruptores de membrana Corsair K55 RGB. Se trata de un dispositivo pensado para juegos pero que a la vez tiene toda la sencillez que necesitan aquellos que no quieren complicarse la vida con software, pues todas sus funciones se pueden ejecutar directamente desde el teclado incluyendo una gran cantidad de efectos de iluminación. En el día de hoy os mostramos nuestro particular análisis de éste Corsair K55 RGB, en el que os vamos a mostrar su aspecto y por supuesto contaros qué tal se comporta a la hora de la verdad.

Y es que aunque a día de hoy son una infinidad de periféricos los que nos permiten tener una configuración avanzada para adaptar al periférico a nuestras necesidades, no todo el mundo quiere complicarse la vida y solo busca una herramienta de buena calidad para poder jugar a tope. Con ésta premisa nos llega el Corsair K55 RGB, un teclado con interruptores de membrana que cuenta con iluminación RGB en tres zonas y con una buena cantidad de efectos y colores configurables desde el propio teclado con teclas de acceso rápido, y que añade en el lateral izquierdo seis teclas de macros dedicadas que podremos configurar también sin necesidad de software.

Además de eso, y dado que las habituales teclas de acceso rápido con la tecla de función Fn están ocupadas con la configuración de los efectos de iluminación, Corsair ha añadido en éste teclado una serie de botones dedicados para controles multimedia, tanto de volumen como de reproducción, de manera que los usuarios siempre tengamos a mano todo lo que necesitamos para no perder la concentración mientras jugamos.

CARACTERÍSTICAS TÉCNICAS

Tomadas de la página web del fabricante.

Podemos ver en las especificaciones técnicas que la iluminación de éste teclado es en tres zonas, y por lo tanto no hay iluminación individual por tecla. Ya muchas veces os hemos explicado el porqué de ésta gran diferencia con los teclados mecánicos, y es que los de membrana tienen un panel de iluminación LED bajo los mecanismos que funciona en serie sin importar las teclas que haya. A destacar también su tiempo de respuesta invariable de 1 ms, sus seis teclas de macro de las que ya os hemos hablado antes, y su funcionalidad anti ghosting 8-Key Rollover que nos permitirá pulsar hasta ocho teclas simultáneamente sin que se pierda ninguna de ellas, un número que puede parecer bajo en comparación con los teclados mecánicos pero que es más que suficiente para no tener problemas en ningún juego.

ANÁLISIS EXTERNO

Corsair embala el nuevo K55 RGB en su habitual caja de cartón semi rígido de color negro, presentando una imagen del producto en la cara frontal con sus principales características resumidas en la zona inferior.

También como es habitual, en la parte trasera encontramos un croquis del teclado y una definición de sus características. En los laterales, características técnicas, contenido del paquete y requisitos de sistema.

Abrimos la caja -en forma de cofre- y con lo primero que nos topamos es con el teclado protegido por una bolsa de plástico.

Pero como siempre vamos a ver primero los accesorios. Por un lado tenemos la guía de garantía y el manual de instrucciones, en el que vienen descritos los atajos de teclado para modificar la iluminación y las instrucciones para grabar macros dado que éste teclado carece de software.

También el habitual reposa muñecas que Corsair emplea en todos sus teclados, con dos anclajes de fácil quita y pon y con superficie suave muy agradable al tacto. Incorpora dos grandes patas de goma en la zona inferior para evitar que se resbale.

Vamos ahora sí a ver el teclado. Tiene una disposición estándar de teclas QWERTY en español, con las teclas de macro dedicadas en la parte izquierda y con las teclas multimedia en la derecha, encima del pad numérico.

Aquí podemos ver las seis teclas dedicadas para macros.

Ya os habréis dado cuenta de que la zona superior es negra brillante, que queda muy bonita cuando está limpia pero que se ensucia con solo mirarla.

A continuación podéis ver el interruptor de membrana. Toda la zona inferior es de color blanca para que la iluminación se vea intensificada y se extienda por toda la superficie. Recordemos que la iluminación en los teclados de membrana consiste en una lámina de LEDs que se sitúan debajo de las teclas.

Aquí tenemos todas las teclas adicionales de la parte derecha. Teclas multimedia dedicadas, de volumen y las de grabación de macros, intensidad de iluminación y bloqueo de la tecla Windows.

Aquí podéis verlas más de cerca.

También aquí tenemos los LED indicadores de estado. El marcado como M indicará cuando estemos grabando macros, el 1 es para el bloqueo numérico, la A para el bloqueo de mayúsculas y el del logo de la tienda de Windows es el bloqueo de la tecla Windows.

Vamos a ver la zona inferior. Está muy despejada salvo por la etiqueta en el centro, si bien cuenta con cuatro patas de goma en las cuatro esquinas (las de arriba redondeadas) y las dos habituales patas elevadoras.

Éstas son las patas de goma inferiores.

Y aquí las superiores, acompañadas de las patas elevadoras.

Lamentablemente Corsair no ha tenido a bien poner una inserción de goma en las patas elevadoras, por lo que cuando las estemos utilizando perderemos agarre del teclado sobre la mesa.

El cable sale de una inserción de goma endeble en el centro del teclado, para proteger su integridad al moverlo. El cable no tiene mallado de hilo de nailon y termina en un conector USB 2.0 con la habitual estética del fabricante.

Para ir terminando, así es como queda el teclado con el reposa muñecas instalado.

TESTEO

Es hora de conectar el teclado al ordenador y comenzar a ponerlo a prueba, ¿no? Nada más conectarlo ya podemos comenzar a utilizarlo sin necesidad de instalar drivers ni software, y de inicio el teclado funciona con iluminación RGB con efecto de ola, moviendo los colores de izquierda a derecha.

Iluminación

No obstante, con las teclas Fn + 1234567890’¡ podemos cambiar los colores de iluminación con diferentes efectos. También con las teclas Fn + F1, F2 y F3 podemos ciclar entre los colores disponibles en cada una de las tres zonas, pudiendo poner la combinación que queramos o todo el teclado en el mismo color. Algunos ejemplos:

Aquí podéis ver delimitadas las tres zonas de iluminación, con las otras dos apagadas para que se vea perfectamente.

Grabación de macros

La grabación de macros se hace al vuelo y es muy sencilla. Os lo explicamos paso a paso:

  1. Pulsar el botón MR situado en la parte superior derecha del teclado.
  2. Pulsar la tecla de macro dedicada en la que quedamos grabar.
  3. Acto seguido todas las pulsaciones quedarán registradas, mientras el LED de grabación de macros se queda parpadeando.
  4. Cuando terminemos, pulsamos la tecla MR y la macro quedará grabada en la tecla asignada.

Así de simple. El teclado permite también borrar o deshabilitar Macros manteniendo pulsada la tecla MR, viene todo explicado en el manual de instrucciones.

El Corsair K55 RGB en uso

Estamos como decíamos desde el principio ante un teclado de membrana, orientado a juegos, y por éste motivo lo hemos estado utilizando con títulos como League of Legends, Final Fantasy XIV: Heavensward y Overwatch. Está claro que el funcionamiento de las teclas poco o nada tiene que ver con un mecánico -la comparación es inevitable ya que mi teclado habitual es un Corsair K70 RGB Rapidfire- especialmente en juegos como el League of Legends en los que muchas veces tienes que hacer repeticiones muy rápidas de teclas.

La respuesta es buena y la sensación también, aunque sin embargo en comparación con el mecánico noto las teclas lentas y pesadas. Claro que, repito, tras pasar por infinidad de teclados mecánicos antes que éste (literalmente hacía más de un año que no tocaba un teclado de membrana) quizás yo no sea la mejor persona para valorar ésta diferencia. El resumen es que el K55 RGB se comporta muy bien en juegos de todo tipo, y para escribir es de agradecer que sea bastante silencioso. Sí que se nota una muy buena calidad, nada que ver con otros teclados de membrana más baratuchos  (éste K55 RGB tiene un precio recomendado de 55 euros). Las teclas multimedia funcionan a la perfección y las de macro también, con una respuesta instantánea en todo momento.

CONCLUSIÓN

Con el K55 RGB Corsair alcanza el pináculo de los teclados no mecánicos orientados a juegos. Con una calidad de materiales que nada tiene que ver con otros fabricantes y que siempre ha caracterizado a Corsair, el K55 RGB se comporta de manera excelente en cualquier tipo de juego, dándonos una respuesta instantánea y con una gran comodidad y silencio en las pulsaciones.

Además cuenta con una iluminación RGB bastante decente que podremos configurar sin necesidad de software, teclas de macro adicionales para quien las quiera o necesite y con grabación de macros al vuelo. Con un precio recomendado de 55 euros sin duda es una muy buena opción para aquellos usuarios que emplean su teclado principalmente para juegos y que no quieren gastarse el dinero que cuesta un mecánico, o bien que prefieren el silencio y confort que dan los de membrana.

PROS:

  • Buena respuesta en cualquier tipo de juego.
  • Bastante silencioso.
  • Estética cuidada.
  • Buena calidad de materiales.
  • No necesita software para grabar macros o modificar la iluminación.
  • Teclas dedicadas multimedia y para macros.
  • Reposa muñecas extraíble.
  • Precio (55 euros).

CONTRAS:

  • Las patas elevadoras carecen de inserciones de goma.
  • El acabado brillante de la zona superior se ensucia en seguida.
  • Iluminación solo en tres zonas.

Por éstos motivos el Corsair K55 RGB se hace merecedor de nuestro galardón de Oro y de nuestra recomendación por su excelente relación prestaciones / precio.

Compártelo. ¡Gracias!