Krom Kahn

Krom Kahn

Juan Diego de Usera

Tanto el ratón  como el teclado son periféricos bastante personales. Algo más quizás el ratón, que requiere adaptarse mejor a la forma de nuestra mano para poder utilizarlo con comodidad. Así que hoy os traemos el análisis del ratón Krom Kahn, un modelo con un precio bastante contenido pero con unas especificaciones que aparentan ser de lo mejor.

El ratón  es nuestro compañero constante en las tareas que realizamos con el ordenador. Así como podemos pasar un tiempo sin tener que utilizar el teclado, el ratón básicamente no se suele despegar de nuestra mano. Por ello es necesario que la ergonomía esté especialmente bien resuelta. Que luego vienen las inflamaciones del túnel carpiano por utilizarlo en una mala postura. Aunque, todo sea dicho, la realidad es que la ergonomía en los ratones gaming hace años que se cuida bastante.

En el caso del Krom Kahn, el ratón se ha diseñado para que pueda ser empleado por usuarios diestros o zurdos. En nuestro caso particular, somos diestros. Ya veremos cuando lleguemos a la parte de testeo cómo nos ha ido con él.

CARACTERÍSTICAS TÉCNICAS

Veamos lo que nos dice el fabricante sobre el ratón:

El Krom Kahn a simple vista tiene unas especificaciones bastante decentes. El sensor óptico PixArt no es de los más potentes en cuanto a resolución (en teoría, que luego hay una sorpresa). Pero con 4000 DPIs, debiera de satisfacer las necesidades de la mayoría de usuarios. Y, aunque en las especificaciones no aparezca reflejado, los dos botones principales del ratón emplean interruptores de la reputada marca OMRON. Esto va a ser siempre un plus para cualquier gamer que se precie de serlo.

El polling ratio de 500 y 1000 sugiere que el ratón va a ser bastante rápido a la hora de reaccionar a nuestros movimientos, eso es verdad.

El resto de especificaciones son bastante normales, sin nada que destaque sobre el resto de ratones gaming del mercado. Quizás el peso es un poco liviano para nosotros, pero es que aquí nos gustan los ratones pesados.

ANÁLISIS EXTERNO

El Krom Kahn nos llega en una caja de cartón que protege bien el ratón. Como podéis ver, nuestra caja ha sufrido algún golpe durante el transporte, pero el ratón ya os confirmo que nos llegó perfecto.

El diseño de la caja es el habitual de esta marca. En el frontal hay una imagen del ratón, mientras que en ambos laterales se destacan varias de sus características, como el sensor óptico, la iluminación RGB, etc. En la parte trasera viene un esquema de ratón, así como una pequeña explicación de cada una de ellas.

Dentro de la caja solo encontraremos:

  • un pequeño manual de instrucciones
  • El propio ratón Krom Kahn

He de decir que el manual de instrucciones es algo decepcionante. Dado que no explica gran cosa sobre el ratón ni sobre el software que tenemos que instalar. Es más, sugiere que para obtener el manual completo de instrucciones lo descarguemos de la web de Krom. Pero cuando lo hemos hecho, solo nos hemos encontrado con el mismo manual que el impreso, solo que en versión pdf.

La forma del ratón sugiere que es un ratón de tipo «palma» en lugar del tipo «garra». Mejor para nosotros, dado que es el tipo de ratón que solemos preferir.

En la parte izquierda del ratón podemos ver los dos botones de avance y retroceso. La verdad es que nos parece que estos dos botones se han situado demasiado cerca del frontal del ratón y puede que acabe siendo complicado accionarlos para personas que no tengan los dedos y manos especialmente grandes.

La línea de color claro se ilumina con LEDs cuando el ratón está en funcionamiento. También es fácil de ver el texturizado que ha realizado Krom en el lateral para hacer más cómodo el agarre del ratón.

En el lateral derecho el Krom Kahn no tiene nada, como suele ser habitual en la mayoría de ratones.

 

Veamos ahora la parte superior del Krom Kahn:

En la parte frontal del ratón es donde se encuentran los dos botones principales de éste. Más la rueda de scroll vertical (carece de scroll horizontal). Y un botón para cambiar la resolución del ratón y otro para cambiar el tipo de iluminación. El texturizado de la rueda central está realizado en goma y es de lo más agradable de usar.

La disposición de estos botones es bastante buena. Aunque el botón de cambiar el tipo de iluminación al vuelo se lo podían haber ahorrado y convertirlo en otro botón para cambiar la resolución al vuelo. En plan, con el más adelantado subes de resolución, con le más alejado del frontal, la bajas. Porque cuando tienes 8 pasos intermedio de resolución, encontrar la que quieres es algo tedioso.

Los dos botones derecho e izquierdo son los que tienen los interruptores fabricados por OMRON. Y la verdad es que se nota cuando los pulsas. Aunque ya hablaremos de ello en la sección de testeo.

La parte inferior del Krom Kahn está caracterizada, principalmente por las cuatro almohadillas en los extremos. Y el sensor óptico PixArt sito en el centro del ratón.

El frontal y la parte trasera del ratón no tienen nada de particular.

Visto todo esto, vamos a ver qué nos aporta el software que emplea este ratón.

SOFTWARE

El software que requiere el Krom Kahn lo podéis descargar directamente desde la web de Krom o bien desde el siguiente enlace. Es un software bastante sencillo pero que permite muchas opciones de configuración con  las que poder jugar y configurar el ratón plenamente a nuestro gusto.

La primera de las cuatro pestañas de las que se compone el programa de configuración se denomina «Key».

En ella podemos configurar la acción de cada uno de los 7 botones que tiene el Kahn. Por si no nos gustara al configuración que tienen por defecto.

La siguiente pestaña se llama «Macro»

En esta pestaña, como su nombre indica, podemos crear las macros que queramos utilizar para nuestros juegos sin demasiados problemas.

La siguiente pestaña se llama «Color»

En ella podremos configurar si queremos que los LEDs del ratón estén encendidos o apagados, así como los efectos de iluminación que queremos ver cuando estemos usando el ratón.

La última pestaña se denomina «Sensor»

Y es en ella donde nos hemos llevado la mayor sorpresa. Y es que el Kahn no soporta hasta 4000 DPIs de resolución. No, ¡soporta hasta 10.000 DPIs de resolución para su sensor óptico! Desde los 500 DPIs hasta los 10.000 DPIs el ratón ofrece configurar hasta 8 pasos en las resoluciones del ratón. Cada una de ella identificada por su propio color de todo el espectro RGB.

El problema viene precisamente aquí. Y es que si te equivocas a la hora de seleccionar la resolución, te toca pasar por las 7 restantes hasta volver a dar con la que querías en un principio. Es probable que si eres de los que dejas la resolución en un punto y ya no la  vuelves a tocar, que esto te dé bastante igual. Pero si eres como nosotros, que cambiamos de resolución en nuestros ratones con cierta frecuencia, puede llegar a resultar frustrante. Creo que el Krom Kahn se hubiera beneficiado más teniendo solo 4 ajustes, en lugar de 8 como tiene ahora.

Otra pega que le vamos a poner al ratón es que, excepto cuando haces el cambio de resolución, no hay después ninguna indicación de a qué resolución estás. Ni siquiera mediante luz. Y ésto, en nuestra opinión, es algo básico que debe de tener un ratón gamer. El ratón tiene varios LEDs zonales independientes entre sí. Hubiera sido bueno que al menos uno de ellos se utilizara para mostrar la resolución a la que está el ratón.

Antes de que se nos olvide: a la derecha de las imágenes podéis ver los 10 perfiles independientes con los que podéis programar el ratón. 10 perfiles diferentes quizás nos parecen algo excesivo, aunque estamos seguros que muchos de vosotros les podrías dar servicio a todos ellos. En cualquier caso, tenerlos a nuestra disposición siempre va ser algo positivo.

TESTEO

Testear un ratón se puede hacer solo de una manera: utilizándolo en nuestro día a día. Y eso es lo que hemos hecho durante un mes más o menos.

La verdad es que durante este tiempo, quitando el tiempo inicial destinado a averiguar cómo funciona el software (ya que en ninguna parte te explica cómo usarlo), el ratón se muestra seguro al usarlo. Los interruptores OMRON que emplean los dos botones principales se notan bastante en su calidad a la hora de usarlos y dan seguridad. El tacto del resto de botones es bastante correcto.

Dado que en esta web somos de usar ratones de tipo «palma», nos hemos encontrado perfectamente a gusto con la forma del ratón. Lo único que no nos ha gustado es que los botones laterales izquierdo están demasiado adelantados y no se pueden alcanzar con comodidad. Especialmente el botón de «avanzar página», que requiere reposicionar la mano sobre el ratón para alcanzarlo.

El tracking del sensor óptico es perfecto incluso cuando movemos el ratón con ímpetu. Se nota bastante la inclusión del sensor PixArt en este ratón, la verdad. En nuestro caso particular, utilizar la resolución de 10.000 DPIs no era práctico para nuestro día a día, pero es un bonus inesperado que estamos seguro que muchos usuarios vais a disfrutar

CONCLUSIONES

Desde luego, estamos ante un ratón con un espíritu muy gamer. Tanto por sus opciones de configuración, como por la enorme resolución que emplea. De hecho, la resolución extra de hasta 10.000 DPIs es un bonus inesperado que ha sido muy bien recibido. Aunque no vayas a usar todas las que pone a tu disposición, es agradable el simple hecho de tenerlas.

También nos ha gustado mucho el tacto de los interruptores OMRON que emplea el ratón. Es cierto que hay bastante diferencia entre los interruptores normales y éstos.

Por otra parte, lo que no nos ha gustado demasiado es que no haya manera de saber la resolución a la que estás mediante el uso de un color fijo en una zona concreta del ratón.

Tampoco nos ha entusiasmado que su manual sea demasiado básico y realmente no explique muchas cosas.

El precio actual del Krom Kahn es de 29,95 €. Y, la verdad, para este precio el ratón ofrece mucho más de lo que esperábamos.

Pros:

  • Muy buen rendimiento en uso
  • Sensor muy preciso
  • Barato
  • Los interruptores OMRON marcan la diferencia en el uso
  • El software puede ser todo lo básico o complejo que quiera el usuario
  • En lugar de llegar solo hasta las 4000 DPIs, el sensor llega hasta las 10.000 DPIs
  • Muy cómodo en la mano
  • Iluminación RGB

Contras:

  • No hay iluminación fija para saber de un vistazo la resolución a la que estás
  • Manual de instrucciones no demasiado completo
  • Botones laterales demasiado adelantados
  • Solo se puede avanzar a la hora de seleccionar la resolución, no retroceder

En general, nos ha gustado mucho el ratón Krom Kahn, y por ello se hace merecidamente acreedor de los galardones: