MSI G Series GX740

 

MSI (Micro Star International) fue fundada en Taiwán en 1986 bajo una filosofía empresarial continuada que hace énfasis en la calidad, innovación y diseño del producto así como un servicio al consumidor excelente. MSI está especializada en el diseño y fabricación de portátiles, netbooks, barebones, sistemas PCs todo-en-uno, PC systems, tarjetas gráficas y placas base. Entre 2000 y 2001, MSI inauguró dos nuevas plantas de producción en Baoan, Shenzhen y Kunshan (China) con una notable inversión en I+D. Con esta nueva expansión, MSI se está convirtiendo en uno de los principales fabricantes de componentes del mundo.

Para satisfacer las necesidades de un mercado globalizado y ofrecer a los consumidores el mejor servicio, MSI ha establecido una red de oficinas, repartidas por todo el mundo: China, Hong Kong, Japón, Korea, India, Taiwán, EE.UU., Canadá, Brasil, Alemania, Francia, Italia, Australia, Países Bajos, Turquía, Reino Unido., Rusia, Ucrania, Polonia, República Checa, Serbia, Arabia Saudí, España y Portugal.

En esta ocasión, MSI Iberia nos brinda la oportunidad de analizar un portátil de la serie G, destinado a priori para Gamers y entusiastas. Hoy comprobaremos si este MSI GX740 da la talla y supera nuestro exhaustivo análisis.

CARACTERÍSTICAS TÉCNICAS.

Sacadas de la página web del fabricante.

CPU     Intel Core i5 M430 @ 2.27Ghz (2 Cores, 4 Threads)
Chipset     Intel HM55
Memoria     DDR3 1066MHz, 2 slots, Max: 4GB
Tamaño de LCD     17″ TFT-LCD Display
Tarjeta gráfica     ATI Radeon HD5870 3D Graphic Card
Memoria de la tarjeta gráfica     GDDR5 1GB
Disco duro (GB)     2.5″ 500GB SATA
Dispositivo óptico     Super-Multi
Audio     4 Speakers + 1 Subwoofer
Webcam     2.0M
Lector de tarjetas     XD/SD/MMC/MS
LAN     10/100/1000
Wireless LAN     802.11b/g/draft n
Bluetooth     optional
D-Sub (VGA)     1
HDMI     1
Puertos USB 2.0     3
eSATA/USB Combo     1
Mic-in/Headphone-out     1
Express Card     1
Modem port     1
Keyboard     103 keys
AC Adapter     150W
Battery     6 cells
Dimension     395 x 278 x 33~39.5 mm
Weight (KG)     3.2

Solo viendo las características, lo primero que llama la atención es una impresionante ATI Radeon HD5870 3D con 1Gb de memoria GDDR5 dedicada, una gráfica ideal para Gaming, aunque con un consumo energético considerable. Además de la tarjeta gráfica, también llama la atención el sistema de 4 altavoces + 1 subwoofer, que sumado a su pantalla TFT de 17 pulgadas hará las delicias de cualquier aficcionado a ver películas en el portátil. Además y aunque no lo diga en las características de la página web del fabricante, esta maravilla cuenta con salida de auriculares 7.1.

El punto flaco del sistema que nos han enviado es que su procesador es, a priori, inferior al resto del sistema (Intel Core i5 M430), y probablemente haga cuello de botella con la tarjeta gráfica. Sin embargo, este portátil es configurable, y cuenta con versiones mejoradas con procesadores Intel Core i7.

Una vez analizadas las características técnicas, pasemos al análisis externo.

ANÁLISIS EXTERNO.

El MSI GX740 viene embalado en una llamativa caja de cartón de color negro, con una G gigante en color rojo que llama la atención a primera vista, denotando que pertenece a la serie Gamer de MSI. Ambos laterales de la caja son exactamente iguales.

En la parte de arriba encontramos el mismo aspecto que en los laterales, pero incluye un asa de plástico para facilitar el transporte de la caja. MSI ha decidido dejar claro también en esta cara de la caja que el producto pertenece a la serie G.

En uno de los laterales estrechos, volvemos a encontrar el logo de MSI y el identificativo “G Series”. Entre ambos logotipos, encontramos las características técnicas del aparato.

En el último lateral encontramos de nuevo los dos logotipos que predominan en toda la caja, además de un mapa de europa donde se identifican las redes wireless compatibles.

Al abrir la caja por la parte superior, nos encontramos con el portátil perfectamente sujeto por dos protectores de cartón, además de la bolsa de plástico de rigor. La mitad del contenido es una caja de cartón, con los manuales, CD de Drivers, batería y el adaptador de corriente en su interior. En esta ocasión no podemos mostraros el detalle de los manuales, ya que el modelo que nos han enviado no es un modelo comercial, sino de test, y carece de ellos.

Este es el aspecto del portátil una vez sacado fuera de la caja.

En cuanto a la caja de cartón, aquí podemos ver su contenido. Llama la atención una hoja a todo color con la fotografía del portátil, así como sus principales características.

Analizando el contenido componente a componente, aquí podemos ver la hoja con la foto y las características en detalle.

El CD con los Drivers correspondientes.

Cable de corriente.

Adaptador de corriente para el portátil, al que conectaremos el cable anterior.

Batería de 6 celdas.

Y por último, el portátil con una lámina de plástico protectora para proteger el exterior de aluminio. Aparte del exterior de aluminio, destaca el contraste de colores entre el negro exterior y el rojo interior.

Y aquí el portátil en todo su explendor.

Ahora vamos a centrarnos un poco en los componentes internos, dentro de las limitaciones evidentes que tiene un portátil para acceder a los mismos. En la siguiente imagen vemos el portátil por la parte de abajo. Lo que más llama la atención, aparte de el hueco rojo donde va colocada la batería, es la gran rejilla en la parte central, mejorando la refrigeración de los dos módulos de memoria. Con el ordenador encendido, se nota que sale aire por esa rejilla.

En esta imagen podemos ver uno de los aspectos novedosos de este portátil: el subwoofer.

Y en la siguiente, uno de los dos altavoces que tiene en la parte frontal. Como veremos más adelante, estos dos, el subwoofer, y los otros dos que tiene por la parte de arriba, forman el sistema de sonido 4.1

El disco duro. MSI ha optado por introducir un disco duro de la marca Seagate, en concreto un Momentus 5400.6 de 500 Gb. Se puede acceder al mismo retirando únicamente dos tornillos.

Quitando una serie de tornillos, podemos quitarle otra placa de plástico que dejará ver el procesador, la GPU, y los módulos de memoria, así como el disipador, al que llegan sendas heatpipes desde la GPU y la CPU. En la parte derecha se encuentra el dispositivo WiFi.

Los módulos de memoria en detalle. En esta ocasión estamos hablando de dos módulos DDR3 1066Mhz CL7 de la marca Hyundai. He de reconocer que me hubiera gustado ver más zócalos libres de memoria, para poder ampliar la cantidad de RAM si se desea.

Vamos a centrarnos ahora en la conectividad. Aparte de la Wireless 802.11b/g/draft n que hemos comentado antes, en el lateral derecho del portátil, de izquierda a derecha, encontramos una ranura multitarjeta, un puerto USB, un puerto combo USB/eSATA, un puerto IEEE 1394, salida de cascos, entrada de micrófono, y dos conectores minijack adicionales para convertir el sistema de sonido en un 7.1. A la derecha del todo está la salida de aire caliente del disipador. Esta es la zona con diferencia que más se calienta del portátil.

Si tornamos a la parte trasera, podemos encontrar otra salida de aire, un puerto HDMI y un puerto VGA. A la derecha está ubicada la batería.

Aquí podéis verlo con más detalle.

En el lateral izquierdo encontramos, de derecha a izquierda, un enganche de seguridad Kensington, un puerto RJ-11 para línea telefónica (módem), un puerto RJ-45 Gigabit Ethernet, dos puertos USB 2.0 y la grabadora de DVD.

Aquí podemos verlos con más detalle.

En las siguientes imágenes se puede observar el aspecto general externo que presenta el MSI GX740, con su exterior en aluminio negro y sus toques de rojo, que le convierten estéticamente en un portátil bastante atractivo a la vista, y muy agradable al tacto.

En cuanto al teclado, esta versión cuenta con 103 teclas en español (incluída la Ñ). Se trata de un teclado completo que incluye flechas direccionales y pad numérico. En la siguiente imagen podemos ver el aspecto que presenta. En la parte superior se encuentran las teclas multimedia con dos altavoces más a los lados, y en la parte inferior tenemos el ratón touchpad con sus dos botones.

Detalle de la pegatina que resume las características del equipo.

Detalle de las teclas multimedia.

Las teclas multimedia son sensibles al tacto, no mecánicas. En la parte izquierda encontramos las típicas teclas de play, pause, pista anterior y pista siguiente.

Y en la parte derecha, de izquierda a derecha, encontramos: tecla para abrir reproductor multimedia, tecla para activar o desactivar la webcam, tecla para activar o desactivar el bluetooth, tecla para activar o desactivar la WiFi, y tecla programable para abrir cualquier programa que queramos.

El botón de encendido asoma tímidamente en la parte izquierda del teclado.

Como buen teclado de un equipo gamer, las techas WASD están en color diferente para ser rápidamente identificadas. Es un buen detalle, aunque reconozco que echo de menos un teclado retroiluminado para esas sesiones de juego nocturnas que tanto nos gustan a los Gamers.

Para terminar con el teclado, este es el aspecto que presenta el teclado numérico y las flechas direccionales.

En cuanto al touchpad, es de tacto agradable y con sensores para hacer scroll en las páginas web. Me encanta este detalle, y siempre lo echo de menos en los portátiles que no tienen esta característica. En mi opinión, un acierto por parte de MSI. En cuanto los botones, tienen un diseño poco común, y responden acertadamente en todas las situaciones.

Debajo del touchscreen, se encuentran las luces que nos indicarán el estado del bloqueo numérico y de mayúsculas, así como el estado de la batería, WiFi y suspensión del equipo.

Para terminar con el aspecto exterior de esta maravilla, encontramos encima de la gran pantalla TFT de 17 pulgadas una webcam integrada de 2 megapíxels, acompañada de un micrófono omnidireccional.

Una vez analizado el embalaje y la estética del portátil, vamos a ver qué tal funciona.

TESTEO.

El testeo de este portátil Gamer lo he dividido en varias secciones: Temperaturas externas e internas, Ruido, Batería,  Sonido, Juegos y Rendimiento general.

Temperaturas externas.

Las temperaturas han sido medidas de manera externa, con las sondas de temperatura de un Zalman ZM-MFC3. La temperatura ambiente de la estancia ha permanecido estable en 22ºC durante todas las mediciones, que han sido realizadas sometiendo el procesador y la gráfica a estrés al mismo tiempo, con Prime95 y OCCT respectivamente.

La medición se ha realizado por la parte de arriba (parte del teclado) y por la parte de abajo, en cuatro zonas diferentes: procesador, gráfica, fuente de alimentación y disco duro. Estos han sido los resultados:

Por delante:

Como podemos apreciar, el lado derecho del portátil es considerablemente más caliente que el izquierdo. Esto es normal, dado que el procesador y la gráfica están ubicados en este lado, así como la salida de aire caliente del disipador de ambos. No obstante, escribiendo de contínuo con el teclado no se aprecia excesivo calor, siendo éste un punto a favor del portátil, ya que en más de una ocasión me he topado con equipos en los que el calor en las teclas era más que notable e incómodo.

Por detrás:

Como se puede observar, las temperaturas por debajo son considerablemente más elevadas que por arriba, y la mayor concentración de calor sigue estando situada en la zona del procesador y la gráfica. Esto hace que si se pretende trabajar con el portátil a pleno rendimiento estando este sobre las piernas / rodillas, se haga algo incómodo pasados unos minutos dada la gran cantidad de calor generada.

Si se trabaja sobre una mesa y se decide conectar un ratón externo, es un inconveniente bastante grande el ser diestro y colocar el ratón en este lado, ya que el aire caliente del procesador y la gráfica es expulsado por este lado y dará en la mano del usuario, aunque dependiendo siempre de la posición que se tenga al trabajar con este equipo.

Temperaturas internas.

Se han medido las temperaturas de todo el sistema con HWMonitor Pro. Para testear la temperatura que alcanza el procesador, hemos estresado la CPU de nuevo con Prime95, alcanzando una temperatura máxima de 80ºC al cabo de 30 minutos con este programa. Puede parecer una temperatura demasiado elevada, pero no lo es si tenemos en cuenta de las limitadas opciones de refrigeración que nos presenta un equipo portátil, en el que es físicamente imposible instalar un disipador de tipo torre, por ejemplo.

En cuanto a la tarjeta gráfica y el disco duro, hemos decidido medirlas justo después de utilizar 3DMark 11 en el sistema (fijaos en la columna derecha de la imagen, que es la que marca la temperatura máxima alcanzada). La GPU ha alcanzado una temperatura nada despreciable de 89ºC, y el disco duro de 38ºC. En la imagen también podemos ver que el procesador ha sufrido menos que con Prime95, quedándose en 71ºC.

Ruido.

El ruido es algo subjetivo, dado que no tenemos actualmente un medidor de decibelios para medirlo de manera exacta. En reposo, el portátil es casi inaudible, aunque en cuanto iniciamos alguna aplicación pesada o algún juego, éste aumenta el ruido generado hasta el punto de ser en ocasiones incómodo. Sin embargo, si estamos viendo una película o jugando a algún juego, el fabuloso sistema de sonido amortigua completamente el sonido generado por el ventilador del portátil, haciendo que éste pase completamente desapercibido.

No obstante, si estamos renderizando en una aplicación 3D, o simplemente comprimiendo un archivo pesado con WinZIP, el sonido del ventilador es plenamente audible, aunque en estos procesos no llega a ser molesto. Únicamente sometiendo el equipo a verdadera carga, sobretodo gráfica (juegos) es cuando el ventilador se pone a tope y es molesto.

Batería.

El MSI GX740 cuenta con una batería de 6 celdas, lo que promete proveer al sistema de una independencia bastante decente.

En estado de reposo (WiFi desactivada, brillo al mínimo), la batería nos ha durado 2 horas y 3 minutos.

Viendo una película en HD, con la WiFi desactivada y el brillo a la mitad, ha durado 1 hora y 38 minutos.

En juegos, con WiFi desactivada y brillo al máximo, ésta ha durado solamente 1 hora y 14 minutos.

Sometiendo el equipo a plena carga (Prime95 + OCCT), con WiFi activada y brillo al máximo, la batería ha durado únicamente 44 minutos.

Estos datos pueden parecer malos, pero no es así. Hay que tener en cuenta que estamos hablando de un sistema que tiene una pantalla de 17 pulgadas, con una gráfica muy potente, y un procesador que él solo ya consume 35W. Además también debemos tener en cuenta que otras versiones de este mismo portátil cuentan con batería de 9 celdas, lo que alargaría extensamente la duración de la misma.

Sonido.

Como ya hemos comentado anteriormente, el MSI GX740 cuentan con un sistema de altavoces 4.1 que funciona francamente bien, dando la sensación de que tenemos lo altavoces físicamente colocados como en un home cinema.

Tanto en juegos como en películas funcionan realmente de fábula. Jugando al Call of Duty Modern Warfare 2 en este equipo, escuchas cómo los enemigos se te acercan por la espalda, o como ha explotado una granada justo a tu lado. Impresionante, de verdad. Los altavoces funcionan muy bien con el volumen bajo y medio, aunque con el volumen al máximo se distorsionan y deja de escucharse bien. No obstante, tienen potencia suficiente como para ver una película estando sentado a 3 metros del portátil, y quedar completamente inmerso en el sonido envolvente a un buen volumen.

Juegos.

Este portátil ha sido concebido con el concepto de “Gamer” en mente, tanto estéticamente como con los componentes con los que ha sido ensamblado, por lo que mis espectativas en este apartado eran realmente altas. No obstante, he de decir que he quedado un poco desilusionado al ver los resultados.

En el primer gráfico podéis ver el resultado de FPS de los juegos Crysis Warhead, EVE Online, Gran Theft Auto 4, Need for Speed Hot Pursuit 2010, EVE Online y World of Warcraft Cataclysm, medidos con FRAPS, a una resolución de 1680×1050, con todos los gráficos al máximo, y con el AntiAliasing activado a 4X (en el caso del WOW, he tenido que crear un perfil en el Catalyst Control Center para activarlo forzándolo por software).

Como podemos observar, el MSI GX740 no da la talla en la mayor parte de ellos. Hemos de recordar que para que el ojo humano detecte que un juego funciona de manera fluída, este debe superar los 28-30 FPS de media. Con menos frames por segundo, veremos que el juego va “a tirones”.

Dado que solo el World of Warcraft y el EVE Online me funcionaron fluídos con todo al máximo, decidí probar una configuración menos exigente, bajando el nivel de detalle a la mitad, y desactivando por completo el AntiAliasing, aunque manteniento la resolución de 1680×1050. Los resultados fueron francamente mejores, aunque todavía lejos de un equipo diseñado para el Gaming.

Con esta configuración, todos a excepción del Crysis Warhead y el GTA4 funcionan de manera totalmente fluída. Los requerimientos de hardware de estos dos últimos, lamentablemente no los hacen aptos para este portátil, aunque sí que son jugables si no se es muy exigente con los gráficos.

Rendimiento general.

Aunque no me gusta mucho la evaluación de hardware que hace Windows 7, sé que a muchos de vosotros os sirve como referencia, sobretodo a la hora de comparar diferentes equipos. Únicamente por este motivo, pongo una imagen de dicho test de evaluación.

Como en la mayor parte de los sistemas que no llevan discos SSD, el rendimiento global se ve limitado por el disco duro, siendo esta puntuación de 5.9, al igual que casi todos los discos mecánicos. Sin embargo vemos una diferencia notable entre el rendimiento del procesador (6.4) y el de la memoria y tarjeta gráfica (7.2). Como ya comenté al principio de esta review, el procesador se queda bastante corto con respecto al resto del sistema.

También me gustaría incluir unas capturas del CPU-z y GPU-z, para que tengáis una idea general de la configuración general de hardware con la que cuenta el equipo.

Podemos apreciar que en este caso, la ATI Mobility Radeon HD 5870 queda bastante lejos de una ATI Radeon HD 5870, sería más bien comparable a una Radeon HD 5770.

Pasemos ahora a test más serios. El primero que he realizado ha sido el 3DMark 11, y estos han sido los resultados.

Para este test, se han utilizado las configuraciones por defecto (las únicas que te deja poner la versión gratuita de este programa).

En la siguiente imagen podemos ver cómo los FPS medidos por 3DMark 11 no han sido demasiado buenos.

El siguiente test que realicé fue con el hermano de 3DMark 11, el 3DMark 06. El resultado final denota lo que ya sospechaba desde el primer momento: el procesador es el culpable de la falta de rendimiento de este equipo, siendo su puntuación bastante más baja que la del resto de componentes.

Para terminar de medir el rendimiento del procesador y de la tarjeta gráfica, he utilizado la aplicación CineBench en su última versión, la 11.5. Estos han sido los resultados.

Como podemos apreciar, los resultados quedan lejos de un equipo de gama alta, especiamente y una vez más, en el apartado que incumbe al procesador.

Vamos a dejar de lado por ahora el procesador y la tarjeta gráfica, y vamos a centrarnos en el rendimiento de la memoria y el disco duro. Éstos han sido medidos con Everest Pro v3.50. Comencemos con una medición de velocidad de lectura, escritura, copia y latencia de las memorias RAM y Caché.

Los resultados son normales para unas memorias DDR3 a 1066Mhz. Me hubiera gustado que éstas estuvieran configuradas a 1333Mhz por lo menos, más al nivel de un equipo de gama alta.

En la siguiente imagen podéis ver un test de rendimiento del disco duro.

Como comenté anteriormente, muy en la línea de cualquier disco duro mecánico de PC. En la última imagen de esta ronda de pruebas, podemos ver un test de lectura aleatoria sostenida en el disco duro.

Una media de 73.1 Mb/s, nada mal para tratarse de un disco duro de 2.5″ de 5400 rpm.

Conclusión.

El MSI GX740 es un muy buen portátil para el precio que tiene (unos 1000-1050 euros, dependiendo de la tienda). No podemos catalogarlo en gama alta, dado que presenta evidentes carencias de rendimiento en juegos, sin embargo sí que estamos hablando de un portátil de gama media-alta, con una estética exterior impresionante, que hará las delicias de cualquier aficionado a las películas en alta definición con un sonido envolvente extraordinario, y que además quiere utilizar el equipo para trabajar y para jugar. Creo necesario remarcar el hecho de que no podremos hacer funcionar juegos de última generación con todos los gráficos al máximo, pero sí responde adecuadamente en juegos algo menos exigentes. Es evidente que estamos hablando de un portátil de 1000 euros, no de uno de 1800. De todas maneras, existe otra versión de este equipo con procesador Intel Core i7 720M, batería de 9 celdas y con lector Blue-Ray, para personas que quieran utilizar el equipo para jugar al máximo.

En cuanto a la ergonomía he de decir que es casi impecable, con la única salvedad de que el aire caliente se expulsa por el lado derecho, donde irá colocado el ratón externo en las personas diestras (hecho indispensable si se pretende utilizar el equipo para jugar). El teclado es muy cómodo y el touchpad responde estupendamente, incluyendo los dos botones. A pesar de tratarse de un equipo que genera bastante calor, no resulta para nada incómodo a la hora de utilizarlo durante largos periodos de tiempo.

Pros:

– Muy buena estética, digna de un portátil Gamer.
– Calidad de sonido impresionante.
– Buen rendimiento en juegos moderados.
– Gran pantalla.
– Muy buena calidad de los materiales exteriores.

Contras:

– Procesador descompensado, muy por debajo del resto del equipo.
– La batería tiene poca autonomía.
– Se calienta bastante.
– Como Gamer, echo de menos el teclado retroiluminado.
– Lo tengo que devolver.

Por todo ello, desde HardZone le entregamos muy merecidamente al MSI GX740 nuestra:

Queremos dar las gracias a Victoria Millán, de MSI Ibérica, por habernos enviado el sample para este análisis.

Compártelo. ¡Gracias!