Analizamos el Arzopa G1 15.6, ¿el mejor monitor portátil USB-C?

Analizamos el Arzopa G1 15.6, ¿el mejor monitor portátil USB-C?

9
Rodrigo Alonso

Muchas veces os hemos hablado de lo útiles que pueden llegar a ser las configuraciones multi monitor, pero también es algo que puede resultar complicado para algunas personas debido al poco espacio en el escritorio, o bien porque simplemente tienen un ordenador portátil que llevan constantemente de un lado a otro y no quieren cargar con un monitor tradicional. Hoy vamos a analizar un monitor que soluciona todos estos problemas, el Arzopa G1 15.6, un monitor portátil USB-C de altas prestaciones y un tamaño y peso tan ligeros que lo hacen ideal para llevarlo a todas partes.

Arzopa es una compañía creada en 2020 que a día de hoy ya se ha convertido en una de las marcas de electrónica de referencia en el ámbito de los monitores portátiles. Con una gran calidad y unas altas prestaciones, sus monitores destacan por su gran portabilidad y también por su ajustado precio; en el día de hoy vamos a analizar su segundo mejor monitor, con 15,6 pulgadas de diagonal, resolución Full HD y con 144 Hz de frecuencia de refresco, todo ello diseñado para una excelente experiencia de juego.

 

Arzopa G1 15.6, características técnicas

 Arzopa G1 15.6
Tipo de monitorPortátil
Tamaño de pantalla15,6 pulgadas
Resolución1920 x 1080 píxeles
Tecnología de panelIPS
Frecuencia de refresco144 Hz
Tiempo de respuestaN/A
HDR
Adaptive SyncFreeSync
Brillo300 nit
Contraste1000:1
CurvaturaNo
MaterialesAleación de aluminio exterior
Entradas de vídeo2x USB-C
1x mini HDMI
Peso706 gramos
Base / ergonomíaFunda que permite colocar el monitor en cualquier posición
Precio209,99 dólares

Como podéis apreciar en la tabla de especificaciones técnicas, estamos ante un monitor bastante fuera de lo común en el ámbito del hardware, y es que en lugar de estar diseñado para colocarlo en una posición fija encima de la mesa, está diseñado para llevarlo cómodamente de un sitio a otro. Por este motivo, incluye una funda magnética de transporte que no solo protege el monitor, sino que nos va a permitir colocarlo encima de la mesa en la posición que queramos. Esto, aunado al hecho de que apenas pesa poco más de 700 gramos, lo hacen ideal para llevarlo de un lugar a otro.

En cuanto a sus características técnicas, estamos ante una pantalla LED-IPS de 15,6 pulgadas y resolución Full HD, que destaca por ser compatible con HDR y la tecnología AMD FreeSync, ya que de hecho su matriz porta una frecuencia máxima de refresco de 144 Hz, haciéndolo ideal para jugar a todo tipo de juegos. Este monitor tiene 300 nits de brillo máximo, una relación de contraste real de 1.000 a 1 y ofrece una cobertura del 100% del espacio de color sRGB.

Finalmente, queda destacar que no necesitaremos mas que un cable USB-C para hacerlo funcionar, y para equipos que no cuenten con salida de vídeo USB-C nativa, podremos utilizar la fuente de alimentación incluida y conectarlo mediante HDMI, ya que también incluye el cable de mini HDMI a HDMI necesario para ello. Como podréis ver, se trata de un monitor que viene con todo lo que necesitas para hacerlo funcionar, tanto en PC como en consolas o incluso dispositivos móviles.

 

Unboxing y análisis externo

Este monitor viene embalado en una caja de cartón duro de color blanco, en cuya cara frontal tan solo encontramos el logo de la marca, mientras que los laterales vienen adornados tanto con la web del fabricante como con la frase «Alive With The Mobile Life» (vivo con la vida móvil).

En la parte posterior, encontramos en una esquina una descripción del dispositivo, donde se nos indica el modelo (G1 Game), pero no sus características más allá de que estamos ante una pantalla de 15,6 pulgadas 1080p.

Arzopa G1

Al abrir la caja, nos topamos con un panfleto de instrucciones y con el monitor perfectamente protegido.

Arzopa G1

Pero vamos a ver primero cuáles son los accesorios incluidos, que se encuentran distribuidos en tres cajitas bajo el monitor.

Arzopa G1

En la cajita rotulada como «Accesorios», tenemos un paño de micro fibra, un cable USB-A a USB-C, un adaptador de corriente y dos gomas con adhesivo para sustituir las patas que ya vienen de fábrica.

Arzopa G1

El adaptador de corriente tiene un tamaño reducido, parecido al de los teléfonos móviles; su potencia máxima es de 15 vatios.

Arzopa G1

Por cierto, que en el escueto manual de instrucciones indican brevemente los modos de conexión que podemos utilizar con este monitor; como se puede ver, podemos conectarlo directamente mediante USB-C y así utilizar un único cable, pero para conectarlo a equipos que no tengan esta posibilidad (como portátiles más antiguos o videoconsolas y móviles), tenemos la posibilidad de utilizar HDMI, aunque en este caso tendremos que usar dos cables ya que habrá que conectarlo también a la corriente.

Arzopa G1

En las otras dos pequeñas cajas tenemos los cables de conexión: en una, un cable de mini HDMI a HDMI, y en la otra un cable USB-C a USB-C.

Arzopa G1

Vistos los accesorios, vamos ahora a ver el monitor: lo sacamos de su envoltorio y nos topamos con que viene ya con la funda magnética montada, protegiéndolo completamente por delante y por detrás.

Arzopa G1

La funda es de plástico, pero tiene por fuera un tratamiento que le da una estética de fibra de carbono.

Arzopa G1

En la parte trasera del monitor, podemos ver que éste es más grueso en su zona inferior, y que la funda magnética encaja justo ahí.

Arzopa G1

En la cara interior, la funda tiene un recubrimiento suave para no rayar ni dañar la pantalla.

Arzopa G1

Aquí tenéis el Arzopa G1 ya «desnudo».

Arzopa G1

En la cara frontal podemos ver que los bordes son sumamente finos, siendo el inferior un poco más grueso. Aquí, el fabricante ha dispuesto su logotipo.

Arzopa G1

Nada destacable en la parte trasera una vez que le quitamos la funda, salvo el ya mencionado «escalón».

Arzopa G1

En la zona inferior podemos ver dos inserciones de goma, así como dos rendijas que no son otra cosa que los dos altavoces estéreo que tiene incorporados la pantalla.

Arzopa G1

En el lateral derecho del monitor, en la zona inferior, tenemos el botón de encendido/resert, una rueda analógica con pulsador para controlar las opciones del monitor en su OSD (que veremos más adelante), y una salida de audio minijack de 3.5mm.

Arzopa G1

En la misma zona de la parte izquierda lo que tenemos son las dos entradas USB-C y la mini HDMI.

Arzopa G1

Os habréis dado cuenta de que la pantalla refleja muchísimo la luz, pero esto es porque viene de fábrica con un protector. Cuando se lo retiramos, la luz se refleja muchísimo menos (en la siguiente imagen, tiene un foco de 2000W de luz blanca apuntándole casi directamente).

Arzopa G1

La funda también hace las veces de soporte, y nos permite colocar el monitor en vertical sin problema.

Arzopa G1

Visto cómo es el dispositivo, ha llegado la hora de ponerlo a prueba para ver qué tal funciona.

 

Probando el Arzopa G1, ¿qué tal funciona a la hora de la verdad?

Para probar este monitor Arzopa G1, lo que hemos hecho ha sido conectarlo directamente por USB-C a un ordenador portátil, de manera que así vamos a poder ver la situación más cómoda de utilización, que es con un solo cable.

Arzopa G1

Vamos a comenzar viendo el OSD del monitor, al que se puede acceder simplemente pulsando hacia abajo la rueda lateral (si se gira hacia arriba, es un acceso directo para configurar el brillo, mientras que si se hace hacia abajo, lo es para el volumen).

Arzopa G1

En la primera pantalla del OSD podremos configurar el brillo, el contraste, el nivel de negros, activar o desactivar el DCR (ratio de contraste dinámico), y la nitidez.

Arzopa G1

En la segunda pestaña lo que podremos configurar es la temperatura de color, HUE (es un nivel para ajustar el color en el eje magenta – verde) y la saturación. En la tercera pestaña tenemos el control de volumen y para silenciar completamente los altavoces, y en la cuarta pestaña podremos configurar el nivel de Low Blue Light, el lenguaje, el HDR, FreeSync y si queremos devolver el monitor a los ajustes de fábrica. Finalmente, en la última pestaña podremos seleccionar manualmente la entrada de vídeo.

Hay dos ajustes específicos que tenemos que tener en cuenta, y el primero de ellos es FreeSync, ya que deberemos habilitarlo manualmente en el OSD del monitor o si no el PC no lo detectará como compatible.

Arzopa G1

Si os fijáis, en todas las imágenes anteriores pone abajo que el monitor se surte de una fuente de 5V de energía, pero también pone que está funcionando a 1920 x 1080 píxeles y a 60 Hz. El monitor es de 144 Hz, así que este ajuste hay que cambiarlo en las propiedades de la pantalla de Windows.

Frecuencia de refresco

Una vez hecho esto, ya aparecerá como que está funcionando a 144 Hz.

Arzopa G1

Visto el OSD, vamos a ver ahora sí qué tal se comporta el monitor, y comencemos viendo la representación y el balance de blancos y negros.

Blancos y negros

La representación es honestamente excelente, con negros realmente muy oscuros y con blancos muy blancos, que no amarillean para nada gracias a que Arzopa ha utilizado una matriz LED-IPS.

Fijaos en la siguiente galería, con la pantalla totalmente en blanco y totalmente en negro; en este último caso, parece que el monitor estuviera apagado prácticamente (y no tiene local dimming, pero como si lo tuviera).

Vamos con la representación de color.

Arzopa G1

Como buen panel IPS, la representación de colores es muy buena, si bien es cierto que sí que son un tanto blanquecinos al final. En la siguiente galería podéis ver la representación del rojo (red), el verde (green) y el azul (blue), conformando RGB.

Como se puede ver, la representación de color es muy buena, aunque un poquito blanquecina quizá, pero nada molesta o destacable. Lo bueno es que la homogeneidad del color ex excelente y no hay diferencia de intensidad dependiendo de la zona de la pantalla, el color es muy homogéneo.

Visto el análisis «técnico» del monitor, ha llegado la hora de contaros qué tal se comporta a la hora de la verdad una vez que lo pones en uso para poder daros nuestra opinión personal al respecto. Como hemos mencionado antes, hemos utilizado este Arzopa G1 conectado a un ordenador portátil solo mediante USB-C como pantalla secundaria, uno de los modos de conexión que nos parece que tienen mayor utilidad.

La representación de color e imágenes del monitor es impecable, y no se nota ninguna diferencia con respecto al panel del portátil (que, de hecho, también es IPS Full HD y a 144 Hz). Las escenas en movimiento se ven muy fluidas y sin contratiempos (si en la siguiente imagen veis que hay ghosting no es porque el monitor lo muestre, sino por la apertura del objetivo de la propia cámara).

Arzopa G1

El Arzopa G1 es un pequeño y delgado monitor que también incorpora altavoces, lo cual lo hace ideal incluso para jugar a la consola. Los altavoces estéreo integrados tienen un funcionamiento correcto, aunque lógicamente no es que sean un portento, pero no distorsionan para nada, tienen un volumen máximo decente y, en general, sirven más que de sobra para disfrutar de una buena experiencia multimedia. Curiosamente, al utilizarlos para ver una película por ejemplo, no se nota para nada el encapsulado, es decir, no crean ecos y se siente que están «encerrados» como pasa con muchos altavoces de monitor.

Arzopa G1

En general, la experiencia de uso y juego es excelente en este monitor, denotando que el fabricante no mentía cuando nos decía que era uno de los mejores monitores portátiles diseñados para gaming.

 

Conclusión y veredicto

Con este G1 Game, el fabricante Arzopa nos propone un monitor de 15,6 pulgadas extremadamente fino y ligero, muy fácil de llevar, algo que se acrecienta por el hecho de que incluye una funda que encaja perfectamente y que lo protegerá cuando no lo estemos utilizando, a la vez que sirve para mantener el monitor en su sitio cuando queramos usarlo. Es cierto que esta funda no nos permite colocarlo en demasiadas posiciones diferentes y que se echa de menos, quizá, un anclaje VESA en la parte posterior, pero no se puede tener en todo y menos con lo fino que es.

Arzopa G1

Estamos ante un monitor que no te costará nada llevarlo de un lado a otro incluso junto con tu portátil, algo ideal para poder tener una segunda pantalla allá donde vayas porque, además, solo necesitarás una conexión USB-C para hacerlo funcionar. Por lo demás, sigue siendo muy polivalente porque nos sirve para PC, consolas e incluso dispositivos móviles, y en la caja se incluyen todos los accesorios necesarios para ello, algo muy de agradecer y más teniendo en cuenta el precio que tiene este producto.

Y es que a pesar de que como hemos visto se trata de un monitor muy competente incluso para gaming, su precio no solo nos parece razonable sino que es incluso barato, sobre todo si lo comparamos con las alternativas que nos proponen otros fabricantes como AOC o ASUS, que son técnicamente incluso inferiores y, sin embargo, son bastante más caras.

Por todo ello, creemos que este Arzopa G1 Game 15.6 se merece nuestro galardón de Platino, así como nuestra recomendación tanto por su rendimiento como por su diseño.

Monitor gaming Arzopa
Arzopa
Tipo de panel IPS
Tamaño 15,6 pulgadas
Resolución Full HD (1920 x 1080)
Hercios 144 Hz
HDR

Lo mejor

  • Muy fino y ligero, fácil de llevar
  • Funda y soporte incluidos
  • Incluye todos los cables necesarios
  • Excelente rendimiento en gaming
  • Excelente reproducción de color
  • Muy buen precio

Lo peor

  • Los botones del OSC son un poco endebles
Calidad del panel
9
Rendimiento
9
Calidad materiales
8.5
Diseño
9.3
Precio
9.1

Puntuación global

9
¡DEJA TU VALORACIÓN!
PUNTUACIÓN DE LOS LECTORES:
0
¡Sé el primero en comentar!