Análisis: ADATA XPG GAMMIX D10 DDR4 3000 Mhz 16 GB

Análisis: ADATA XPG GAMMIX D10 DDR4 3000 Mhz 16 GB

Rodrigo Alonso

Hace tan solo unas semanas que os mostramos de primera mano el análisis de las memorias RAM ADATA XPG Spectrix D40 RGB DDR4, y hoy le llega el turno a la gama de memorias del fabricante que está inmediatamente por debajo, las XPG GAMMIX D10, unas memorias DDR4 que como veremos a continuación comparten todo con las hermanas mayores a excepción de su disipador (y de la iluminación montada en éste).

No a todo el mundo le gusta la iluminación en sus equipos, sea por estética, porque les molestan las lucecitas, o simplemente porque prefieren ahorrarse el sobrecoste que éste tipo de “lujo” supone. El producto que nos propone ADATA y que analizamos hoy, las memorias RAM XPG GAMMIX D10, son unas memorias sencillas que prometen ofrecer un excelente rendimiento y una estética Gaming agresiva pero sin recurrir a la iluminación para ello.

Y es que, en esencia, este modelo que analizamos hoy lo comparte todo con el modelo superior excepto el disipador, que en este caso han recurrido a láminas de aluminio -de colores rojo o negro- para disipar de manera pasiva el calor generado por los chips de memoria, pero éstos chips y el PCB son exactamente los mismos que vimos en el modelo superior, por lo que podemos esperar un nivel de rendimiento similar e incluso superior, al carecer de controladora RGB ni software alguno.

Así, ADATA propone una elevada cantidad de modelos para todos los gustos y necesidades, esperando así cubrir todo el posible espectro de necesidades de los usuarios. Con todo y con eso, tan solo ofrecen 3000 Mhz de velocidad máxima en esta memoria, con el objetivo de poder ofrecerlas a precios en consonancia con la gama a la que pertenecen. En la siguiente tabla hemos recogido todos los kits, velocidades y latencias de todos los modelos de esta gama XPG GAMMIX D10 de ADATA, entre los cuales vamos a analizar el kit de 2x8GB a 3000 Mhz en color rojo.

XPG GAMMIX D10 DDR4 3000 Mhz, características técnicas

Poco podemos decir de unos módulos de memoria RAM más allá de su velocidad, capacidad y latencias, y esto ya lo hemos podido ver en la tabla de arriba. No obstante como son muchos los modelos, cabe destacar el hecho de que todos son compatibles con el estándar Intel XMP que permite realizar Overclock automáticamente en la BIOS tan solo habilitando el perfil, y que de no hacerlo, funcionarán a una velocidad SPD de 2666 Mhz en lugar de los 2133 Mhz del estándar JEDEC para DDR4.

Finalmente, a destacar el hecho de que ADATA ha hecho uso de unos disipadores de tamaño medio / bajo para maximizar la compatibilidad con todo tipo de placas base y disipadores. A continuación podéis ver sus dimensiones, y fijaos en lo que se reduce su altura con respecto a las XPG Spectrix D40, que tenían 4,73 centímetros de alto.

Análisis externo

El paquete que contiene este kit de memoria es muy similar al de su versión Spectrix, con la salvedad de que encontramos la ventana transparente tras la que podemos ver uno de los módulos de memoria directamente en el cartón en lugar de abriendo la tapa frontal. En la cara frontal tenemos, así pues, esta ventana que nos permite ver uno de los módulos junto con la marca y el modelo del producto, dejando para la parte trasera sus características y la habitual etiqueta que nos muestra el modelo exacto. Por dentro, tenemos impresa información sobre la garantía y regulaciones, así como un croquis sobre cómo instalar módulos de RAM.

Los dos módulos de memoria, de 8 GB de capacidad cada uno, vienen en un blíster de plástico transparente con un cartón negro detrás para que contrasten. En este blíster hay espacio para añadir dos módulos más por detrás, de manera que el fabricante pueda utilizar el mismo embalaje para combinaciones de dos y de cuatro módulos.

Aquí los tenéis fuera de la caja. Las memorias RAM ADATA XPG GAMMIX D10 DDR4 tienen como comentábamos antes unos disipadores de aluminio de color rojo metalizado, con el logo de XPG en el centro y, en una de sus caras, la etiqueta que identifica el kit concreto que tenemos entre manos.

Los disipadores que, en esta ocasión, ha montado ADATA son bastante estrechos y bajos, de manera que difícilmente interferirán con algún tipo de disipador de procesador o de chipset en la placa, maximizando así su compatibilidad.

Banco de pruebas y ajustes de sistema

Para realizar las pruebas de rendimiento de estas memorias RAM hemos hecho uso de nuestro banco de pruebas Coffee Lake habitual:

El sistema operativo utilizado ha sido Windows 10 Pro x64 con todas las actualizaciones instaladas.

Configuración en la BIOS

La BIOS de la placa base detecta automáticamente las memorias, y al igual que el modelo superior cuentan con dos perfiles XMP, uno a 2666 Mhz y otro a 3000 Mhz.

Si dejamos el perfil XMP en Disabled, funcionarán a 2133 Mhz (JEDEC), mientras que el perfil 1 pone la velocidad a 3000 Mhz, y el perfil 2 a 2666 Mhz. De inicio, el sistema las detectó a 2666 Mhz.

Aquí tenéis la correspondiente captura de CPU-Z que muestra la configuración de hardware.

Overclock

El Overclock en estas memorias es tan sencillo como en cualquier otras. No hemos querido exprimirlas al máximo subiendo voltajes y demás, así que como siempre hacemos el Overclock que le aplicamos es el máximo mediante el que el sistema es estable sin tocar más parámetros que el multiplicador. En este caso hemos podido aumentar en 200 Mhz su velocidad, curiosamente lo mismo que cuando analizamos el modelo superior, funcionando a 3200 Mhz en total, que no está nada mal. Sí que tuvimos que modificar la latencia CL a 18 (desde 16 de base) para tener 100% de estabilidad.

Esto casi nos confirma que ADATA ha utilizado exactamente las mismas memorias, solo que en este caso no tienen el disipador con iluminación RGB como las Spectrix.

Pruebas de rendimiento

Ya explicado el sistema y la configuración, vamos con las pruebas. Cabe mencionar que hemos realizado todas las pruebas por duplicado, a 3000 Mhz y a 3200 Mhz (OC) para ver qué diferencias nos dan estas memorias. En este caso hemos decidido omitir la velocidad de 2666 Mhz porque no tiene demasiado sentido. También vamos a comprar en los distintos tests con otras memorias de similares características que han pasado por nuestras manos, si bien es cierto que en algunas de ellas, más dependientes del procesador, hemos eliminado los modelos analizados cuando teníamos el 6600K, dejando solo las del banco de pruebas actual.

Aida64

En términos de rendimiento estas XPG GAMMIX D10 nos entregan un rendimiento más que parecido a las Spectrix D40, algo que por otro lado es normal puesto que hablamos de velocidades de 3000 Mhz, y al final el rendimiento que van a darnos en éste tipo de pruebas «brutas» va a ser similar a igualdad de velocidad.

SuperPi

Aquí la cosa es, nuevamente, parecida, siendo estas solo dos segundos más lentas que sus hermanas mayores.

WPrime

Nuevamente, ninguna sorpresa en los tiempos que nos da WPrime, con un rendimiento casi clavado.

WinRAR

Aquí la cosa cambia, y por algún motivo estas memorias nos entregan un rendimiento bastante superior al de sus hermanas mayores, al mismo nivel que las últimas RAM de G.Skill que analizamos que funcionan a 3600 Mhz, mucho más rápidas que éstas.

7Zip

Aquí sí, el rendimiento que nos entregan estas memorias va más en la tónica general que podíamos esperar de unas DDR4 a 3000 Mhz.

Cinebench

El rendimiento obtenido aquí es de nuevo algo dispar, si bien es cierto que no hay mucha diferencia entre 1400 y 1412 puntos en un benchmark como Cinebench, que tira mucho de procesador y depende en demasía de procesos en segundo plano (aunque siempre realizamos cada test con el equipo recién reiniciado y con cinco minutos de espera para que se abran los procesos iniciales).

CONCLUSIÓN: Unas memorias excelentes para todo tipo de usuarios

Si de algo pueden presumir ADATA y más concretamente su división XPG es de contar con un catálogo lo suficientemente amplio para suplir las necesidades del usuario medio (no voy a decir de cara al entusiasta o al overclocker porque en ese caso los 3000 Mhz se nos quedan pequeños), ofreciendo un amplio rango de velocidades y capacidades.

Lo que es cierto es que estamos ante un kit de memorias que aporta un muy buen rendimiento y sin parafernalia que encarezca su precio final, con una amplia variedad de capacidades y con unos disipadores bastante eficientes que mantendrán nuestras memorias a buenas temperaturas a la vez que maximizan la compatibilidad con disipadores de procesador gracias a su reducida altura.

Si eres un usuario que busca unas memorias RAM DDR4 con buen rendimiento y a buen precio, sin duda las ADATA XPG GAMMIX D10 deben ser una de las opciones que deberías considerar.

PROS:

  • Buen rendimiento.
  • Dos perfiles XMP preconfigurados.
  • Sin problema alguno de compatibilidad o estabilidad.
  • Buena calidad de materiales.
  • Disponibles en rojo metalizado y negro.
  • Su altura las hace compatibles con casi todos los disipadores de procesador.

CONTRAS:

  • Los 3000 Mhz que ofrecen como máximo empiezan a quedarse cortos.

Por todo ello, le otorgamos a estas nuevas memorias de XPG nuestro galardón de Platino, así como nuestra recomendación por su rendimiento y por su relación prestaciones / precio.