Titan Fenrir EVO

Titan Fenrir EVO

Rodrigo Alonso

Con la salida al mercado de procesadores cada vez más exigentes en cuanto a soluciones térmicas, cada vez se hace más complicada la elección de un disipador acorde a nuestro procesador. Dado el elevado TDP que emplean dichos procesadores (hasta 130 W), no hay muchos disipadores capaces de refrigerar adecuadamente semejante cantidad de calor. Aún hay más, no todos los disipadores son capaces de permitir altos overclocks, en los que los procesadores aumentan considerablemente el calor que generan.

TITAN TECHNOLOGY LIMITED fue fundado por un grupo de ingenieros progresivos y con experiencias en sus respectivos campos. Con más de 20 años de experiencia en fabricación de dispositivos de calidad superior de refrigeración, Titan ha ganado exitosamente su reputación mundial por los logros alcanzados.

Hoy tenemos la suerte de poder analizar el Titan Fenrir EVO (TTC-NK85TZ/CS2 (RB)), el nuevo disipador de la marca Titan, que promete ser capaz de disipar hasta 160W de calor, además de ser una apuesta segura para los amantes de la estética.

CARACTERÍSTICAS TÉCNICAS.

Sacadas de la página web de Titan.

Disipador:

– Heatpipes de 4 x 8mm de diámetro con características de conducción de calor rápida
– Ventilador ultra silencioso de 12cm con nueve aspas: comparado con la primera versión, este ventilador nuevo es perfecto para la capacidad exhaustiva de refrigeración y una operación extremadamente silenciosa a sólo 15 dBA.
– Controlador inteligente PWM: provee un asombroso balance entre la máxima y mínima velocidad.
– Diseño de aletas de alta densidad: gran superficie para la disipación de calor mientras opera.
– Soporte Universal: compatible con Intel LGA 775/LGA1156/LGA1366 y AMD K8/AM2/AM2+/AM3.

Ventilador:

– Dimensión de toda la pieza: 124 x 107 x 165 mm
– Dimensión del ventilador: 120 x 120 x 25 mm
– Tipo de Voltaje: 12V DC
– Tipo de Corriente: 0.32A
– Consumo de Energía: 3.84W
– Velocidad: 800~2200 ± 10% RPM
– Caudal de Aire: 24.23~66.62 CFM
– Presión Estática: 0.02~0.14 InchH₂O
– Nivel de Ruido: <15~<35dBA
– Tipo de Rodamiento: Buje / Una Bola & Una buje / Dos Bolas/Eje Z
– Tiempo de Vida: 25,000 / 35,000 / 50,000 / 60,000 Horas

Lo primero que llama la atención del conjunto es lo silencioso del ventilador con solo 15dBA, a pesar de moverse a unas revoluciones bastante elevadas, así como su compatibilidad con todos los sockets de procesador del mercado actual. Esto convierte al Titan Fenrir EVO en un disipador apto para prácticamente cualquier sistema, con un buen potencial de disipación y a un precio muy competitivo (unos 40 euros).

ANÁLISIS EXTERNO.

El Titan Fenrir EVO viene presentado en un blíster de plástico termosellado que deja ver a primera vista el ventilador del conjunto. En una fotografía podemos ver la parte de arriba, y observaremos que destacan los colores negro, cobre y oro en todo el sistema. Cabe destacar que hicieron falta unas buenas tijeras de acero para abrir el blíster.

En el lateral izquierdo del blíster hay una abertura por la que podemos observar que el disipador está pintado en negro, con una banda dorada en el centro. También se nos presenta un gráfico con una comparativa de temperatura de este disipador frente a un cooler de serie en un Intel Core i7 965 (TDP:130W), así como los logotipos de compatibilidad con Intel Core i7, Core i5, Core i3 y AMD Phenom II X6.

En el lateral contrario del blíster se nos muestra una extensísima lista de sockets compatibles con el disipador, así como una foto en pequeño del conjunto.

En la parte trasera, lo primero que llama la atención es el distintivo FENRIR en color rojo en la parte superior izquierda. El resto consiste en las características del disipador en 8 idiomas, así como fotos con algo más de detalle del conjunto, y de nuevo los logotipos de compatibilidad vistos en el lateral izquierdo del blíster.

Con el blíster ya abierto, se nos descubre el disipador en todo su esplendor, con un precioso acabado negro con una banda central en color dorado. El ventilador de 9 aspas se presenta en un color cobrizo que conjunta estupendamente con el disipador. En la parte de abajo, encontramos una caja blanca que contiene los adaptadores para los diferentes sockets, así como un completo manual de instrucciones.

Aquí podemos ver con más detalle el ventilador. El mayor cambio en el EVO aparte de la pintura del disipador es las mejoras incorporadas en el ventilador. Éste cuenta con 9 aspas con forma de torbellino para mejorar la eficiencia de enfriamiento. Este nuevo diseño está pensado para no solo mejorar la eficacia de disipación del disipador, sino también para reducir el ruido trabajando en un rango de tan solo 15 a 35 dBA.

El completo manual de instrucciones, donde se nos indica de manera muy simple y detallada con fotografías paso a paso el montaje del disipador en los diferentes sockets. Tengo que decir que Titan se merece un 10 en este aspecto, ya que pocos son tan explicativos a la hora de mostrar cómo montar los disipadores.

Aquí podemos ver el contenido de la caja blanca: Adaptadores, backplates, tuercas y tornillos, pasta térmica, adaptador de corriente para el ventilador, anclajes del ventilador… en definitiva, todo lo que vamos a necesitar para montar el sistema en cualquier socket.

Detalle del adaptador de corriente para el ventilador, gracias al cual podremos elegir conectarlo a un conector de 3 ó de 4 pines.

Pasta térmica Royal Grease.

Bolsas con todos los tornillos, tuercas, arandelas, etc. necesarios para el montaje. Son varias bolsitas debidamente etiquetadas para los distintos sockets.

El Backplate, perforado para ser compatible con diversas plataformas.

Backplate para plataformas Intel LGA1366.

Accesorio para fijar el disipador por la parte de arriba de la placa base.

Sujecciones del ventilador.

El ventilador.

Detalle del conector de 4 pines y su cable apantallado.

Parte trasera del ventilador.

Una vez vistos el ventilador y los accesorios, pasemos a la parte más grande del sistema: El disipador. En esta foto podemos verlo en todo su explendor. Destaca, aparte del ya mencionado colorido, el logo en la parte superior del mismo. Sus 4 heatpipes de 8mm de diámetro hacen contacto directo con el procesador, y aunque no están soldadas a las láminas de aluminio, están en permanente contacto a las heatpipes gracias a unas sujecciones de plástico. Éstas 52 láminas de aluminio de alta densidad están separadas entre sí por tan solo 1 milímetro para mejorar el flujo de aire entre ellas creado por el ventilador y así mejorar la disipación del calor generado por el procesador.

En la siguiente foto podemos ver que el disipador no es simétrico, y el ventilador solo puede ser montado en una de sus caras. Esto es una desventaja en el montaje en sockets AM2 y AM3, ya que obliga a que el ventilador esté boca abajo en la torre, obligando a que el aire salga siempre hacia arriba, por lo que si nuestra torre no tiene un ventilador sacando aire por arriba, éste disipador nos dará problemas de bolsas de aire caliente en la caja. Además, como veremos posteriormente cuando lo montemos, un gran fallo es que el precioso logotipo queda boca abajo. No obstante, el montaje en sockets Intel se puede poner en cualquier posición.

Aquí podemos ver la superficie de contacto del disipador con el procesador. Podemos observar que los 4 heatpipes de cobre hacen contacto directo con éste.

De primeras ya pudimos observar que los heatpipes tenían pequeños desniveles que antes de colocar el disipador sobre el procesador, tuvimos que paliar con pasta térmica para que el contacto con el mismo fuera perfecto.

Y una vez dadas las pertinentes explicaciones técnicas y el análisis externo, vamos a montarlo en nuestro sistema de pruebas a ver qué tal se comporta.

MONTAJE.

El montaje del Titan Fenrir EVO es extremadamente sencillo. De hecho, para mí, ha sido el disipador con backplate más sencillo de montar con el que me he topado hasta el momento, en gran parte gracias al preciso manual de instrucciones que lo acompaña. El montaje que haremos en esta ocasión será en un socket AM3, el más complicado y que más pegas tiene a priori. Todo un desafío.

Lo primero que deberemos hacer es determinar qué posición debe llevar el backplate en nuestra placa, ya que el mismo backplate nos sirve para sockets LGA1156 si le damos la vuelta.

Una vez que ya sabemos en qué posición va colocado el backplate, vamos a asegurarnos de qué agujeros son los que coinciden con nuestra placa base de socket AM3, y procederemos a insertar los tornillos correspondientes.

Una vez hecho esto hay que dar la vuelta a la placa, y es fácil que los tornillos se nos caigan. Para que esto no suceda, yo suelo colocar unos trocitos de cinta aislante para asegurarme de que no se caen y no se mueven.

Hecho esto procedemos a dar la vuelta a la placa base. Ahora vemos que cada tornillo asoma por su correspondiente agujero.

Le colocamos sus correspondientes arandelas, que servirán para no dañar la placa base cuando apretemos los tornillos.

El siguiente paso es colocar las piezas que fijarán el soporte a la placa base. Gracias a la cinta aislante que colocamos anteriormente, es muy sencillo colocarlos y apretarlos lo justo para que podamos dar la vuelta cómodamente a la placa base, retirar la cinta aislante, y apretarlos bien.

En detalle.

El siguiente paso es utilizar la pasta térmica en el procesador. En la siguiente foto mostramos la pasta térmica que proporciona el fabricante. Sin embargo, para que el análisis sea más fidedigno, vamos a utilizar pasta térmica Artic Cooling Ceramique, cuya calidad ya está verificada.

Echamos una pequeña cantidad en el procesador, del tamaño de un granito de arroz, y la distribuímos bien, de manera que quede una fina película uniforme por todo el procesador. La mejor manera de hacer esto es con una tarjeta o un DNI (no os preocupéis, luego se limpia fácilmente con un poco de papel).

Ahora pondremos también pasta térmica en el disipador, con el mismo proceso que para el procesador, de manera que quede una película uniforme en toda su superficie. La idea es utilizar la menor cantidad de pasta térmica posible, pero la suficiente para que la superficie quede totalmente plana.

Lo siguiente es colocar con cuidado el disipador encima del procesador. En este paso ya veremos cómo quedará este disipador en nuestra placa base. Como vemos es bastante grande, aunque no llega a ocupar toda la parte superior de la placa como haría por ejemplo el Noctua NH-D14. Al colocarlo debemos tener cuidado y asegurarnos de que lo colocamos en la posición idónea para más tarde anclar el ventilador en la cara correcta, que como explicamos anteriormente, éste solo puede ser colocado en una de ellas.

Hecho esto, solo quedan dos sencillos pasos para haber terminado la instalación. El primero de ellos es insertar la plaquita que unirá el disipador con los tornillos que instalamos anteriormente en la placa base.

En este paso solo hay que tener cuidado de que la muesca que tiene la plaquita en el centro entre en la abertura que tiene el disipador para que éste quede fijo, y luego que los tornillos entren por sus correspondientes agujeros.

Acto seguido, solo queda atornillar. Este paso es sumamente fácil, ya que los tornillos son aptos para ser apretados a mano.

Una vez apretados, habremos terminado de montar el disipador. Fácil, ¿verdad?

En las siguientes fotos podemos comprobar cómo queda este disipador montado con memorias con disipadores de perfil bajo, y que tambien es compatible con memorias con disipadores medios. Sin embargo, chocaría con memorias con disipadores muy altos, como la serie Ridgeback de Mushkin o la serie Dominator GT de Corsair.

Y así es como queda el disipador ya completamente anclado a la placa base.

Aquí podemos verlo ya dentro de la caja.

El siguiente paso es montar el ventilador en el disipador con los anclajes que os mostramos anteriormente.

Y una vez montado, así es como queda. Podemos ver que el aire caliente del procesador será expulsado directamente por la parte de arriba de la caja. Ésta es la única posición de montaje que se puede hacer con este disipador en placas con socket AM2 o AM3.

Finalmente, solo queda montar el resto del sistema. Aquí podemos ver que, desgraciadamente, el logotipo queda boca abajo.

En la siguiente foto podemos observar que el ventilador queda absorbiendo calor directamente desde la GPU. Otro punto en contra para el montaje en socket AM3.

Después del sencillo montaje, es hora de comprobar si este bonito disipador cumple con lo que promete. Vamos a someterle a nuestro banco de pruebas.

TESTEO.

El equipo utilizado en las pruebas de rendimiento térmico es el siguiente:

AMD Phenom II X4 955 Black Edition.
Gigabyte MA785GT-UD3H.
Kingston HyperX blu DDR3-1600.
Gainward GTX275 Golden Sample 896Mb.
OCZ StealthXtream 600W.
Cooler Master HAF 932.
Seagate 7200.12 500Gb.

El procesador ha sido sometido a pruebas de estrés pasando durante 1 hora Prime95 x64 y se ha utilizado la temperatura del núcleo que más se calienta de los 4 que tiene el procesador. Las temperaturas se han obtenido utilizando RealTemp y HWMonitor Pro.

El procesador se ha probado a las siguientes velocidades y voltajes (introducidos en la BIOS, no los reales que proporciona la placa):

Stock (3,2Ghz) con VCore en Auto.
3,6Ghz con VCore en Auto.
4.182Mhz con Vcore a 1,365V

Durante todas las pruebas se ha mantenido una temperatura ambiente de 24ºC.

Las gráficas muestran una comparativa del Titan Fenrir EVO comparado con un Scythe Mugen 2 Rev.B, ambos con pasta térmica Artic Cooling Ceramique, en Idle (20 minutos sin hacer nada) y LOAD (tras 1 hora con Prime95 64 bits).

Como vemos en las gráficas, incluso con el ventilador al mínimo (800 rpm) la temperatura del procesador se mantiene por debajo de la máxima temperatura de trabajo que especifica AMD (62ºC) con un OverClock bastante alto de 4.182Mhz. La pega será cuando sea verano y la temperatura ambiente suba unos cuantos grados, que tendremos que conformarnos con el OverClock moderado a 3,6Ghz para no pasarnos de temperatura en el procesador. A 800 rpm el ventilador es casi inaudible, mientras que a 1.400 rpm se pone al mismo nivel que el resto de ventiladores de la caja. Ya funcionando a tope, a 2.200 rpm, el ventilador produce un sonido rumoroso bastante desagradable, pero al que te terminas acostumbrando después de un rato.

Por ello, lo ideal sería funcionar con el ventilador siempre a 1,400 rpm si tenemos pensado hacer un OverClock que sobrecaliente mucho el procesador como el de 4.182Mhz que hemos hecho en este análisis, o bien dejarlo en automático utilizando su característica PWM con un OverClock medio o con su frecuencia de stock. Haciendo esto, el ventilador no sube de 1.800 rpm, y el sonido que emite es bastante soportable (casi inaudible cuando el procesador está en Idle).

Una pega que podemos observar es que no existe demasiada diferencia con el ventilador funcionando a mínimas y máximas revoluciones (con el procesador en stock, la diferencia es de tan solo 0.4ºC). Esto es indicativo de que el ventilador no tiene suficiente presión de empuje para hacer pasar adecuadamente el aire por en medio de las aletas de refigeración, probablemente dado lo juntas que están (1 mm), sumado a que absorbe calor directamente de la tarjeta gráfica al quedar éste demasiado pegado a la GPU.

CONCLUSIONES.

El disipador cumple lo que promete: Es capaz de disipar eficientemente el calor generado por mi procesador incluso con un OverClock elevado, en el que su TDP es de aproximadamente 150W, y por el precio que tiene cumple sobradamente su función, además de proporcionar a nuestra caja un aspecto muy estético y bonito. Si eres un amante de la estética y el modding, este disipador estoy seguro de que no te defraudará.

Además, si no eres un experto en hardware no tienes de qué preocuparte. El montaje es tan sencillo que incluso unas manos inexpertas podrán montarlo sin ninguna dificultad a pesar de su tamaño.

PROS:

Buen rendimiento térmico.
Montaje excepcionalmente sencillo.
Material de buena calidad.
Silencioso a bajas y medias RPM.
Estéticamente muy bonito.
Precio.

CONTRAS:

El montaje en sockets de AMD solo permite una posición y el logotipo queda al revés.
Posibles problemas de compatibilidad con módulos de RAM con disipadores MUY altos.
El ventilador no tiene presión de empuje suficiente, por lo que no hay apenas diferencia entre altas y bajas RPM.

Por todo esto, otorgamos muy merecidamente a el Titan Fenrir EVO:

LA BENDICIÓN DEL GURÚ, CATEGORÍA DE PLATA.

Queremos dar las gracias a Titan por facilitarnos el material para la realización de este análisis.