Thermaltake Floe Riing 280 RGB TT Premium Edition, review: refrigeración líquida de 280 mm que puedes controlar desde tu móvil

Parecía que Thermaltake había centrado sus esfuerzos casi por completo en el ámbito de las cajas  en las que, dicho sea de paso, siempre ha sido un referente y un líder a nivel mundial. Pero sería falso decir que en algún momento haya dejado de lado la fabricación de productos de refrigeración y sobre todo refrigeraciones líquidas AIO. Aunque bien es cierto que en los últimos tiempos ha pasado un poco “de puntillas” porque era raro encontrar algún destello de originalidad que le diferenciara de otros fabricantes tan importantes como Corsair, Cooler Master, Raijintek, DeepCool y tantos otros. El mercado dicta que en este tipo de productos la competencia es brutal. Pero es el momento de analizar el nuevo Thermaltake Floe Riing 280 RGB TT Premium Edition ¿traerá algo de nuevo? os hacemos nuestro análisis.

Vamos a comenzar el análisis de una de las últimas refrigeraciones de Thermaltake que promete algunas novedades como su nuevo software Riing Plus que es compatible con dispositivos móviles y su gran personalización en cuanto a iluminación RGB se refiere.

Índice

Características Técnicas /Especificaciones

Una refrigeración líquida AIO con la bomba y el bloque integrados en la misma pieza y con iluminación RGB. Es compatible con todos los sockets actuales del mercado incluyendo LGA 2066 y AM4 (el bracket para Threadripper viene incluido con la propia CPU). Las medidas son las habituales para un radiador de 280 mm y los dos ventiladores de 140 mm ofrecen un flujo de aire bastante decente con una sonoridad bastante baja.

Embalaje y Análisis Externo de la Unidad

El embalaje es de cartón y alberga la típica caja, que como ya veremos más adelante, está hecha del cartón típico usado para proteger cosas delicadas.

El embalaje es de un diseño muy colorista. En el frontal una foto del sistema funcionando con los dos ventiladores iluminados y a la derecha una franja con el modelo en cuestión, los sockets soportados y el sistema de iluminación RGB patentado por Thermaltake

En el frontal trasero las características del sistema y una mención especial al software de thermaltake para controlar la iluminación RGB del sistema.

En uno de los laterales tenemos las especificaciones de la unidad (tanto de bloque, bomba, radiador, ventiladores y tubo) y una comparación del rendimiento del sistema con un dipador de aire del propio Thermaltake, el Frio Silent 12.

En el otro lateral algunas nuevas características en 12 idiomas diferentes, incluido el español, por supuesto.

Quitamos el embalaje de cartón y pasamos directamente a la caja que alberga el sistema y los ventiladores. Como podéis ver, todo viene muy bien embalado, sujeto para no moverse durante el transporte y protegido en bolsas de plástico para evitar posibles arañazos. Los ventiladores van dentro de una carcasa de cartón para evitar posibles accidentes.

Por fin pasamos a conocer más en detalle el sistema de refrigeración líquida Thermaltake Floe Riing 280 TT Premium Edition (el nombrecito se las trae).

Pero antes de empezar con el propio sistema vamos a darle un repaso a los accesorios que vienen con el mismo.

En primer lugar tenemos el propio sistema de sujección y el backplate para Intel y AMD

Y después tenemos toda la tornillería necesaria para los diferentes sockets así como para los ventiladores.

Y a parte el paquete viene con dos cables necesarios para el uso del controlador (que veremos más adelante). Uno es el que obtiene la alimentación de la PSU gracias al conector molex de 4 pines y a su vez alimenta al concentrador a través del otro conector de 4 pines. El cable de la derecha se conecta por un lado con la conexión USB 2.0 a la placa y con las dos conexiones micro USB al hub. Es a través del cual se controla todo el sistema y gracias al cual se consigue que el hub o controlador ponga de acuerdo al software con los ventiladores y la unidad principal.

Continuamos con los dos ventiladores de 140 mm usados por thermaltake para el radiador de la refrigeración líquida AIO. Son dos ventiladores de 140 mm con iluminación RGB que pueden girar entre 500 y 1400 RPM con un flujo máximo de aire de entre 22,57 y 63,19 CFM que es un flujo de aire bastante aceptable para los niveles de ruido de entre 19,8 y 27,2 dBA, que son niveles sonoros bastante aceptables. Otra de las ventajas son las piezas de goma que llevan en las esquinas con el fin de evitar vibraciones al contacto con el radiador.

El cable, como podéis apreciar en la última foto de la galería de abajo, está totalmente encamisado para proteger el propio cable. Desde luego los ventiladores están muy bien diseñados y Thermaltake ha cuidado hasta el último detalle en ellos sin olvidar que la eficiencia de los mismos es bastante buena en términos rendimiento-sonoridad.

Por fin vamos a conocer el propio sistema. Lo primero es tener una vista general del mismo que, como ya hemos dicho, es AIO (All in One) por lo que el sistema viene todo de una sola pieza y no es posible darle ningún tipo de personalización (aunque está claro que no es el cometido de estos sistemas).

Lo primero de todo es comprobar las dimensiones del radiador de primera mano. Según las especificaciones son 280 x 140 x 27 mm. Aunque esas no son las verdaderas dimensiones pues los marcos del radiador lo hacen más grande. Esto es importante pues, para algunas cajas, la parte superior es bastante justa y debemos conocer las dimensiones exactas.

El radiador está fabricado en aluminio y el diseño es el mismo de la gran mayoría de los radiadores. Hay que reconocer que está bastante bien construido y el sistema de varillas tradicional acompañado de un buen entramado que disipa el calor hace que la refrigeración sea óptima. En cualquier caso el diseño está muy cuidado.

Si hay que ponerle alguna pega al radiador es que tiene un espesor bastante grande. Y digo “pega” porque en cajas donde la placa vaya muy pegada a la parte superior del chasis a lo mejor el radiador toca con la misma y dificulta su instalación o incluso hasta interfiere con la placa. Desde el lado positivo está claro que a mayor espesor el rendimiento del radiador es mayor.

Los manguitos que unen los tubos al radiador están fijos y no son pivotantes, si bien es cierto que los manguitos que salen del radiador no tienen que pivotar como sí tienen que hacerlo los del bloque-bomba.

Continuando con los tubos gozan de una buena flexibilidad, suficiente para utilizar el recorrido que más se adapte a nuestra caja y la longitud es la estándar. Además el tubo está totalmente encamisado con hilo de nailon y eso hace que esté bien reforzado contra posibles torsiones del tubo y consecuentes fugas. El diámetro del tubo, que es otro de los puntos críticos, es lo suficientemente grande, con lo que a mayor diámetro mayor caudal de líquido.

Los manguitos que conectan el tubo con el bloque bomba ya sí son pivotantes. Dependiendo de la forma del socket y de la orientación del micro, el bloque se debe poner en una posición o en otra y en este caso sí es importante que el bloque-bomba pueda adoptar diferentes posiciones.

Hablando del bloque-bomba vemos que viene bien protegida la superficie con una carcasa de plástico y esto es porque ya viene con la pasta térmica puesta. Sinceramente prefiero los fabricantes que gastan un poco más de dinero y ponen una pequeña jeringuilla con pasta térmica para que sea el propio usuario el que la extienda a su gusto sobre el propio procesador. De hecho, cuando hagamos la pruebas, vamos a quitar la pasta que lleva el bloque y poner la nuestra habitual.

La base del bloque está construida en cobre que sin duda es el mejor material para la disipación del calor generado por el procesador. El bloque es totalmente circular y por las muescas que presenta a lo largo del perímetro ya podemos suponer que la forma de adaptar los soportes de sujección va a ser el sistema que Corsair utilizaba en sus antiguas RL. No por ello es malo pues corsair utilizó este sistema durante muchas generaciones con un gran éxito.

Como es habitual, el logo de thermaltake es el gran protagonista en la parte superior del bloque y a su vez, cuando lo veamos en funcionamiento, veremos que se ilumina a nuestro gusto junto con el propio perímetro exterior del bloque.

De uno de los laterales del bloque salen dos cables. Por un lado el cable con conector de 3 pines para la placa base y por último el segundo cable con el conector RGB que, en este caso, no ira a la placa sino al propio controlador del que ya hablaremos más adelante.

 

Por fin pasamos a conocer más a fondo el sistema que Thermaltake utiliza para controlar la iluminación de los ventiladores y del logo que se encuentra en el bloque. Thermaltake le llama “Digital Lightning Controller” y que funciona mediante un switch DIP que permite el control de hasta 5 dispositivos y hasta 16 modos diferentes según utilicemos el propio switch.

 

Instalación del nuevo Thermaltake Floe Riing 280 RGB TT Premium Edition

La instalación es muy simple. Tan solo es necesario utilizar los accesorios adecuados y rápidamente tenemos montada nuestra refrigeración líquida.

La instalación la vamos a hacer sobre la plataforma Ryzen por lo que primero escogeremos el backplate para AMD. En este caso es el que viene con las propias placas de AMD AM4. Lo que sí es necesario es escoger la tornillería que Thermaltake usará para el socket AM4. Una gran iniciativa por parte de Thermaltake es el hecho de que las bolsas donde vienen alojados los tornillos están adecuadamente etiquetadas con el socket para el cual deben ser usados.

Ponemos el backplate e inmediatamente ponemos los tornillos para dejarlo fijado a la placa

El siguiente paso es la instalación de los aros de retención (sistema de retención típico de ASETEK) en la bomba. Primero escogemos los adecuados y después los colocamos. A mi este sistema de retención, si bien es cierto que es bastante seguro, me parece bastante incómodo. También es verdad que no vas a estar quitándolo y poniéndolo todos los días pero muchos fabricantes ya han renunciado a él en aras de obtener un sistema de retención más sencillo para el usuario.

Primero ponemos el propio sistema de retención e inmediatamente lo dejamos fijo con el aro de plástico.

El siguiente paso es el de atornillar la bomba a la placa y ya estaría listo. Quizás la foto que veáis abajo no se caracteriza por su estética pero hemos querido enseñaros como el propio bloque no va a interferir nunca con los módulos de memoria ni con la GPU

Otro tema importante a la hora de evaluar la idoneidad de nuestra refrigeración líquida AIO es la del espesor del radiador sumado junto con el de los ventiladores. Instalar los ventiladores no tiene ningún secreto pero sí es importante el ver si podremos montar el radiador en la parte superior de nuestro chasis o interfiere con la placa y nos tenemos que ir a la parte frontal de la propia caja.

Para eso nos quedamos más tranquilos si os decimos cuando mide el grosor del radiador con los ventiladores puestos. Aunque también es ciertas una cosa. Aunque quepan en la parte superior de la caja, mucha gente ya prefiere instalarlos en la parte frontal para aprovechar la estética de la iluminación RGB que cada vez más refrigeraciones líquidas AIO ya incorporan. Cuidado que son casi 5,5 cm los que necesita el radiador junto con los ventiladores para que no interfiera con la placa. Mucha gente puede pensar que el radiador y ventiladores pasa por encima de la placa pero eso no es así teniendo en cuenta que es en esa zona de interferencia donde se debe pinchar el conector para dar alimentación a la CPU.

Y por fin, puesto en marcha el PC, podemos ver el sistema totalmente iluminado.

El software

Como habéis podido ver, el montaje es muy sencillo pero vamos a pasar a un punto en el que Thermaltake dice que añade un valor añadido importante. Ese es el software utilizado para el control de la refrigeración líquida que se denomina TT RGB Plus.

Sin duda el software TT RGB Plus es muy completo y muy personalizable, pero si algo tenemos que decir que no nos gusta es que es muy poco intuitivo. Nos ha costado bastante conocer el software aunque, una vez lo conoces, te quedas bastante sorprendido de todo lo que se puede llegar a hacer con él sobre todo en lo referente a iluminación RGB y efectos de iluminación.

Lo que es verdaderamente increible es que se puedan llegar a conectar hasta 16 controladores al software mediante el uso del DIP switch que lleva el hub del que os hablamos anteriormente y hasta 5 dispositivos diferentes a cada uno de esos controladores.

 Os dejamos la pantalla principal del software TT RGB PLus. En la parte superior izquierda elegimos el controlador que vamos a usar de entre los 16 que podemos elegir. En la parte superior derecha tenemos el perfil que podemos elegir para cada controlador de entre cinco de ellos diferentes. Y en la pantalla de abajo podemos ver los cinco dispositivos que podíamos conectar en cada uno de los controladores personalizado en cada una de las pantallas que podemos ir eligiendo.

Podemos elegir hasta diez pantallas diferentes dependiendo del dispositivo que vayamos a conectar y de la información que queramos obtener pero si os fijáis, todos ellos tienen un denominador común, y son las posibilidades de iluminación que nos ofrece el software siempre y cuando el dispositivo sea susceptible de ser personalizado en ese sentido.

El software TT RGB Plus también dispone App para móvil (android y IOS), Lo primero que hacemos una vez descargada la aplicación es escanear la red para encontrar aquel equipo que tenga nuestra refrigeración líquida instalada

Y posteriormente aparece nuestra aplicación con las pantallas que ya conocemos. El entorno es muy similar al que ya tenemos en la aplicación para PC.

Pruebas de rendimiento

Continuamos nuestras pruebas de rendimiento con Ryzen 2, aunque solo podemos comparar con el disipador por aire Scythe Ninja 5 que, dicho sea de paso, nos dio unos resultados extraordinarios.

La plataforma sobre la que hemos hecho las pruebas es la siguiente:

  • Placa Base MSI X470 Gaming M7 AC
  • Procesador AMD Ryzen 7 2700
  • Memoria RAM 2×8 Gb G.Skill Trident Z

El sistema operativo escogido es Windows 10 de 64 bits y en esta ocasión hemos medido la temperatura ambiente y estábamos en 25º.

Para las pruebas pasamos el CPU-Z Benchmark, que no es especialmente exigente pero sí que le podemos considerar una importante piedra de toque. Los resultados en general han sido buenos con el procesador en stock. Lo importante de esta pantalla no es el hecho de que se vea que el procesador estaba a 29º sino el hecho de que las temperaturas que nos ofrece el programa TT RGB Plus son las máximas y no las actualiza adecuadamente.

Pero como os decía los resultados fueron los siguientes en comparación con las mediciones que pudimos tomar del Scythe Ninja 5 (si os fijáis, a los resultados del Ninja 5 le hemos sumado dos grados pues la temperatura ambiente en aquel caso era de 23º).

Con el Ryzen 7 2700 en stock y resultados obtenidos en idle

Y los resultados con el procesador en stock pero después de una sesión de CPU-Z Benchmark

Si os fijáis, con el procesador en stock, los resultados entre ambas refrigeraciones es muy similar. Tanto refrigeración por aire como refrigeración líquida se dan prácticamente la mano. Bien es cierto que el Scythe Ninja 5 compite con los grandes refrigeradores por aire (tanto en dimensiones como en rendimiento)

Donde notaremos realmente las diferencias es con el procesador después de una sesión de OC a 4200 Mhz y con un voltaje de 1,42v. Aquí es donde se ve el verdadero sentido de una refrigeración líquida. En cualquier caso, los resultados del Thermaltake Floe Riing 280 TT Premium edition son simplemente asombrosos.

En idle ya se empiezan a notar diferencias pero 5 grados todavía sigue siendo una diferencia “normal” para dos tipos de refrigeración diferentes.

Después de una sesión de CPU-Z Benchmark con el procesador a 4200 Mhz los resultados arrojados por el Thermaltake Floe Riing 280 TT Premium se salen totalmente de lo normal. 71 grados en un procesador como los Ryzen 2 es una temperatura bajísima y con un margen brutal. Más allá de los 4200 Mhz debemos tener en cuenta que el procesador estaba a 1,42v. Simplemente espectacular. Desde mi modesto punto de vista, a la altura de los grandes si no los supera directamente.

Conclusión

Son todo palabras muy buenas a propósito de este sistema de refrigeración líquida. Para mi, lo más importante es el rendimiento y os puedo asegurar que pocos sistemas de refrigeración líquida AIO os va a ofrecer un rendimiento similar cercano al de las custom. Para otros usuarios, en el aspecto de iluminación, creo que no existe ningún sistema de refrigeración líquida actual que nos ofrezca las variantes que este sistema nos ofrece. La inclusión del Hub para poder conectar un gran número de ventiladores y el software que controla todo el sistema es simplemente espectacular.

Desde el punto de vista negativo, el software todavía se puede pulir más y en ocasiones se hace ciertamente poco intuitivo pero son temas que son cuestión de mejoras en la programación y no es lo que más nos preocupa.

Quizás un punto negativo del que hemos hablado y sí es muy importante es el ruido. Cuando el procesador está trabajando en idle, el propio sistema es totalmente silencioso. Curiosamente, como en todos los sistemas, al poner en marcha el PC la bomba hace el ruido de circulación de líquido y en pocos segundos desaparece por completo. Mientras trabaja el procesador en idle, el ruido es inexistente si tenemos en cuenta que el régimen de los ventiladores es muy bajo, pero cuando trabaja en full y los ventiladores deben trabajar sí es cierto que el sistema se torna algo ruidoso. No es especialmente molesto pero sí puede ser “desagradable” para aquellos amantes del silencio absoluto.

El precio aproximado en tiendas de este sistema es de unos 160 €. Desde mi punto de vista una inversión obligatoria si quieres sacar partido al procesador.

Pros 

  • Rendimiento espectacular
  • Iluminación de una calidad asombrosa
  • Hub y software de iluminación muy buenos y con mucho potencial
  • El precio, para lo que ofrece Thermaltake es muy bueno

Contras

  • Demasiados cables para poder poner en marcha el sistema (ventiladores, alimentación del hub, conexiones a placa…)
  • El software tiene margen de mejora y no es muy intuitivo.

Compártelo. ¡Gracias!