GELID Silent 12PWM, el silencio absoluto

Hasta hace no mucho tiempo, a la hora de elegir un ventilador para nuestra caja o nuestro disipador, siempre había que hacer una elección entre sonoridad y prestaciones. Si elegimos baja sonoridad, en la gran mayoría de casos acabábamos con unos ventiladores con una velocidad de giro pésima y un caudal de aire todavía peor; por contra, si elegíamos prestaciones lo que en realidad comprábamos era el hijo repudiado del motor a reacción de un avión.

Pero el tiempo y la tecnología han ido avanzando y poco a poco han ido apareciendo marcas nuevas que están invirtiendo fuertes sumas en intentar conseguir el tan buscado compromiso entre la baja sonoridad y unas prestaciones más que aceptables. Marcas como Noctua, Scythe o Tacens son de sobra bien conocidas por todos vosotros, pero hoy vengo a presentaros una nueva marca llamada GELID Solutions.

GELID Solutions Ltd. es una compañía basada en Honk Kong con dirección suiza fundada el pasado 2008 y cuyo máximo objetivo es lanzar al mercado soluciones de refrigeración de última generación y con máxima calidad, diseñando por completo todos sus componentes: Rodamientos, pasta térmica, los moldes para los ventiladores e incluso el embalaje de sus productos. Como es lógico en una compañía que está empezando, su catálogo no es muy amplio en estos momentos pero como siempre he pensado, no importa tanto la cantidad como la calidad.

Hoy os traemos el análisis de su modelo GELID Silent 12PWM, un ventilador para caja que presenta la peculiaridad de emplear alimentación mediante PWM (Pulse Width Modulation). Veamos primeros las características técnicas de este ventilador.

CARACTERÍSTICAS TÉCNICAS.

Sacadas de la web de GELID:

A primera vista, los elementos que más me llaman la atención es un caudal que no deja de ser modesto para un ventilador con una velocidad de giro máxima de 1500 rpm con solo 58 cfm; una velocidad mínima de rotación bastante baja (lo que asegurará muy baja sonoridad cuando el sistema no esté trabajando) y, curiosamente, una presión estática bastante elevada. La presión estática de un ventilador es (simplificando el concepto) la fuerza que tiene el aire cuando sale del ventilador. Esta fuerza es útil cuando se intenta que el aire pase a través de un obstáculo (una rejilla o las aletas de un disipador) ya que si no es alta, el aire rebotará contra el obstáculo en lugar de pasar a través de él.

Otro detalle curioso es que el ventilador emplea para su alimentación el sistema de PWM frente al más tradicional analógico. El sistema de Pulse Width Modulation ya lleva bastantes años implementándose en placas base (los primeros ejemplos los encontramos en las placas base con chipset i915P y los infames núcleos Prescott de 90 nm) y se basa en que la velocidad de giro del ventilador se controla mediante un circuito digital que varía la amplitud de un pulso que alimenta el ventilador en función de lo parámetros de temperatura y carga del sistema. Técnicamente hablando, el sistema PWM es mucho más preciso que el analógico a la hora de controlar y adecuar las rpm del ventilador y por ello su único uso hasta el moemnto ha sido en los ventiladores de los disipadores de componentes que soportan altas temperaturas como los procesadores o las tarjetas gráficas. Sin embargo, es solamente ahora, tras bastantes años, cuando los fabricantes se están animando a sacar modelos de ventiladores que usan este sistema de control de rpm y, aunque no sabemos el motivo a ciencia cierta, pudiera ser que los costes de producción asociados a este sistema sean netamente superiores al sistema analógico (aunque este aspecto es pura especulación mía).

Sobre este sistema, GELID ha implementado un IC (Circuito Integrado) mejorado que, en teoría (ya veremos luego en la práctica si lo hace o no), mejora las prestaciones sobre un ventilador con PWM normal, haciéndolo funcionar más tiempo a menores rpm cuando las temperaturas son bajas, pero alcanzando antes el máximo de rpm cuando las temperaturas suben mucho.

Aunque GELID publicita el Silent 12PWM como un ventilador para caja de ordenador, el hecho de emplear PWM y una presión estática tan generosamente alta me hace pensar que más que para caja, sería un excelente candidato a ventilador para disipadores y es en esta condición como será testeado.

ANÁLISIS EXTERNO.

El Silent 12PWM se nos presenta en una caja de cartón color crema sin colores o diseños agresivos, denotando sensación de tranquilidad (al fin y al cabo, es un ventilador diseñado para ser silencioso). En la parte frontal hay una pequeña ventana por donde podemos ver parte del ventilador; en la parte trasera hay una tabla comparativa entre los diferentes modelos de la gama Silent de GELID.

Una vez abierta la caja encontramos el ventilador y una bolsa con 4 soportes de goma para la instalación del ventilador en una caja:

El ventilador sigue un diseño tradicional con 7 aspas fabricadas en el mismo color crema que la caja en la que se nos presenta, con un buje tirando a grande (buje que se desmonta para facilitar la limpieza del ventilador) y con un marco negro con una anchura de 25 mm. Los agujeros de los tornillos no vienen tapados por nervaduras, así que se pueden usar con bastantes modelos de disipadores.

Los cables que sirven para alimentar el ventilador vienen todos dentro de una malla trenzada de excelente calidad. Mi único pero en este aspecto es que la malla no llega justo hasta el ventilador, pero es un pecado muy pequeño.

Con una longitud de 500 mm, el cable es suficientemente largo como para que podamos posicionar el ventilador en cualquier lugar de la caja.

Veamos ahora qué tal funciona este ventilador.

TESTEO.

Como he comentado al principio de este artículo, creo que este ventilador se defendería perfectamente sobre un disipador, así que ni corto ni perezoso, desmonté mi actual Noctua NF-P12 del Noctua NH-C12P que tantas alegrías me está dando e instalé el GELID Silent 12PWM.

Para comprobar la sonoridad del ventilador, disminuí la velocidad de giro de todos los ventiladores de la caja (7 en total) a unas 900 rpm.

Para comprobar sus prestaciones, inicié una sesión de Orthos, opción Blend, que duró ½ hora con ambos núcleos de mi E8500 al 100 % y con una velocidad del procesador de 4.0 Ghz y un Vcore de 1.32 V.

Las temperaturas en el exterior de la caja eran de 18 ºC y en el interior comenzaron en 20 ºC para acabar estabilizándose en 25 ºC.

Como contrincante elegí el Noctua NF-P12, funcionando constantemente a 1360 rpm (su máximo).

Una vez arrancado el sistema, seleccioné la opción Performance en el Q-Fan de mi Rampage Formula; dicha opción es la que en teoría aplica los parámetros más agresivos al ventilador.

El ventilador con el sistema sin hacer nada que lo cargue en exceso, mantiene una velocidad de 670 rpm, lo que lo convierte en completamente inaudible y aún a tan bajas rpm mueve el suficiente aire para mantener mi E8500 clockeado a unos tibios 29 ºC, lo cual es francamente excepcional.

Cuando ponemos el sistema en carga, la velocidad del ventilador asciende muy lentamente hasta estabilizarse rondando las 1350 rpm. A esa velocidad, el procesador se mantiene en unos constantes 53 ºC sin ningún tipo de problema y, curiosamente, a las mismas temperaturas que da el NF-P12 a esas mismas rpm, lo cual habla francamente bien sobre este estupendo ventilador. Y basta cancelar el test del Orthos para que las temperaturas del procesador decrezcan en un instante y las rpm del ventilador vuelvan a esos asombrosos 670 rpm.

La sonoridad del ventilador a plena carga es… Mejor dicho, no es. Incluso con los ventiladores de la caja puestos al mínimo, se hace tremendamente complicado distinguir el GELID Silent 12PWM del resto de ellos.

CONCLUSIÓN.

Es difícil no mostrarse entusiasmado con un ventilador como el GELID Silent 12PWM. Este es el claro ejemplo de una empresa joven, con buenas ideas, que ha querido dar un puñetazo encima de la mesa para hacerse un hueco en un mercado que es tremendamente competitivo pero no siempre está lleno de buenos productos. El GELID Silent 12PWM, lo es y de sobra.

Pros:

  • Virtualmente inaudible en funcionamiento.
  • Muy amplio rango de rpm.
  • Perfecta implementación del sistema PWM.
  • Capacidad probada para funcionar como ventilador de disipador.
  • Excelente calidad en los materiales empleados.
  • 5 años de garantía.
  • Por 7 € que cuesta, es una auténtica ganga.

Contras:

  • Absolutamente ninguno.

Es por todo ésto que el GELID Silent 12PWM se hace acreedor de:

LA BENDICIÓN DEL GURÚ, CATEGORÍA DE ORO.

 

Quiero agradecer a VC Tran, Director de Marketing de GELID Solutions Ltd. la posibilidad que nos ha brindado de testear este magnífico ventilador.

 

Compártelo. ¡Gracias!