Corsair Hydro X Series, review: refrigeración líquida custom de gama alta

La refrigeración líquida custom ha dejado de ser un sistema complejo y poco conocido para dar paso a una opción más que viable para muchos usuarios. A las marcas que han estado hasta ahora dominando este sector se les ha unido un nuevo competidor, Corsair, el cual ha lanzado y sigue lanzando nuevas líneas de componentes destinados para este tipo de sistemas. Sus productos llevan el nombre en su conjunto como Hydro X Series y hoy tenemos el placer de analizar algunos de ellos.

La Hydro X Series al parecer ha sido bien recibida por parte tanto de tiendas y minoristas como de usuarios, parten con la premisa de ser una serie de componentes totalmente nuevos en cuanto a diseño se refiere, donde la calidad es el estandarte de la marca.

Lo que veremos en esta review son una serie de productos destinados a montar un sistema completo y funcional de refrigeración líquida, desde su base hasta su resultado final, iluminación RGB incluida, por lo que es especialmente interesante como análisis, puesto que no nos limitaremos a probar el rendimiento de un componente, sino de todo un sistema.

Índice

Características y especificaciones de la Corsair Hydro X Series

Corsair-XC7-RGB

Características-Técnicas-Corsair-XC7-RGB

Estamos ante el primer bloque de CPU de Corsair para RL custom y como tal incluye algunas novedades. Comenzando por una cámara interna de Nylon con 60 fins en su cold plate de cobre con baño de níquel. Será compatible con cualquier socket Intel 155X o en cambio con AM4 de AMD.

Incluirá pasta térmica TM30 pre aplicada, una entrada preestablecida para el agua y una salida en las mismas condiciones. Además, posee iluminación A-RGB controlable mediante iCUE.

Corsair-XD5-RGB

Características-Técnicas-Corsair-XD5-RGB

Al igual que el XC7 RGB, es el primer combo de bomba y depósito todo en uno de la marca, donde han puesto grandes dosis de innovación para diferenciarse así de la competencia y marcar nuevos registros a seguir. Para ello, tenemos un cuerpo que mezcla el nylon de alta calidad con acetal y ABS donde tendremos en total hasta 5 entradas de agua y solo una salida. Posee iluminación A-RGB controlada por software, una bomba D5 capaz de empujar hasta 800 L/H con una presión de 2,1 metros y con un consumo de 30 vatios.

Corsair-XG7-RGB

Características-Técnicas-Corsair-XG7-RGB

 

Sus nuevos bloques para GPU llegan fabricados en tres materiales distintos: PMMA, aluminio y cobre con baño de níquel, donde además se incluyen en todos los modelos backplates de serie en color negro. También tienen la característica de que incluyen iluminación A-RGB y pasta térmica pre aplicada, al igual que sus thermalpads.

Corsair-XR5-360

Características-Técnicas-Corsair-XR5-360

Por último, tenemos a su radiador XR5 RGB, el cual llega en un color completamente negro y fabricado en dos materiales muy usuales como son el latón y el cobre. Poseerá 16 FPI para sus 30 mm de grosor, lo que unido a sus 3 ventiladores por cada cara nos deja un radiador bastante completo y que promete un buen rendimiento general a pesar de entrar dentro de la categoría de SLIM.

Corsair XC7 RGB

Comencemos por el bloque de CPU para la gama alta de procesadores tanto AM4 como 115X, el Corsair XC7 RGB.

Como vemos, su empaquetado es más que bueno, con una caja de cartón de gran tamaño y unas impresiones a la altura de lo que se espera por parte de la marca. Tanto en su parte delantera como en la trasera destaca precisamente el protagonista, donde ya de entrada podemos ver lo novedoso del diseño.

Una vez abierta su caja lo que nos encontraremos es un plástico duro con una forma rectangular y con tapa del mismo material que mantiene protegidos los componentes. Dentro encontraremos cuatro partes bien diferenciadas: el propio bloque con bracket Intel ya instalado, el bracket para AM4, backplate trasero con goma y los correspondientes tornillos de montaje.

Corsair-XC7-RGB-(7)

El backplate es de acero y contiene como hemos comentado un soporte de goma ya instalado, el cual evitará contactos o daños con cualquier soldadura de la parte trasera de la placa base. Como se puede ver, conserva las tres aperturas clásicas para los tornillos de retención de los sockets 115X, mientras que en AM4 se limita a los agujeros con rosca para la instalación común del bloque.

Corsair-XC7-RGB-(8)

El sistema de anclaje, tanto para AMD como para Intel, se basa en cuatro partes clave:

  • Perno con doble rosca para backplate y embellecedor.
  • Retenedor con muelle para mantener la rectitud, proteger el perno y ejercer presión al bloque.
  • Arandela de plástico transparente para maximizar la presión en el muelle y proteger el embellecedor.
  • Embellecedor con rosca que hace a su vez de tuerca de presión.

El bracket de retención para AM4 llega con una curiosa almohadilla de protección. Y es que dados los 8 puntos de presión de esta pieza para con el bloque, cualquier rotura por un golpe o mala praxis influiría en un reparto dispar en la presión ejercida por dicho bloque sobre la CPU.

Corsair-XC7-RGB-(11)

He aquí el protagonista. El diseño como se puede apreciar no tiene nada que ver con los bloques de CPU de la competencia. Podrá gustar más o menos en cuanto a estética, pero desde luego es un soplo de aire fresco al mundo de la refrigeración líquida custom.

Corsair-XC7-RGB-(12)

Aquí podemos apreciar algo más sus formas, donde sus dos tomas G1/4 están elevadas de su front plate y protegidas por el cover negro. Quizás el detalle más llamativo a primera vista y que desde luego no es habitual en este tipo de producto.

Desde su vista lateral en los dos principales ángulos se pueden ver varios detalles. En primer lugar el bracket parece descolgado, es decir, no es firme y permite un ligero movimiento vertical. El segundo punto es que las dos tomas para los racores están elevadas de la estructura general del bloque en algunos milímetros.

En una primera mirada más cercana podemos ver el sistema de chamber que incorpora, donde solo tendremos una entrada y una salida predefinidas en dicho bloque. El sistema usado parece algo diferente al que usan el resto de marcas, aunque como es evidente se basa en un sistema jet.

Corsair-XC7-RGB-(17)

Antes de comenzar a ver los entresijos de este Corsair XC7 RGB, queremos pararnos en el sistema y conexión de iluminación, ya que como veremos más adelante, es bastante curioso de configurar cuando tenemos varias piezas de la marca.

En este caso solo tiene un conector macho de tres pines, por lo que será la primera pieza del engranaje dentro del sistema Hydro X Series.

La parte inferior del bloque está cubierta por un plástico protector para evitar el contacto del cold plate con cualquier otra superficie. Y es que Corsair integra una malla de pasta térmica pre aplicada de serie.

Un detalle que nos llamó la atención de entrada es el sistema de montaje y desmontaje del bracket, donde se ve como va cogido con unas muestras que permiten la entrada de los salientes de estos, algo que veremos más en detalle en un momento.

Además, dicho cold plate tiene dos alturas distintas, una central y esférica donde entrará en contacto el IHS y la periferia donde se albergan los tornillos de anclaje y presión del bloque.

Corsair-XC7-RGB-(21)

El cold plate sale quitando los mencionados 10 tornillos que lo anclan al chasis acrílico de este Corsair XC7 RGB. El primer vistazo tras retirarlo nos deja la primera sorpresa en cuanto a su sistema jet, pero antes de meternos de lleno con él analizaremos a fondo el cold plate.

Corsair-XC7-RGB-(22)

La superficie del cold plate no es totalmente perfecta en cuanto a la pureza del pulido de la misma, si bien no es ni mucho menos de mala calidad. El que una superficie esté totalmente pulida tiene unas ventajas y unos inconvenientes, ya que si bien los átomos de los compuestos térmicos podrán unirse de mejor manera, también es cierto que la radiación térmica producida por la CPU es más reflejada por el bloque.

El punto de acabado de este cold plate es medio y está totalmente hecho a propósito de este modo, ya que al parecer Corsair ha querido unir lo mejor de ambos conceptos.

En cuanto a su grosor, tenemos una pieza redonda de 1,49 mm en su parte más gruesa de cobre electrolítico puro con baño de níquel, donde su acabado CNC en sus fins eleva el grosor hasta los 5,39 mm, lo que nos da una altura de 3,9 mm para sus aletas.

Como se puede ver, la superficie que ocupan los fins no es cuadrada como cabría esperar, sino rectangular y bastante masificada en la superficie del cold plate.

La superficie total es de 34 x 42 mm, lo que teniendo en cuenta los más de 60 mm de diámetro del cold plate, es más de la mitad del mismo ocupada por fins. Esto debe permitir una mayor transferencia de calor al pasar el agua más tiempo en contacto con ellos, pero al mismo tiempo puede influir en el flujo interno.

Corsair-XC7-RGB-(30)

Aquí podemos ver la primera sorpresa del bloque, y es el que jet ha sido fabricado en el mismo material acrílico (Nylon de alta calidad) que el resto del conjunto, algo poco común y un gran detalle de Corsair enfocado únicamente en la estética.

Además, vemos la primera y única junta tórica que evitará la salida del agua desde dentro del bloque.

Corsair-XC7-RGB-(31)

El jet es bastante difícil de fotografiar, puesto que es extremadamente transparente y muy fino (solo 1,5 mm). Se soporta en cuatro pilares para mantenerse en su posición correcta, por lo que es una pieza extremadamente sensible tanto al tacto como a la torsión o postura.

Una mala colocación y tendremos problemas bastante serios de fugas o rotura del mismo.

La pieza que inyecta el agua cumple con dos de estos pilares en su haber, donde además vemos que sigue en sistema típico actual de dividir el flujo en dos, de manera que sea más fácil orientarlo hacia la abertura central, aumentando con ello la velocidad del líquido y con ello la presión a la que será llevado al jet, el cual volverá a repetir el proceso mediante su menor diámetro de apertura para el paso del agua.

Corsair-XC7-RGB-(35)

Como se puede ver, el cover y el encauzador de flujo forman una pieza que reduce el paso del agua a la mitad, directa al jet, donde lo mejor sin duda es precisamente la facilidad del encauzamiento que logra con este sistema, siendo en este punto muy poco restrictivo.

Corsair-XC7-RGB-(36)

La precisión cuando se coloca el jet es simplemente magnífica, donde además una vez que se coloque el cold plate la presión del mismo sobre el conjunto debería mejorar todavía más el encaje del «puzzle».

Corsair-XC7-RGB-(34)

La complejidad de fabricación del bloque tiene que ser muy alta, ya que tiene muchas pequeñas piezas que dar forma. Además, la calidad del acabado es sencillamente perfecta, ni un solo «pero» sobre el diseño o la calidad en este punto.

Corsair-XC7-RGB-(37)

Volvimos a colocar todas las piezas para evitar su rotura o daño, ya que como hemos dicho, es una bonita obra de diseño e I+D que podría dañarse en cualquier descuido por nuestra parte en la toma de las fotografías. Por lo que hecho esto, el siguiente paso es sin duda desmontar el cover que recubre este Corsair XC7 RGB, y para ello es necesario quitar los tornillos que fijan el chasis acrílico de dicho cover.

Corsair-XC7-RGB-(38)

Tras retirar los cuatro tornillos de rigor, el cover sale sin problemas y vemos por primera vez el conjunto de 16 LEDs y el PCB que los alberga, así como el chasis del bloque al completo.

Corsair-XC7-RGB-(39)

El sistema RGB es direccionable y presenta un sistema muy simple en su PCB, con tres conectores típicos de Corsair para DIM, GND y 5V. Hay que remarcar que aunque no lo parezca, el sistema de LEDs está estratégicamente colocado para lograr un efecto que veremos al final de este artículo.

Corsair-XC7-RGB-(40)

Volvemos con el chasis acrílico y aquí vemos de mejor manera como las dos roscas G1/4 sobresalen bastante del cuerpo, lo que le confiere un tamaño bastante compacto en cuanto a altura general al bloque.

No hay nada reseñable aquí más que el sistema de retención del bracket, el cual ha sido bastante complicado de fotografiar por lo transparente del conjunto como veremos a continuación.

Para extraer o instalar el bracket hay que hacer presión hacia abajo (según se ve en la fotografía, hacia arriba si lo tenemos al revés) y girar hacia el sentido contrario a las agujas del reloj.

Debido a la gran presión con la que está diseñado el sistema para que encaje a la perfección es posible que nos de miedo en un primer momento tirar, ya que la sensación es que no va a salir, pero en cuanto perdamos el miedo comprobaremos que dicho sistema está muy bien diseñado y ejecutado, donde al mismo tiempo es simple y cómodo de usar.

Corsair XG7 RGB

El bloque específico de Corsair para los modelos RTX 2060 y RTX 2070 de referencia de NVIDIA llega con la misma calidad que hemos visto en el XC7 RGB. Y es que este Corsair XG7 llega como un nuevo bloque de GPU que intenta abrirse un hueco por derecho propio en el mercado en base a una serie de novedades muy interesantes.

Su empaquetado es igualmente de calidad, impresiones perfectas, robusto y donde el bloque es el gran protagonista con una estética con fondo negro.

Corsair-XG7-RGB-(3)

Una vez abierto lo que encontraremos es una caja de cartón prensado con el logotipo de la marca. Dado el peso del bloque es un buen trabajo de Corsair el incluir dicha caja, ya que un golpe en el bloque puede ser fatal si no estuviese tan bien protegido.

Corsair-XG7-RGB-(4)

Como era de esperar, espuma viscoelástica rodeando todo el bloque, sin posibilidad de que se mueva y sin incluir una capa superior que pueda rallar el acrílico.

Una vez fuera de la caja y teniendo en cuenta que el backplate se encontraba en la parte inferior de la misma bien protegido, lo que tendremos aparte de estos son las instrucciones de montaje, dos plug y una herramienta muy curiosa para instalarlos y que es de plástico ABS.

Corsair-XG7-RGB-(8)

La primera impresión del bloque es buena, no lo suficientemente pesado para calificarlo de excesivo pero recio y con buen acabado a la vista. Su pequeño tamaño en esta versión también ayuda, pero hemos tenido acceso tras estas fotografías a su versión para las RX 5700 y hemos de decir que la calidad se mantiene y el peso aumenta significativamente por sus mayores dimensiones.

Corsair-XG7-RGB-(9)

Una de las curiosidades de este bloque es que el cold plate es una pieza aparte del propio bloque, además, este viene protegido por un plástico transparente para que la pasta pre aplicada no sufra deterioro. Además, los thermalpads están ya instalados de serie, por lo que no habrá errores de colocación o falta de ellos en la refrigeración del PCB.

Su perfil también es algo novedoso, ya que las entradas G1/4 son un módulo que puede ser retirado y además lleva un embellecedor independiente.

Corsair-XG7-RGB-(12)

Centrándonos en el bloque en sí y ya quitada la tapa protectora, vemos que la pasta térmica ha sido masificada en sus dimensiones y que el cold plate está anclado por 9 tornillos al cuerpo del bloque.

Corsair-XG7-RGB-(13)

Una vez retirado podemos extraer dicho cold plate con sus aletas, lo cual es extremadamente cómodo para limpiar de posible suciedad los fins. Por supuesto, para garantizar la estanqueidad del sistema Corsair ha incluido una junta tórica.

Como vemos, la superficie total de los fins en este caso no es tan grande como la que se mostró en el bloque de CPU XC7, mientras que su acabado sí refleja lo visto en él, ya que Corsair ha imprimido el mismo diseño en cuanto a pulir la superficie.

El grosor del mismo responde a 1,4 mm, una dimensión bastante óptima dado el tamaño del die y el calor que puede generar, simplemente correcto. Al medir el grosor total con los fins nos vamos a una diferencia de 4,53 mm en general y 3,13 mm para las aletas, igualmente un valor correcto para un bloque de GPU.

Las dimensiones demuestran que no estamos ante un cold plate simétrico y que en esta ocasión por el flujo de agua lateral y no vertical el área de máximo contacto es bastante más larga que ancha, más que suficiente para el chip TU106.

Corsair-XG7-RGB-(23)

Volviendo al bloque, si queremos desmontarlo para limpiarlo, en muchas ocasiones tendremos que despegar los thermalpads, los cuales parece que han sido colocados mediante un proceso de sellado mediante calor, evitando que se muevan o se caigan con el transporte.

Son realmente blandos y ceden bastante, pero por ello habrá que tener máximo cuidado al retirarlos, ya que se rompen fácilmente. Muchos tornillos están ocultos tras ellos, así que es un proceso obligatorio para poder desmontar el bloque en su plenitud.

Corsair-XG7-RGB-(24)

Una vez que los retiramos, podemos ver las dos partes principales de este XG7: el cover y el bloque en sí mismo. Para nuestra sorpresa, el cover no hace ningún efecto activo en la refrigeración de ningún componente, por lo que es simplemente eso, un elemento decorativo.

Corsair-XG7-RGB-(25)

Una vez retirado podemos ver las diferentes alturas que integra este bloque para dar soporte a zonas como los VRM o las GDDR6.

Corsair-XG7-RGB-(26)

El cover añade unos milímetros extra a la altura del conjunto del cuerpo y el front end acrílico (PMMA), por lo que lo justo es medir sin este elemento el grosor total que Corsair ha dictaminado. Los casi 17 mm que logra vuelven a dejar patente que, independientemente del fabricante, la tendencia es a un cuerpo de cobre bastante estrecho y dejar el resto de la anchura al front end para el acceso del agua por las tomas G1/4.

Esto tiene un segundo efecto, y es la menor resistencia térmica del cuerpo al traspaso de temperatura con el líquido, motivo por el cual cada vez más los fabricantes intentan rebajar algunos milímetros en zonas concretas del mismo.

El cover también ocultaba la tira de LEDs en la parte inferior del mismo, donde una hendidura permite su inclusión. Obtiene 16 LEDs ARGB con un sistema muy similar al de su hermano para CPU XC7 RGB.

Corsair-XG7-RGB-(29)

Prácticamente oculto también estaba el pequeño medidor de flujo que integra de serie el bloque, el cual vamos a dejar de lado de momento para verlo más detenidamente más adelante.

Corsair-XG7-RGB-(30)

Aquí tenemos la segunda parte del sistema RGB de Corsair, donde encontramos de nuevo los típicos conectores específicos de la marca, donde en este caso la tira de LED hace de splitter e incluye un conector macho y otro hembra, preparado este último para que conectemos el bloque de CPU en él si disponemos de él.

Quitados los tornillos correspondientes ya tenemos fuera y libre el front end, el cual es realmente complicado de fotografiar en fondo blanco debido a su gran transparencia. Además, su desapego del cuerpo del bloque nos deja ver mucho mejor las diferentes alturas que Corsair ha implementado para hacer circular el agua a diferentes niveles, ganando o reduciendo la velocidad y flujo del líquido elemento.

Mención especial a los cilindros que ha dispuesto estratégicamente para romper el flujo y reducir las turbulencias a fin de mejorar tanto la entrada a los fins (no incluye sistema jet) como a su salida.

El medidor de flujo consta de dos piezas: un perno que solo se apoya en el cuerpo del bloque y una ruleta típica que marcará el giro conforme el flujo sea más alto o más lento. Al no estar ni atornillado ni fijado, es la presión del front end con su correspondiente orificio para albergar el extremo superior quien determina su posición. Simple pero efectivo.

Corsair XD5 RGB

Vista la calidad de los embalajes anteriores el de este combo depósito/bomba no es diferente, salvo por el hecho de que la parte inferior ahora es de color amarillo, típico de los productos de la marca.

Corsair-XD5-RGB-(3)

Una de las curiosidades de su embalaje es el hecho de que se abre lateralmente, lo cual nos ha parecido bastante original.

Una vez dentro tendremos dos niveles de complementos/accesorios hasta llegar al protagonista, donde podemos ver el manual de usuario, la garantía del producto y dos anclajes con rieles de distinto tamaño.Corsair-XD5-RGB-(6)

Retirados todos los complementos y accesorios ya podemos ver a este Corsair XD5, donde al mismo tiempo podemos observar como la marca ha dispuesto la tornillería y herramientas necesarias para su instalación en bolsas aparte.

Corsair-XD5-RGB-(7)

Tornillería necesaria aparte, tenemos varios detalles que son interesantes destacar. En primer lugar un plug de conexión ya puenteado para encender la fuente de alimentación sin la placa base.

Esto es útil para llenar el circuito sin tener que recurrir a encender dicho PC, ya que entre el tiempo de llenado y purgado pueden pasar varios minutos donde los componentes están generando calor a los bloques, estando estos sin líquido en su interior.

En segundo lugar tenemos una sonda de temperatura a modo de racord y tapón, con lo cual podremos saber la temperatura del agua en el punto donde lo coloquemos, donde normalmente y por falta de opciones primerizas será en el propio cuerpo del depósito.

Por último, el soporte del combo llega a modo de un sistema en forma de «U» que tiene en su centro dos circunferencias huecas para que la bomba pueda asentarse, siendo este soporte el que se integrará en los raíles como veremos en el apartado de montaje.

Corsair-XD5-RGB-(8)

Para poder realizar las fotografías en forma vertical hemos decidido instalar el soporte, el cual como se puede apreciar sostiene sin complicaciones el peso del conjunto. El mismo es bastante particular, ya que no integra formas redondeadas, sino una forma octagonal con cuatro lados muy grandes y cuatro lados cortos y en 45 grados.

Además de las dos tomas frontales G1/4 (entrada a la derecha y salida a la izquierda), el top incorpora dos entradas más, una lateral y otra trasera según se mira el combo de frente. Esto es muy positivo de cara a un montaje más cómodo, pero en estos casos hay que ver si afecta de alguna forma al purgado o al rendimiento de la bomba.

Antes de meternos de lleno para ver qué es capaz de hacer este combo, nos pararemos en sus conexiones, donde vemos que para darle energía Corsair tiene que recurrir al típico molex como el resto de marcas, donde además integra un conector de 4 pines y PWM para el control de las RPM de la bomba.

En cuanto al sistema de iluminación, volvemos a encontrarnos con un splitter de 3 pines típico de la marca, pensado para poder conectar de nuevo en serie varios productos dentro de la gama Hydro X Series.

Volviendo a la bomba en sí, para quitar la primera parte del cover tendremos que deshacernos de los 4 tornillos en forma de silent blocks tras lo cual podemos ver la pieza metálica que une y fija la bomba con su top a base de 8 tornillos.

Corsair-XD5-RGB-(15)

Lo primero que nos sorprendió al retirar la pieza es que NO hay junta tórica que preserve la estanqueidad del conjunto. Esto no es para nada común, ya que hasta ahora, toda D5 que hemos visto incluida en un top la ha llevado, hasta el punto de que los fabricantes venden la propia junta como repuesto.

En cambio, Corsair basa su sistema sin junta en una precisión mecánica de su top, forzando a la bomba a ejercer una alta presión con este mediante un sistema de doble altura con un grosor perimetral mínimo para el apoyo de la bomba.

Aquí podemos ver mucho más detenidamente todo lo dicho, donde al mismo tiempo se aprecia la canalización del agua según el rotor va girando. Al mismo tiempo podemos observar los acabados del mecanizado, simplemente sublimes.

La bomba en sí misma no deja de ser la típica D5 que ha sido remarcada y mejorada para la ocasión con un nuevo control de RPM PWM y un cableado sleeved de alta calidad. El resto de componentes se mantienen inalterados con las versiones de otros fabricantes, ya que todos los modelos de alto rendimiento obtienen las mismas RPM y flujo.

Corsair-XD5-RGB-(22)

Siguiendo con el desmontaje del sistema, la cubierta de acrílico puede ser desmontada del top mediante solo 3 tornillos en su parte inferior (7 en la superior), donde en este caso sí vemos una junta tórica que rodea el perímetro, algo normal si tenemos en cuenta los escasos puntos de anclaje.

Corsair-XD5-RGB-(23)

La distribución que ha realizado Corsair con este combo es bastante curiosa y tiene bastante «miga». El agua llegará al top mediante cualquiera de las tres entradas disponibles, pero el purgado del sistema se hará desde un orificio central que permitirá a las burbujas salir hacia arriba mientras que el agua llena la cavidad.

Este sistema es el más parecido a un fillport que podemos tener y no es nada común en los combos de D5, normalmente por las dificultades de la propia purga del circuito. A favor, la restricción que se crea en el loop es mínima, ya que el agua apenas entra en contacto con la que hay en el depósito, circulando en su gran mayoría por dentro del top con la consiguiente pérdida mínima de flujo y presión.

Corsair-XD5-RGB-(21)

Volviendo un poco atrás en el tiempo y con el depósito otra vez montado sobre su top, se puede apreciar como la entrada de agua central del mismo queda cubierta por el acrílico central con el logotipo de la marca.

Esto permite que junto con el diseño triangular que los une, encauza el agua hacia la entrada del top y al mismo tiempo permite una circulación interna de las burbujas que impide en la gran mayoría de casos que vuelvan a ser absorbidas.

Corsair-XD5-RGB-(24)

Este punto es extraíble completamente, ya que encaja dentro de las paredes del depósito, pero no es recomendable su extracción.

Corsair-XD5-RGB-(26)

Y es que la pieza en sí misma permite un apoyo correcto del resto del conjunto y además encauza el agua de mejor manera debido a su altura, por lo que crea un vórtice hacia la parte superior gracias a esto.

Corsair-XD5-RGB-(25)

El resto del cuerpo del depósito es libre, con forma octagonal y una sola postura para su instalación. Destaca el acceso superior con sus dos tomas G1/4, donde una de ellas incorpora un acceso mediante un tubo del mismo material y por lo tanto puede ser usado para el llenado del sistema.

Corsair-XD5-RGB-(27)

Para el montaje del soporte vertical, Corsair dispone de cuatro tornillos a juego con él. En este punto debemos ser cuidadosos, ya que aunque no lo parezca, solo hay un tipo de tornillo que encaja perfectamente.

Corsair-XD5-RGB-(28)

El «problema» con los tornillos de sujeción es que, aparentemente, los 8 que suministra Corsair son iguales, pero no es así. Cuatro son más estrechos y largos, mientras que los otros cuatro son más gruesos y cortos, pero las diferencias son tan mínimas que podemos equivocarnos.

Esto es importante porque si ponemos los que no son, al atornillar el soporte vertical al top se quedará una holgura de un mm que hará vibrar mucho más el conjunto.

Corsair-XD5-RGB-(29)

Los otros cuatro tornillos sobrantes son para el montaje del riel, el cual como veremos a continuación, es muy polivalente.

Este Corsair XD5 RGB trae de serie os rieles distintos: uno para ventiladores/radiadores de 12 cm y otro para ventiladores/radiadores de 14 cm. Lógicamente la distancia para sus anclajes entre el combo y los rieles son los mismos, así que ambos sistemas podrán configurarse en las mismas posturas y posiciones que se ven en las fotografías.

Tal y como se ve, si por cualquier motivo nos equivocamos de tornillos de sujeción, la distancia de estos con las aspas de los ventiladores serán más que ajustadas, donde en ciertos modelos que están más a ras del marco podrían enfrentar problemas de rozamiento con ellos, así que es importante no equivocarnos en todos los sentidos.

Corsair XR5 360

Pasamos ahora a otro de los protagonistas, el nuevo radiador Corsair XR5 360, donde como habremos intuido es un rad triple perteneciente a la gama baja de la marca.

Su embalaje sigue la misma filosofía y principios que el resto de productos: calidad y aspecto llamativo. Las impresiones son muy buenas y deja ver en primer plano al protagonista.

Corsair-XR5-360-(3)

Una vez abierta la caja lo que encontraremos será un embalaje de cartón prensado muy sólido y también típico de Corsair, bien pensado y ejecutado.

Dentro de esta segunda caja veremos el radiador convenientemente embalado y envuelto en pompas, donde su tornillería y accesorios se encuentran en el perfil de uno de los lados.

Corsair-XR5-360-(24)

Aparte de los dos tapones/plugs típicos de los radiadores, este Corsair XR5 360 trae un curioso apartado que nos ha llamado la atención: dos tipos distintos de tornillos de anclaje para ventiladores.

Las dimensiones son de 32 y 37 mm en total, lo que evidencia 5 mm de diferencia. La inclusión de estos dos tipos de tornillos viene influenciado por la cantidad distinta de ventiladores que hay en el mercado, donde muchos incluyen unos silent blocks que sobresalen de los marcos, dando mayor altura al ventilador en general y donde los tornillos comunes no son válidos a menos que forcemos al límite dichos silent blocks.

Con este detalle, Corsair se adelanta al resto de fabricantes con algo tan simple y tan útil como una serie de tornillos para facilitar su uso al usuario.

El radiador se nos presenta con un estilo no demasiado innovador, tirando más hacia tradicional, donde Corsair no ha ido a buscar los límites en el diseño, sino que ha preferido optar por la funcionalidad en combinación con el rendimiento.

Por ello los anclajes de los ventiladores y sus roscas están algo sobredimensionados, aportando mayor superficie de apoyo a los ventiladores y minimizando ruidos o vibraciones en las paredes laterales del rad.

Esto quita algo de zona de superficie y con ello refrigeración, pero hablamos de un porcentaje mínimo. En cuanto a la estructura general, hay ciertos detalles interesantes que analizar.

Comenzando por sus perfiles, no tanto por su grosor (que es el que es), sino por su forma, ya que Corsair ha incrustado hacia adentro dicho marco en su zona central en apenas 2 mm. Esto aparte de aportar una estética diferente, logra que el flujo lateral hacia los dos marcos se reduzca, mejorando la velocidad de salida del aire hacia abajo.

Como sabemos, los laterales son perfectos para crear vórtices de aire, generando vibraciones y mayor sonoridad ya que son la zona donde el final de las aspas de un ventilador llega a tocar. Por lo tanto parece ser una solución ingeniosa de este fabricante.

Corsair-XR5-360-(14)

Aquí podemos ver que el radiador tendrá doble cámara, donde estas tendrán cada una 6 tubos independientes. El diseño simétrico favorece la instalación del loop, ya que no obliga al usuario a que tenga que conectar una entrada y una salida forzosamente si quiere el máximo rendimiento.

Corsair-XR5-360-(13)

Como se puede ver en sus roscas G1/4, la parte de los tanques está fabricada en latón, por lo que es más que probable que los perfiles también lleguen en dicho material por simple relación de costes y soldadura, algo muy típico en los radiadores más tradicionales.

Además, tanto la entrada como la salida están más bajas que el nivel del perfil. Esto tiene dos efectos directos: reduce la altura general del radiador y ayuda a canalizar el flujo hacia su salida o entrada.

Como ya se ha comentado, los soportes y anclaje para los radiadores están sobredimensionados, pero además su posición en el rad permitirá que si nos pasamos de la raya apretando solo doblemos dos o tres fins, pero no tendremos fugas por rotura del tubo adyacente, ya que no está en su perpendicular.

Corsair-XR5-RGB-protección

Igualmente, se incluye un sistema de seguridad para evitar esto, como tienen otros modelos y marcas premium.

Corsair-XR5-360-(17)

La distancia entre las roscas es la típica de 15 mm, por lo que no quedará espacio entre ventilador y ventilador, maximizando la estanqueidad del sistema para mejorar el flujo y la presión estática que se realiza al radiador.

Corsair-XR5-360-(19)

Como ya sabemos, los FPI se miden en una pulgada, lo cual en su conversión nos da 2,54 cm. Por lo tanto y viendo su recuento de forma tan gráfica, podemos ver que por cada pulgada tiene 8 FPI por tubo, lo que en total da por sector un recuento de 16 FPI en general.

El espaciado entre aletas es muy bueno, poco redondeado, bastante recto y de poco grosor (25 micras), por lo que nos encontramos ante un radiador de restricción media-alta, algo necesario debido a su menor grosor comparado con sus hermanos mayores.

Corsair-XR5-360-(20)

De hecho, su grosor real en su cuerpo es de 29,26 mm, por lo que entra dentro de la categoría de radiadores SLIM.

Su anchura es de 11,8 mm, por lo que se adaptará a nuestros ventiladores de 12 cm como un guante. En cuanto a su longitud, mide exactamente 39,5 mm, por lo que está dentro de la media en este tipo de radiadores.

Racores Corsair 12/10 mm

Como era lógico, Corsair ha dispuesto para nosotros una serie de racores para poder proceder más adelante con el montaje, donde en este caso tenemos los cuatro tipos de modelos básicos dentro del estándar 12/10.

Cada tipo de racord llega en una pequeña caja con el llamativo color amarillo de la marca, siendo un distintivo desde el primer vistazo.

Corsair-Racores-(3)

Cada caja viene con espuma para absorber golpes y mantener así los racores a salvo. Dependiendo del tipo de racord vendrán un mayor o menor número de ellos, donde por norma encontraremos un par por cada tipo de ángulo, cuatro si son racores de sujeción y una unidad en el caso de la válvula de vaciado o llenado.

Como vemos, la presentación es totalmente premium, nada de una bolsa para cada racord, o simples burbujas de pompas para separarlos. La primera impresión cuenta y en este caso Corsair adelanta a la gran mayoría de su competencia.

Corsair-Racores-(4)

Puestos a hablar de primeras impresiones, normalmente una fotografía no llega a captar la esencia de un racord en cuanto a acabado y calidad se refiere, pero en esta ocasión no es así, ya que el acabado está tan trabajado que la cámara es capaz de captar la calidad general del trabajo realizado por Corsair.

Lo más llamativo por puro color es sin duda su o-ring, llamado comúnmente junta tórica, ya que es verde y esta resalta con el color negro brillo de los racores.

Nos centraremos primero en los racores de presión para tubo rígido, donde como vemos el estriado que los recubre es realmente muy bueno. Se siente como un granulado muy suave que permite tener un grip bastante alto a la hora de apretar o aflojarlos.

En su interior encontraremos doble junta tórica para el tubo rígido, lo que junto con la presión de la rosca nos garantiza un ajuste perfecto y una seguridad fantástica, a la altura de las marcas premium.

Uno de los detalles que más nos ha llamado la atención con este tipo de racord es el hecho de incluir una junta tórica más gruesa para su tapa/rosca. Esto asegurará el tubo ante posibles fugas o la típica presión de un tubo que llega muy forzado por un mal doblez o medidas por nuestra parte.

En cuanto al interior de los mismos, las métricas son casi perfectas, teniendo en cuenta que por ejemplo en el cuerpo del racord tenemos dos juntas tóricas que recortan espacio interior, mientras que en la propia rosca todo va como debe con sus 12 mm de diámetro.

Corsair-Racores-(17)

La altura total del racord una vez instalado si puede ser un factor determinante en ciertos casos, como equipos ITX. En este caso tenemos 10,8 mm de altura, estando su rosca cerrada al 100%.

Las medidas exteriores demuestran que estamos ante uno de los racores de compresión para tubo rígido más compactos del mercado, por lo que pasarán más desapercibidos en cualquier montaje.

Los ángulos de 90 grados son casi clavados a la competencia, y es que es difícil reducir milímetros a un racord que ya de por sí está optimizado prácticamente al máximo. Al igual que pasa con el resto de racores que hemos visto y vamos a ver, Corsair tiene una pequeña ventaja en cuanto a otros fabricantes, y es que su proceso de «pintado» incluye el interior de cada racord.

Este proceso no es más que la llamada galvanoplastia, una técnica bastante cara para objetos tan pequeños que consiste en cubrirlos con una capa metálica por medio de electrólisis. También puede llamarse electrodeposición, porque lo que se consigue es una aplicación de un metal sobre otro metal mediante electricidad.

Por último, tenemos la válvula de vaciado o llenado, la cual es bastante pesada ya que es maciza. Es posiblemente la pieza con más calidad de las que hemos visto y de ahí el precio que Corsair pide por ella.

Corsair XL5 Clear

Corsair-XL5-(2)

El compuesto líquido que vamos a usar es lógicamente también de Corsair, en concreto su XL5 en su versión clear o transparente. Nos decidimos por esta versión para maximizar el efecto de los LED RGB de los componentes de la propia marca, donde quedará un montaje mucho más luminoso.

El líquido llega en una botella de plástico de un tamaño bastante común para el que esté familiarizado con este tipo de producto para refrigeración líquida. Su capacidad es de 1 litro y llega con una particularidad bastante interesante para los tiempos que corren.

Corsair-XL5-(1)

Su composición es de un 89% de agua ultra pura y de un 10% de Glicerol, un alcohol trivalente que es hermano directo de la glicerina, pero que en su forma líquida llega con un aspecto incoloro y espeso. Esto le permite tener un nivel de densidad final bastante alto, incluso aunque esté mezclado con un 89% de agua y un 1% de otros compuestos como anticorrosivos, antibacterias etc …

Su punto de congelación es de -6 ºC y su punto de ebullición llega a los 100 ºC con una durabilidad de 2 años según Corsair.

Hemos intentado fotografiar o simplemente grabar el aspecto denso de este XL5, pero no hemos conseguido mejor resultado en una probeta que el que consiguió la propia Corsair en su vídeo de demostración, donde gracias a los LEDs RGB se ve perfectamente su densidad:

Esto tiene la desventaja de que a la bomba le costará mover bastante más dicho líquido y conseguiremos menos flujo general en el equipo. Entendemos que Corsair ha sido plenamente consciente de esto y que por pura lógica su líquido conseguirá paliar esto en base a una mayor transferencia térmica entre los bloques y el radiador.

Pero para ello, tendremos que irnos al apartado de rendimiento.

Flujo y presión

Dado que es nuestro primer kit de refrigeración líquida a análisis, vamos a proceder a tomar como referencia el Corsair XD5 RGB, ya que así tendremos una medida comparativa en cuanto a presión y flujo para el resto de componentes. Además, introduciremos en la comparativa un combo Alphacool DDC V2, para tener una orientación de qué es lo que podemos esperar comparativamente hablando.

Por lo tanto, en primer lugar vamos a conocer la relación que ejerce dicho combo Corsair en cuanto a revoluciones por minuto y su PWM, pero antes, conozcamos nuestro equipo de pruebas:

  • Aquacomputer Aquaero 6 Pro + disipador.
  • Aquacomputer Drop Pressure.
  • Aquacomputer MPS High Flow USB.
  • EK Cryofuel Clear

Corsair-XD5-RGB-PWM-RPM

La curva que describe este Corsair XD5 RGB es bastante perpendicular con dos excepciones: del 0 al 20% del PWM y del 90 al 100% del mismo. El rango de pulsación mínima se establece al 10% con 796 RPM, el cual se mantiene hasta el 20% sin apenas variación.

Por lo tanto, el rango mínimo de configuración comienza en ese 20% de rigor, donde la escalada por cada 10% del PWM es de aproximadamente 500 RPM hasta llegar al nombrado 90%.

Dicho valor sitúa sus RPM a 4615 revoluciones, lo que deja apenas 200 RPM hasta llegar al 100%.

Viéndolo en perspectiva, este último salto es prácticamente innecesario y revela una mala calibración de serie de las RPM/PWM, ya que dichos saltos de revoluciones debieron ser fijados a unas 450 RPM de media, dejando un mayor espacio para el PWM final y logrando mayor escalabilidad.

Flujo-de-agua 2

 

En cuanto al flujo del agua y tomando como referencia en un loop cerrado al propio Corsair XD5 RGB, la marca asegura en sus especificaciones que este combo puede llegar hasta los 800 litros por hora.

Pero como suele ocurrir en refrigeración líquida custom, las especificaciones en este apartado no suelen cumplirse. Tanto es así, que hemos registrado solo 529 litros por hora, lo cual es casi un 34% menos y en las mejores condiciones posibles.

Teniendo ya este dato como base, el XC7 RGB ha registrado 416 litros por hora, lo que supone una restricción del 21,36%, por lo que no es un bloque realmente restrictivo como tal.

El radiador XR5 360 si ha notado algo más este apartado, ya que logra 329 L/H, lo que eleva la caída de flujo hasta el 37,80%. Por su parte y siendo el componente más restrictivo de los presentados, el XG7 RGB se presenta con un 45,17% de caída del flujo, lo que implica casi la mitad del flujo perdido en solo un componente.

Presión-vertical

En cuanto a la presión vertical de cada componente, nuestro manómetro analógico refleja una presión de 3,5 PSI para el XD5 RGB, siendo de nuevo la referencia para el resto de componentes. Con ello, el XR5 360 ha logrado 1,5 PSI, lo que supone una caída de la presión del 57,14%, menos de lo esperado para un radiador de 360 mm y SLIM.

En cambio, el XC7 RGB registra número similares con 1,2 PSI, dando como resultado una caída del 65,71% de la presión del sistema. Los peores números como era esperable son para el XG7 RGB, que solo consigue 0,7 PSI, suponiendo una espectacular caída del 80% del flujo, lo cual indica que es, definitivamente, extremadamente restrictivo.

Flujo-vs-presión

Para finalizar el apartado tenemos la comparativa de flujo frente a la presión, donde podremos ver que tal se comportan en estos dos parámetros al enfrentarse. Esto es útil para decidir el tipo de bomba que queremos instalar en nuestro sistema, ya que viendo la disparidad de resultados será decisivo el elegir correctamente.

Con el XG7 RGB no hay sorpresas, ya que registra los peores datos de los productos comparados, muy restrictivo en ambos casos y bastante por detrás del resto, algo que por otro lado es norma teniendo en cuenta que es un bloque de GPU y el paso del agua se hace mucho más complejo que en un bloque de CPU por ejemplo.

La sorpresa es sin duda el XR5 360, donde es menos restrictivo proporcionalmente a la presión que al flujo, esto nos indica que es un radiador más enfocado a bombas como D5 que a DDC. En cambio, el XC7 RGB como buen bloque de CPU se verá beneficiado de una bomba DDC frente a D5, algo muy típico en este tipo de componente.

Para finalizar, el XD5 RGB es curiosamente contradictorio, ya que Corsair especifica un mayor flujo y una menor presión. Lo registrado muestran lo contrario, menor flujo y mayor presión, por lo tanto es una sorpresa sin duda, ya que no suele haber tanta disparidad de datos en un solo componente como es una bomba con depósito.

Montaje

Corsair Hydro X Series (16)

El montaje se ha realizado en un equipo AM4 que teníamos disponible como segundo equipo de pruebas y donde añadimos un bloque XG7 RGB para nuestra Radeon RX 5700, junto con una «T» de la propia Corsair para así poder realizar el vaciado del circuito de manera segura y sencilla.

El tubo usado es de 12 mm también de Corsair (CX-9059002-WW) con un interior de 10 mm, a juego lógicamente con los racores. El orden del loop es el que se debe de seguir para conseguir el máximo rendimiento: bomba-bloque CPU-bloque GPU-radiadores-bomba, sobre todo teniendo en cuenta las restricciones vistas y el rendimiento de la bomba. La disposición de los ventiladores ha sido en push con presión negativa, requisito imprescindible para refrigeración líquida custom, donde en este caso y dadas las restricciones de nuestra Corsair Crystal 570X para los radiadores triples, este ha tenido que ser colocado en el frontal.

Igualmente, este sería el montaje correcto, ya que evitamos el aire caliente que desprenden el resto de componentes y que lógicamente va a parar a la parte superior del chasis.

Corsair Hydro X Series (15)

Aunque el montaje se ha realizado sin problemas, debido al número de cables total que se ve aumentado por todo el conjunto RGB el embellecedor que se encarga de ocultarlos se ha visto desbordado. Además, hemos tenido que recurrir al uso de un Commander Pro de la propia Corsair para gestionar todo el sistema de iluminación y controlar todo el sistema desde iCUE.

Al mismo tiempo, un Corsair LED Fan Hub es imprescindible para este tipo de sistemas con control total por el software de Corsair. El nuestro ya venía de serie con el chasis, pero por pura lógica se inhabilita el control externo del mismo por los botones exteriores de la caja, ya que este va puenteado y conectado al Commander Pro.

El canal 1 de éste integra el Fan Hub, mientras que el canal 2 controla la iluminación de la refrigeración líquida. En cuanto a los PWM, solo podrá controlar hasta 6, por lo que los chasis con mayor número de ventiladores tendrán que conectar los sobrantes a la placa base y gestionarlos desde allí, o como en nuestro caso, usar un splitter para unir dos de ellos. El PWM de la bomba debe ir conectado al canal 1 del Commander Pro, y el sensor de temperatura que integra el XD5 RGB de serie debe ser conectado al canal 1 de la temperatura.

Corsair Hydro X Series (17)

Una vez llenado el circuito, y con la bomba al 100% de su PWM vemos que la purga de las burbujas de oxígeno se hace sin problemas, pero es demasiado lenta, producto casi con total seguridad al poco flujo de la bomba y a la alta restricción de cada componente. El líquido XL5 clear es demasiado denso para este tipo de bomba y además genera una micro burbuja bastante molesta que termina adherida a las paredes de bloques, tubo y depósito.

Corsair Hydro X Series (27)

Un vistazo más cercano nos deja ver el tipo de burbuja que se crea y cómo en la parte superior no se genera un grupo de burbujas muy amplio, sino que se dividen en grupos de mayor o menor tamaño. Esto es un comportamiento muy normal en líquidos más densos basados en su mayoría en glicoles como este XL5. Aunque suelen tener un mayor coeficiente calorífico, perjudican al flujo y a la purga del circuito, así que tendremos que tener esto en cuenta al elegirlos.

Corsair Hydro X Series (19)

El bloque de CPU revela varios detalles más. En primer lugar y siendo más evidente, se crea una burbuja en la parte superior del mismo que es realmente molesta, ya que es muy posible que sea la última en purgarse. Teniendo en cuenta la casi nula diferencia de altura entre la bomba y el bloque, así como una distancia ridícula entre ellos, estamos casi en las mejores condiciones para que tanto el flujo como la presión sean las máximas en este, pero aun así y debido a la densidad del líquido, le costó varios días terminar por irse.

Además y aunque limpiamos cada componente previamente mediante nuestro método de limpieza tradicional con filtros y agua ultra pura, se aprecia como en los fins se comienzan a encontrar algunos filamentos de restos de suciedad que desgraciadamente no saldrán de ahí hasta que no retiremos el bloque y lo limpiemos manualmente.

Esto evidencia que tendremos que dar varias pasadas a la limpieza de cada componente antes de que el líquido fluya en el montaje completo. La norma siempre nos dice que algún resto siempre queda al llegarnos los componentes de fábrica, aunque estos se presuponen limpios y sin residuos. La práctica nos dice lo contrario, pero en este caso más si cabe, por lo que Corsair deberá trabajar más en la limpieza de los componentes antes de que se embalen en la cadena de suministro.

Para terminar con este XC7 RGB, su iluminación RGB está muy trabajada, ya que no solo deja ver el interior del bloque en sí mismo, sino que potencia su luz hacia el PCB de la placa base, logrando un «aura» alrededor de él bastante bonita.

Corsair Hydro X Series (20)

El bloque de GPU luce bastante bonito en su perfil, pero podría haberse ampliado el área del cover, permitiendo mayor luminosidad desde su vista frontal, como tienen otros bloques del mercado.

Corsair Hydro X Series (24)

La iluminación del bloque está bastante conseguida, divide bien los colores y lo potencia en sus bordes o aberturas. Aquí hay que matizar que debido a la densidad del líquido y de nuevo a la presión/flujo tan baja que le llega desde el bloque de CPU, a menos del 50% del PWM de la bomba el controlador de flujo que integra este XG7 RGB no se moverá.

Tendrá que ser a partir del 60% del PWM cuando logre comenzar a girar, donde a diferencia de otros sistemas similares no tiene el típico sonido de clic que se acrecenta conforme aumenta el flujo que lo atraviesa.

Esto podría cambiar, quizás, si en nuestro loop incluimos una bomba con mejores características o si por el contrario el primer bloque que se encuentre el agua es este XG7 RGB. Aun así, el trabajo realizado por Corsair es muy bueno en este punto.

Corsair Hydro X Series (21)

La instalación del radiador es sencilla y se hace de una manera segura, así como el de los racores en general, todo es de una gran calidad y presenta sistemas rotatorios con juntas tóricas muy a la altura de las mejores marcas, lo que evidencia que Corsair en su periplo inicial como marca y fabricante no es un mero tránsito para entrar sin más en el mercado, sino que quiere hacerlo por la puerta grande.

Configuración del software iCUE

Corsair-Hydro-X-Series-iCUE-(6)

Una vez realizado el montaje, queda la configuración del software. Para ello os recomendamos encarecidamente el uso de un Commander Pro/RGB Fan LED Hub o incluso varios si vuestro chasis tiene muchos ventiladores PWM o de 3 pines, ya que tendréis todo en un mismo programa y bajo vuestro control.

Como hemos visto, con uno de ambos en nuestro sistema es suficiente, pero en iCUE como es lógico solo aparece el Commander Pro.

Corsair-Hydro-X-Series-iCUE-(1)

Tendremos que dirigirnos a configuración del propio Comander Pro para comenzar con la configuración del mismo y así poder ejecutar el asistente particular para la Hydro X Series. En primer lugar, configuraremos los puertos de los ventiladores, donde en nuestro caso solo la bomba D5 incluye PWM, siendo el resto de ventiladores de 3 pines.

Una vez hecho esto, pulsaremos en el botón de configurar asistente, ya que el propio iCUE detecta la refrigeración líquida. Si no lo hace, es posible que tengamos que actualizar el firmware del Commander Pro o incluso forzar la actualización para que reinicie sus parámetros.

Corsair-Hydro-X-Series-iCUE-(2)

Una vez pulsado el botón del asistente, lo que nos encontraremos será una serie de pasos muy simples a completar, donde en el primer de ellos se nos pide que le especifiquemos a iCUE cual es el puerto de la bomba asignado. En nuestro caso los nombres que se ven a cada puerto los hemos configurado con anterioridad a la ejecución del asistente para que nos sea más fácil determinar a unos y otros.

Una vez seleccionado el puerto de la bomba pulsamos en continuar.

Corsair-Hydro-X-Series-iCUE-(3)

El segundo paso nos pide que le indiquemos los puertos de los ventiladores del RADIADOR. En nuestro caso vamos a seleccionar todos los ventiladores porque nos gusta que todo vaya al unísono, pero podríamos indicar solo los tres del XR5 360 y crear luego un perfil específico para el resto, lo cual lo veremos más adelante. En cualquier caso, aquí lo podemos indicar de inicio, ahorrándonos la mitad del trabajo si fuese necesario.

Corsair-Hydro-X-Series-iCUE-(5)

Una vez hecho esto, el último paso nos confirma que nuestro sistema se ha configurado correctamente para lo que Corsair considera un perfil correcto de esta Hydro X Series.

Corsair-Hydro-X-Series-iCUE-(4)

Una vez dentro del Commander Pro, veremos que tenemos dos nuevos perfiles que se han creado, ambos propios de la Hydro X Series: uno para la bomba y otro para los ventiladores. Además, si hemos instalado el sensor de temperatura, veremos la temp del agua en la misma zona de los voltajes.

Además, aquí se puede ver que hemos creado nuestro propio perfil para ambos componentes, ya que como veremos a continuación, no nos han convencido los facilitados por la propia Corsair.

Rendimiento térmico

Temperatura-Perfil-Hydro-X-Series

Con el perfil configurado según Corsair y tras 1 hora de RealBench con temperatura ambiente controlada a 20 ºC, los resultados son realmente preocupantes. Partiendo de la base de que los tubos son PETG, una temperatura en el agua de 38,37 grados se acerca peligrosamente a los 40 ºC que se suele marcar como temperatura de inicio de la deformación del tubo con el paso de los ciclos térmicos.

El PWM de la bomba se sitúa aproximadamente al 45%, lo que se cifra en 2173 RPM de media, pero los ventiladores están seteados a su mínimo voltaje (5V), lo que implica la mitad de las revoluciones que son capaces de alcanzar los SP120 RGB.

Estos datos nos dejan una temperatura para la CPU de 71 grados de media, con una máxima de 73 grados, mientras que la GPU se sitúa en 55 grados para los 38 grados de media del agua. El consumo total del equipo es de casi 300 vatios, así que el perfil de Corsair se nos antoja bastante corto de prestaciones.

Temperatura-Perfil-Personalizado

El siguiente paso es comprobar el rendimiento térmico con los ventiladores y bomba al 100% de su rendimiento. Como se puede ver, la tempertura del agua ha bajado 2,42 grados, lo cual es bastante, sobre todo si tenemos en cuenta que la velocidad máxima de los SP120 RGB es de solo de 1500 RPM y no son ventiladores demasiado optimizados para la presión estática.

La temperatura de la CPU ha bajado dos grados, lo que parece evidenciar que el bloque no traduce demasiado bien la bajada de temperatura del agua en una mejora térmica para la CPU. Pero esto no es así realmente, ya que debido a los algoritmos de AMD, una menor temperatura repercute en una mayor frecuencia, como se puede apreciar en el Ryzen Master. Además los 20 MHz de más han aumentado el consumo de la CPU en un 3%, por lo que el bloque hace un gran trabajo contando con estos detalles.

En cuanto a la GPU, que es mucho más lineal en cuanto a su frecuencia y consumo, ha bajado su temperatura en 5 grados en el die y en 6 en la VRAM, llegando en este caso a los 50 grados, una temperatura más que aceptable ya que supone un delta de +14 ºC.

Conclusión de la Corsair Hydro X Series

Corsair-Hydro-X-Series-(23)

Corsair se introduce de lleno en el mundo de la refrigeración líquida custom, no sin previamente haber probado con componentes firmados por la propia Aquacomputer a modo de testeo del mercado. Ahora, ingenieros propios fichados y bajo sus propios diseños, llega al mercado presentando una línea completa de productos que reflejan su filosofía.

Sus nuevos productos dejan una gran impresión en todos los aspectos: buena presentación, buenos materiales, innovación en todos los aspectos y productos y un rendimiento más que bueno. Realmente nos ha sorprendido cada producto, cada uno por unas cualidades distintas a las de las marcas premium actuales.

Corsair XC7 RGB

El bloque de CPU XC7 RGB integra una cubierta muy novedosa, reduciendo la altura y dándosela mediante dos torres para las roscas de los propios racores. Normalmente esto se produce mediante el propio cover pero hacia adentro. Otro de los detalles sobresalientes es el hecho de ser un bloque redondo, lo que amplía el área general del cold plate, pero también lo hacen ser un poco más ancho de lo habitual. El diseño de su sistema jet también nos ha parecido interesante y de gran factura, un golpe de aire fresco como lo supuso el Alphacool Eisblock XPX Aurora y que se agradece en el sector.

Corsair XG7 RGB

El bloque de GPU XG7 RGB en cambio nos ha dejado algo fríos. Si bien porta la misma calidad general que el resto de la serie, esperábamos por ejemplo que su cover negro actuase como un sistema de refrigeración activa, pero la realidad es que es un elemento decorativo más. El cuerpo del bloque tampoco es demasiado grande en cuanto a dimensiones y se centra en cubrir los elementos necesarios a refrigerar, cuando otras marcas cubren todo el PCB.

A cambio, Corsair incluye un sistema desmontable de sus fins, algo totalmente novedoso y que es un gran acierto, sobre todo porque la limpieza se hace de forma más sencilla. Además, integran los thermalpads de serie colocados en el propio bloque, por lo que solamente es llegar y atornillar con el PCB de nuestra GPU, algo que simplifica el montaje en gran medida y sobre todo evita errores para aquellos que no leen los manuales de instalación.

La placa de intercambio de agua donde se integran las roscas G1/4 también es novedosa, ya que es mucho más fina que la de la competencia y además hace una función estética más. En cuanto al diseño interior del bloque, nos ha sorprendido que no se incluyese un sistema jet como el resto de marcas punteras, lo cual ayuda a bajar algún grado la temperatura de la tarjeta gráfica.

A cambio, integra un controlador de flujo muy bien resuelto y de buena factura, algo que será muy útil si instalamos la GPU de forma vertical.

Corsair XD5 RGB

La decepción nos ha llegado con el XD5 RGB, al menos en parte. Corsair ya anunciaba un rendimiento bastante comedido de su bomba D5, pero los resultados han demostrado que está bastante por debajo del rendimiento que debería ofrecer y aunque ningún fabricante suele llegar a las especificaciones que afirma, la caída en este caso es bastante pronunciada. A favor, una presión mayor que nos ha sorprendido, el problema es que no compensa el poco flujo que consigue tratándose de una D5 y no DDC, donde estaría más justificado.

Por otra parte, nos ha sorprendido su sistema de anclaje, ya que no incluye junta tórica en la parte de la bomba, aunque sí en la del depósito. Igualmente hay que estar tremendamente seguro para prescindir de una tórica con las presiones y temperaturas que maneja un sistema de refrigeración líquida, por lo cual hemos de felicitar a la marca y sus ingenieros, ya que de momento no hemos visto un solo top en el mercado que no incluya una junta en su haber.

También hay que resaltar los detalles: racord con sensor de temperatura de serie, diseño octogonal con cover superior, 4 entradas de agua distintas y en tres sectores diferentes, ARGB de serie y un soporte de lo más versátil. Por lo que podríamos decir que salvando el tema del rendimiento, estamos ante un producto de la máxima calidad y acabados, digno de la serie.

Corsair XR5 360

En cuanto a su radiador XR5 360, quizás es el apartado donde menos ha innovado Corsair y donde al mismo tiempo ha sido más conservadora. Tiene detalles interesantes, pero no sorprende como tal, pero donde si lo hace es en su rendimiento, sobre todo en la presión que es capaz de solventar, lo cual lo hacen una opción muy interesante de cara a sistemas muy restrictivos como el que presenta la Hydro X Series en general.

Para terminar, comentaremos sus racores y tubo, donde en el primero de ellos hemos de decir que hemos quedado muy impresionados, no solo por la calidad del producto en sí misma, que también, sino por su presentación general. No ha sido hasta ahora que una marca se decidiera a ofrecer unos racores con su propio embalaje y protección. La contrapartida de esto es su precio algo mayor, lo que en sistemas muy grandes con necesidades más amplias supone un desembolso mayor.

Pero a cambio Corsair ofrece un producto de primer nivel, premium, con unos acabados intachables y con un proceso de fabricación TOP, calidad en cada arista o vértice, sobre todo en sus racores o componentes de mayor tamaño, como su válvula de llenado o vaciado, o su T rotativa, muy a la altura de marcas como Bitspower, si no por encima.

Corsair XT Tube

En cuanto a su tubo, hemos de decir que la opción escogida de 12/10 mm nos ha dado algún que otro quebradero de cabeza. El material está bien trabajado, buena transparencia, reflexión justa y distorsión media tras el llenado, el problema viene a la hora de darles forma con calor.

Y es que el punto crítico de estos tubos es demasiado cercano al punto de doblez y flexión del mismo, es decir, tienen un GAP muy estrecho donde es fácil pasar de poder realizar ángulos sin deformación del mismo a que el tubo tome una serie de deformaciones difíciles de corregir una vez realizadas. Esto puede deberse a la menor pared interna de esta versión, donde tendremos que tener cuidado para no pasarnos en la temperatura y tiempo de exposición del tubo al calor si queremos acercarnos a ángulos perfectos y limpios.

Por lo tanto, si no somos amantes intransigentes con esta medida de tubo recomendamos optar por los 14/12 mm, ya que el PMMA es más resistente y más transparente que el PETG, pero más crítico para doblar, menos indicado para usuarios novatos o sin herramientas de mucha calidad.

Montaje y rendimiento del sistema

Corsair Hydro X Series (14)

Por lo tanto y para terminar, hablaremos del montaje y rendimiento del sistema. Salvando los problemas que hemos encontrado con el tubo por sus medidas más estrechas, estamos posiblemente ante uno de los montajes más «sencillos» (un montaje de refrigeración líquida custom nunca es sencillo como tal) del sector.

«Culpa» de ello es un bloque con un sistema sencillo de anclaje y que no permite ninguna duda de instalación, pareciéndose más al de una AIO que al de un bloque de altas prestaciones, un bloque de GPU que lo único que requiere es atornillarlo ya que viene incluso con la pasta térmica aplicada y un combo de depósito y bomba para colocar en cualquier anclaje de ventilador actual.

No hay demasiado misterio por lo tanto aquí, lo único que hará que un usuario tenga problemas es la disposición de componentes, orden del loop y doblado de los tubos, todo lo demás está al alcance de cualquiera que tenga un mínimo de conocimientos y habilidad.

El rendimiento es algo bastante sorprendente. Partiendo de la base de que el sistema consume a pleno rendimiento casi 300 vatios, el radiador es capaz de mantener con unos ventiladores simplemente decentes y con no demasiadas RPM, un delta de +15 ºC, lo cual es muy meritorio si tenemos en cuenta que es SLIM.

Además, si la bomba moviese más litros por hora estaríamos hablando de una menor temperatura en los componentes y mayor en el agua, donde en vez de ser ella el limitante del rendimiento pasaría dicho «honor» a los SP120 RGB.

En este caso, ni el bloque de la CPU ni el de la GPU ni el propio radiador pueden ofrecer más de sí mismos puesto que la limitación o cuello de botella proviene precisamente del flujo del agua y del aire, donde ni nuestro Ryzen 5 3600X ni la RX 5700 son componentes frescos precisamente. Si hablamos de la diferencia frente a los disipadores de stock de ambos componentes, entonces veremos un mundo de distancia (-18 ºC en CPU y -35 ºC en GPU), aunque como todos sabemos por pura área de superficie siempre es más difícil quitarle temperatura al procesador que a la tarjeta gráfica.

Hay que tener en cuenta que de analizar ambos componentes por separado en un loop único para ellos, las temperaturas hubiesen sido ligeramente inferiores dada la ausencia del TDP de uno y otro en el agua, pero ¿de cuánta diferencia hablamos?. Pues al menos un par de grados en el 3600X y entre 3 y 4 en la GPU, ya que no solo hay que contar con la ausencia del calor de cada uno de ellos, sino con la ausencia de la restricción de cada bloque.

Precio

Corsair-Hydro-X-Series-(30)

Por último, debemos hablar de los precios en el mercado actual. El XC7 RGB se vende actualmente por 79,90 euros, un precio que está por debajo de sus competidores y que lo hace realmente atractivo dado su buen rendimiento y calidad. En cambio, el XG7 en sus distintas variantes no baja de los 150 euros, siendo el más caro 179,90 euros. A mismo modelo de bloque para la misma GPU, su competencia ofrece más por algo menos de dinero, sobre todo en cuanto a flujo se refiere.

El problema es que se paga las innovaciones comentadas, que por otro lado pueden no ser de utilidad para según que usuarios, lo cual hará decantarse la balanza hacia un lado u hacia otro.

En cuanto al XD5 RGB, sus 164,90 euros lo ponen por características puras a un mejor precio que la competencia, pero su rendimiento no está a la altura como para que el precio lo compense con creces. Corsair tiene trabajo aquí, ya sea por prestaciones puras de la bomba o por el diseño de su top. Solo se justificaría en loops de corto recorrido y dos bloques máximo con rads dobles gruesos o simples SLIM, algo muy parecido a nuestro sistema y ya iría bastante al límite.

Ya para terminar, su radiador XR5 360 aunque está a la altura de lo que se espera de él, tiene un precio ligeramente por encima del mercado y también será una opción complicada de escoger si tenemos en cuenta lo que ofrece la competencia.

Aunque su núcleo es de cobre, las paredes laterales y los tanques son de latón con revestimiento de poliuretano. No hay demasiadas mejoras e innovaciones y por ello el precio debería ser algo menor por mucho que el rendimiento sea óptimo.

HZ_2018_MedalsCatg_2_Gold

HZ_2018_Stamp_Design_Mod1

Sello Rendimiento HZ

Corsair-Hydro-X-Series-(23)
Corsair Hydro X Series
Soporte Intel 115X
Soporte AMD AM4
Pasta térmica TM30 Pre aplicada
Software control iluminación Corsair iCUE

Lo mejor

  • Buen rendimiento general
  • Software de control
  • Calidad general
  • Montaje sencillo
  • Gran sistema A-RGB

Lo peor

  • Precio algo elevado en algunos componentes
  • Rendimiento del XD5 RGB
Rendimiento Térmico
8.9
Rendimiento Acústico
9
Calidad materiales
9.8
Diseño
9.1
Precio
8.8
Iluminación RGB
9.6

Puntuación global

9.2
PUNTUACIÓN DE LOS LECTORES:
0