Cooler Master CM 690 Dominator

INTRODUCCIÓN.

Para una persona como yo, acostumbrada a usar cajas tipo torre y de gama alta, el formato de torre midi en general no es un segmento que me atraiga demasiado, en gran parte debido a que se que en ese segmento se encuentran la gran mayoría de torres con cualidades (y calidades) mediocres. Normalmente encuentro las torres midi demasiado estrechas, pequeñas, llenas de bordes cortantes, faltas de refrigeración y ruidosas. Para ser franco, muy buena ha de ser una caja en dicho segmento para que realmente me impresione y decida escribir sobre ella.

Sin embargo, un día llegó a mis manos una Centurion 534 de Cooler Master y mi perspectiva del segmento cambió considerablemente: He aquí una caja que no tenía ninguno de los defectos perennes en la gama midi y que no era muy cara. He de reconocer que la Centurion 534 dejó un excelente sabor de boca cuando hice su análisis y esperaba con ganas la oportunidad de hacer uno de otra caja Cooler Master de gama midi.

Por fín, ha llegado el momento de analizar la Cooler Master CM 690 Dominator, una caja que se ha recomendado mucho desde el foro de ADSLzone y que he tenido oportunidad de montar en muchas configuraciones. Veamos qué hace a esta caja tan especial.

CARACTERÍSTICAS TÉCNICAS.

Sacadas directamente de la web de Cooler Master.

La CM 690 es una caja en formato midi, realizada en acero en su mayor parte excepto en el frontal y no excesivamente pesada cuando está vacía.

Lo que realmente separa a esta caja del resto de la gama la colocación de la fuente de alimentación en la parte inferior de la caja y es la posibilidad de incorporar dos ventiladores en la parte superior de la caja de 120 ó 140 mm, lo cual aumentará bastante la refrigeración de los componentes. El poner ventiladores en la parte superior y la fuente en la inferior, si bien no es algo nuevo, es una tendencia que empezó a potenciarse con el lanzamiento de la Antec P180 y sucesoras como la Antec Nine Hundred y Three Hundred, cajas que han tenido un enorme éxito en el mercado.

ANÁLISIS EXTERNO.

La CM 690 se nos presenta en una caja bastante sencilla con una foto amplia y los colores típicos de Cooler Master, el blanco y el fucsia. La caja lleva en sus extremos un par de asas para facilitar el transporte.

En el interior, la Dominator viene protegida por un par de grandes piezas de corcho blanco en su parte superior e inferior, pero Cooler Master no incluye ninguna para los laterales, que podrían sufrir desperfectos en manos de cualquier transportista manazas. A su vez, la caja viene protegida por una gran bolsa de plástico para evitar que la pintura se raye.

La caja es de un diseño bastante sobrio, toda en negro (solo se fabrica en ese color) con un par de incrustaciones de plástico cromado que ayudan a darle un toque de clase.

El frontal de la caja está formado por las 5 unidades de 5¼” en la parte superior, cubiertas por una rejilla y protegidas por un filtro anti polvo (como veréis más a delante) y una gran rejilla, adornada con el anagrama de Cooler Master, en la parte inferior detrás de la cual se esconde el ventilador frontal que refrigera los discos duros.

En el lateral derecho del frontal encontramos el interruptor de encendido (el superior), los leds de potencia y actividad de los discos duros en el centro y, finalmente, el botón de reset en la parte inferior. El movimiento de los interruptores con la caja en uso es bastante bueno y el click al accionarlos suena consistente, no blando.

En el lateral izquierdo podemos ver los dos huecos destinados a ventiladores. La caja viene de serie con el ventilador lateral inferior que mete aire a la zona de la gráfica, algo muy necesario cuando se usan gráficas con bastante consumo (como las series HD4800 de AMD o GTX200 de Nvidia) o se usan disipadores pasivos. Ambos huecos permiten la instalación de ventiladores de 140 mm que si bien no están muy extendidos en su uso, cada vez aparecen más en las cajas modernas.

El hueco superior está situado sobre la zona que suele ocupar el procesador en la gran mayoría de placas base. Sin embargo, su uso plantea el problema de impedir la utilización de disipadores grandes tipo torre para refrigerar el procesador. Por otro lado, ya el mero hecho de tener ese hueco permite que entre el aire fresco a esa zona, favoreciendo la refrigeración.

En la parte trasera podemos observar la peculiar disposición de la caja, con el hueco para la fuente de alimentación en su parte más inferior. En la superior observamos la rejilla para el ventilador trasero de 120 mm que, a su vez, lleva los orificios para poder usar ventiladores de 92 y 80 mm. Vemos también que la caja cuenta con 7 ranuras de expansión para tarjetas y, en la parte derecha, una par de agujeros protegidos por gomas destinados a que aquellos que tengan una refrigeración líquida con el radiador en la parte exterior puedan pasar los tubos al interior de la caja sin tener que taladrar ésta.

Generalmente, el lateral derecho de la caja no suele salir en las fotos de los análisis dado que es una simple plancha de meteal. No es el caso de la Dominator como podemos ver. El hueco sirve para proporcionar aire a un ventilador de 80×15 mm que podemos instalar en la parte trasera de la placa base. Esta característica es de lo más inusual en las cajas tipo midi; ni siquiera es algo común en las cajas de gama alta, así que hay que dar crédito a Cooler Master por usar un diseño tan bien pensado en este modelo.

La parte superior de la caja está dividida en dos zonas: A la izquierda encontramos los conectores para periféricos (dos USB 2.0, una Firewire, un eSATA, una conexión para micro y otra para cascos) y a la derecha hay un enorme hueco vacío destinado a albergar dos ventiladores de hasta 140 mm en caso de querer instalarlos en la CM 690.

La caja se asienta sobre cuatro pies de goma semiblanda de muy generosas dimensiones que se adhieren bien al suelo y que absorven las vibraciones del sistema muy bien. A su vez, Cooler Master ha incluido la posibilidad de instalar un ventilador en la parte inferior de hasta 140 mm. El hueco que se haya a la izquierda del destinado al ventilador inferior es el que permite que entre aire fresco directamente a la fuente de alimentación, disminuyendo de esa manera su temperatura de funcionamiento y aumentando su eficiencia.

En mis muchos años dedicados a trastear con componentes de hardware informático, es la primera vez que una caja midi me da motivos suficientes para fotografiar y comentar todos sus lados. Ésto pinta cada vez mejor.

ANÁLISIS INTERNO.

Una vez abrimos la caja, vemos que en el centro se haya suspendida una caja blanca que es donde se encuentran los accesorios que nos proporciona Cooler Master para el montaje. Estos accesorios son:

  • Un manual de instrucciones (primera foto).
  • Soportes de latón para la sujección de la placa base (segunda foto).
  • Adaptador para la instalación de una unidad de 3½” en el exterior (tercera foto).
  • Abrazadera para la sujección de cables (última foto).

En la parte trasera de la caja podemos observar el ventilador de 120 mm en la parte superior y las ranuras de expansión en la inferior. Cooler Master ha optado por usar un sistema de retención tool-free para las tarjetas de expansión que cumple su función correctamente y permite el uso de tarjetas de doble ranura. Por otro lado, todos los ventiladores que incluye la caja de serie usan un sistema de alimentación de 3 pines lo cual permite conectarlos y controlarlos desde la placa base, a los que se añade un adaptador para molex de 4 pines en caso de no tener suficientes conectores libre en la placa. Funcionan a unas 1200 rpm y son muy silenciosos.

En la parte más inferior vemos el hueco destinado a la fuente de alimentación. Ésta se soporta sobre 4 pivotes de goma que,a demás, ayudan a absorver las vibraciones que se generan por parte del ventilador de la fuente; a su vez, en la zona que apoya con la parte posterior de la caja, Cooler Master ha incluido una junta acolchada que elimina todavía más vibraciones. El único defecto que tiene esta instalación es que el agujero de la parte inferior carece de filtro para el polvo, lo que hará que el ventilador de la fuente absorva todo el que haya en el suelo de nuestra habitación.

Girando la vista a la derecha vemos el sistema de retención del ventilador opicional inferior de la Dominator. En este caso, Cooler Master sí emplea un filtro anti polvo, lo cuál es de aplaudir pero… Por qué aquí sí pero en la fuente no, no lo acabo de entender.

En la zona pegada al frontal de la caja se hayan las 5 bahías de 5¼” y las otras 5 de 3½”. En la última bahía de 5¼” Cooler Master incluye un adaptador para el uso de dispositivos de 3½”, ya sean discos duros, disqueteras o lectores de tarjetas. Por desgracia, este adaptador no se puede recolocar a ninguna otra bahía, aunque tampoco creo que sea un defecto muy importante, la verdad. Como detalle curioso, Cooler Master incluye todos los tornillos necesarios para el uso de la Dominator en sendas filas localizadas a ambos lados de las bahías de 5¼”, un detalle muy bien pensado ya que evita que se pierdan con el tiempo.

Para las bahías de 5¼”, Cooler Master ha optado por usar otra vez un sistema de sujección tool-free que, si bien realmente sujeta las unidades, no lo hace con demasiada firmeza, así que recomeindo usar un par de tornillos por la parte derecha de la bahía (donde no hay este sistema de anclaje) para evitar vibraciones innecesarias.

La bahía para dispositivos de 3½” tiene espacio para 5 unidades que caben de manera holgada entre sí, lo que permite un buen flujo de aire desde el ventilador frontal de la caja. Los discos duros se sujetan en una bandeja de plástico con dos soportes laterales de acero que enganchan en los agujeros laterales del disco duro y que, una vez insertada, queda firmemente sujeta.

Quitar el frontal de la caja no es complicado, pero sí requiere usar un poco de fuerza y el suspense de pensar que lo vas a partir, cosa no muy agradable. Una vez quitado, vemos que la caja ya lleva quitada la tapa de la bahía superior. El resto de tapas usan el sistema tradicional de “doblar repetidamente” para soltarse del frontal de la caja. En la parte inferior vemos el filtro de polvo para el ventilador de 120 mm frontal. Este ventilador se ilumina de color azul cuando la caja está en funcionamiento, siendo ésta la única concesión que hace Cooler Master a los amantes del modding.

Como he comentado al principio, todo el frontal de plástico es una rejilla que permite el flujo de aire a la caja sin demasiadas obstrucciones. En las tapas de las bahías de 5¼”, Cooler Master incluye filtros anti polvo, auqnue en la parte inferior no los incluye al no ser necesarios dado que el ventilador frontal ya cuenta con el suyo propio.

Como he comentado antes, la plancha que sujeta la placa base tiene, aproximadamente a la altura del procesador, una abertura donde se puede colocar un ventilador de 80×15 mm cuya función sería refrigerar la parte inferior de la placa base en dicha zona que es de las que más se calienta.

Una de las peculiaridades de la Dominator es que emplea una serie de sujecciones de plástico para que podamos meter por ellas los cables de nuestro sistema, de manera que el interior quede lo más limpio y ordenado posible. Sin embargo, estas sujecciones quedan francamente muy cerca del borde de la placa base, lo que puede dificultar tanto la instalación de la mísma como la de algunos periféricos que se conecten en el borde de la placa base, como los cables SATA. Por suerte, estas pinzas están roscadas a la plancha y salen con facilidad si tenemos que quitarlas.

Para instalar los ventiladores en la parte superior de la caja, deberemos de quitar previamente toda la zona de rejilla que la cubre, cosa muy fácil ya que va sujeta por unas simples presillas de plástico que son fáciles de mover. Con la rejilla quitada, queda al descubierto la zona de los ventiladores que van protegidos por unas rejillas muy poco restrictivas al paso del aire.

CONCLUSIONES.

La Cooler Master CM 690 Dominator es, exactamente, lo que toda caja de gama midi debería de ser. No estoy dando por hecho que todo el mundo esté dispuesto a gastarse los 70 € que cuesta, pero dado todo lo que aporta, no me parece un precio descabellado por esta caja. He visto otros modelos que, con la excusa de ir llenos de lucecitas, costaban bastante más, aportaban menos y la calidad de construcción era bastante baja.

Pros:

  • Espaciosa por dentro.
  • Silenciosa.
  • Excelente refrigeración.
  • Buena calidad de materiales y ensamblado.
  • No hay bordes cortantes.
  • Posibilidad de instalar ventiladores de 140 mm.
  • Sistema de sujección tool-less.
  • Admite 5 discos duros.

Contras:

  • Algunos ventiladores no llevan filtro anti polvo.
  • Frontal difícil de quitar.

Está claro que la Cooler Master CM 690 Dominator es una señora caja con los deberes muy bien hechos y por ello se merece:

LA BENDICIÓN DEL GURÚ, CATEGORÍA DE ORO.

Compártelo. ¡Gracias!