Kingston HyperX Cloud Flight S, review: olvida los cables en tus auriculares gaming

Kingston HyperX Cloud Flight S, review: olvida los cables en tus auriculares gaming

9

Alberto García

Kingston cuenta con algunos de los mejores headsets gaming del mercado, con una gran relación calidad/precio. La serie HyperX es una de las opciones más seguras a la hora de comprar unos auriculares para jugar, y hoy tenemos la suerte de poder analizar los HyperX Cloud Flight S, el último modelo que han lanzado al mercado y que hemos analizado a fondo.

Kingston anunció estos auriculares el pasado mes de agosto y fueron mostrados por primera vez en enero como una versión mejorada de los Cloud Flight, siendo los primeros de la compañía en tener carga inalámbrica Qi, y convirtiéndose así en su segundo producto con este tipo de carga junto con el ratón HyperX Pulsefire Dart Wireless.

Los auriculares son compatibles con la base de carga ChargePlay que veremos más adelante, y que es capaz de cargar dos dispositivos a la vez con una potencia de hasta 10 W en cada una de las partes, y una potencia máxima de hasta 15 W usando ambas alfombrillas.

Índice

HyperX Cloud Flight S: características técnicas

Los Kingston HyperX Cloud Flight S son unos auriculares inalámbricos cerrados pensados para aislarnos del ruido ambiente y, a su vez, aislar a quien esté a nuestro alrededor del posible ruido de disparos y explosiones de los juegos.

HyperX Cloud Flight S 
Driver50 mm, dinámico, imanes de neodimio
TipoCircumaurales cerrados
Respuesta en frecuencia10 Hz - 22 kHz
Impedancia32 Ω
Presión de sonido99,5 dBSPL/mW a 1 kHz
Distorsión armónica< 1%
Peso con/sin micrófono320 / 310 g
Longitud de cableCable USB de carga de 1 metro
Duración de batería30 horas
Alcance inalámbrico2,4 GHz, hasta 20 metros
Precio169,99 euros
Micrófono
ElementoCondensador electret
PatronBi-direccional con cancelación de ruido
Respuesta en frecuencia50 Hz - 18 kHz
Sensibilidad-40,5dBV (1V/Pa a 1kHz)

Su batería cuenta con una duración de hasta 30 horas, pero lo mejor es que cuentan con carga inalámbrica Qi. Gracias a ello, podemos dejarlos encima del cargador inalámbrico y tenerlos siempre a tope de batería sin tener que preocuparnos de cuánta le quedará.

Para cargarlos tan sólo hay que poner el auricular izquierdo por la parte externa (que es plana) encima de la base de carga, estando colocado ahí ya que según la compañía, es más intuitivo porque es donde normalmente están los cables en los headsets debido a que la mayoría de gente es diestra, y así no nos moleta al mover la mano con el ratón.

Así, encontramos unos auriculares con conectividad inalámbrica de 2,4 GHz con un alcance de hasta 20 metros y donde tenemos unos drivers de 50 mm, y la opción de utilizar 7.1 virtual mediante la aplicación NGENUITY. La respuesta en frecuencia es de 10 Hz a 22 kHz, con 32 ohmios de impedancia y una presión de sonido de 99,5 dBSPL/mW a 1 kHz.

Los auriculares tienen un peso de 320 gramos con el micrófono puesto, y 310 gramos sin él. El micrófono usa condensador electret, es bidireccional con cancelación de ruido, y tiene una respuesta en frecuencia de 50 Hz a 18 kHz. La sensibilidad es de -40,5 dBV (1V/Pa a 1kHz)

Los auriculares funcionan con PC, PS4 y PS4 Pro, pero no con Xbox One, ya que Microsoft requiere que los auriculares de terceros utilicen su conexión direct-to-Xbox. Por ello, no podrás usar estos auriculares en una Xbox, ya que tampoco tienen entrada de jack.

Unboxing y análisis externo

La caja de los auriculares cuenta con un acabado en blanco y rojo, donde en la parte frontal se nos muestran los auriculares y la duración de batería, mientras que en la trasera se nos muestra una foto de los auriculares cargando en la base de carga ChargePlay.

Deslizando el protector blanco nos encontramos con diversos papeles, donde vemos algunos de los productos de HyperX, el enlace para el servicio técnico, la recomendación de no cambiar la batería por nuestra cuenta, y la guía de inicio rápido.

En esta guía se nos detalla cuál es la finalidad de cada botón, cómo conectarlo al ordenador, cómo configurar el micrófono, cómo activar el 7.1, cómo controlar el volumen o cómo cargarlos.

Quitando el plástico protector sobre el que descansaban los papeles, nos encontramos el receptor inalámbrico de 2,4 GHz, los auriculares, y el micrófono. Debajo de ellos tenemos una bolsa de gel de sílice y el cable microUSB de 1 metro.

Yéndonos a los auriculares, tenemos un peso bastante ligero de 310 gramos sin el micrófono. Las almohadillas son blandas al tacto y tienen un mayor espesor que su predecesor. Al cogerlos con una mano probablemente se nos giren, ya que los auriculares tienen un mecanismo curioso para poder ponerlos planos en el caso de que nos los coloquemos en el cuello.

Este mecanismo tiene una pequeña bola metálica en la parte inferior, y cuando giramos el auricular, ésta se desliza hacia abajo para salirse del agujero. Para volver a dejarlo como estaban el movimiento es el mismo. Si bien da una sensación de alta calidad y gama alta, esto te obliga a cogerlos por la parte de la diadema, lo cual puede ser incómodo si estás acostumbrado a cogerlos por los propios auriculares.

Así, cada auricular es rotable hasta 90 grados, lo cual es muy cómodo si queremos dejarlos planos sobre la mesa o dejarlos descansar sobre el cuello para evitar que nos presione de manera incómoda. Cuando los dejamos planos en el pecho casi ni notamos que los tenemos de lo acolchados que quedan. Además, los auriculares tienen también cierto grado de inclinación vertical, ajustándose perfectamente a nuestra cabeza.

El diseño cerrado de los auriculares es aún más aislante gracias a las almohadillas de cuero que nos separan de cualquier ruido ambiente incluso cuando el audio no está muy fuerte. Es más, incluso sin estar escuchando nada, es posible que no oigamos a alguien hablarnos en la misma habitación. La diadema, por su parte, es también blanda y suave al tacto.

En general, tenemos una carcasa de plástico liso de bastante calidad, ideal para hacerlos ligeros, y donde no tenemos ninguna duda de que va a tener una durabilidad excelente en este sentido.

En la parte de los botones y conectividad tenemos una configuración realmente curiosa. En el auricular izquierdo tenemos el botón de encendido, el botón para activar el 7.1, el conector para el cable microUSB, y la entrada de jack donde va colocado el micrófono. El botón de encendido tiene un diseño ligeramente convexo, mientras que el del 7.1 es cóncavo, gracias a lo cual podemos distinguirlos fácilmente si vamos a encender los auriculares sin mirar. El recorrido de ambos botones es bastante corto, y el botón de encendido quizás debería ser algo más sólido y fuerte.

En el auricular izquierdo también encontramos dos cosas interesantes. La primera es que tenemos cuatro botones muy camuflados en el auricular, los cuales son personalizables para hacer los cambios que queramos a nivel de ajustes de sonido con el software NGENUITY de la compañía que veremos más adelante.

Los botones tienen un diseño convexo para evitar que afecte a la estabilidad de los auriculares. Y es que esta estabilidad es clave porque es en este auricular donde está la bobina de la carga inalámbrica Qi, siendo este el lado que dejamos de cara a la alfombrilla.

En el auricular derecho no tenemos nada más que el control de volumen de giro infinito, y que nos avisa con un ligero pitido cuando llega al mínimo o al máximo. Personalmente, me resulta más cómodo tener la rueda de ajuste en el auricular izquierdo.

Esto ya depende de a qué juego estés jugando, ya que por ejemplo en CS:GO si estás quieto te es más cómodo llevarte la mano izquierda al auricular porque estás usando la derecha para apuntar. En Fortnite, sin embargo, te puede ser más cómodo la izquierda si estás en movimiento por el mapa.

Por suerte, al poder cambiar los ajustes que queramos, podemos configurar los botones personalizables del auricular izquierdo para cambiar el volumen si así lo deseamos. Otro punto a favor es que el volumen de los auriculares cambia el volumen de Windows y no el de los propios auriculares como hacen por ejemplo los de Corsair, donde tienes que estar pendiente del volumen de los auriculares en sí y el de Windows.

El micrófono es extraíble y flexible, además de ser bidireccional. La compañía no incluye ningún protector de espuma, lo cual no habría estado de más para reducir los soplos de aire que pueden generarse cuando hablemos. Por suerte, un protector de espuma vale muy poco por Internet.

El puerto de carga, por desgracia, es microUSB en lugar de USB C, siendo ésta una de las pocas pegas que se le pueden encontrar a estos auriculares. Por suerte, la carga inalámbrica y la batería de 30 horas hacen que te olvides de lo que es enchufar los auriculares.

La altura de los auriculares es ajustable en 11 posiciones diferentes por cada auricular, dando un amplio margen para poder colocárnoslos a nuestro gusto, ofreciendo mucho margen tanto si tenemos la cabeza grande o pequeña. Los pasos son bastante sólidos y no cambian su posición accidentalmente.

Prueba, software y calidad de sonido

Nada más ponernos los auriculares, lo primero que notamos es el aislamiento casi total que ofrecen. Esto se consigue con las grandes almohadillas, y también con la presión que ejercen los auriculares sobre la cabeza, la cual es suficiente para generar el aislamiento de sonido, pero sin llegar a ser molestos incluso tras horas de uso. En general, los auriculares son comodísimos, y su peso además es muy ligero, superando ligeramente los 300 gramos, y teniendo un peso ideal. Una cifra excelente teniendo en cuenta la gran duración de batería que ofrecen.

Para encenderlos, dejamos pulsado el botón de encendido durante 3 segundos, y oiremos un pequeño pitido y se encenderá la luz verde. Esta luz verde se mantendrá fija si la batería se encuentra entre el 90 y el 100% de batería. Si está entre el 15 y el 90%, la luz verde parpadeará. Si está por debajo del 15%, la luz parpadeará en color rojo, donde nos quedará menos de un 15% de batería (menos de 4 horas y media).

Calidad de sonido

En juegos, el posicionamiento con estos auriculares es espectacular. De hecho, son los mejores que he probado en CS:GO, donde casi no tengo ni que mirar al radar para ubicar enemigos o sonidos.

La música se oye también de manera espectacular con los auriculares, con unos graves muy potentes y con mucho cuerpo sin perderse en ningún momento ni un solo detalle de los medios y de los agudos. En general la calidad de sonido es todo lo buena que podemos pedirles a unos auriculares de gama alta, sean ya gaming o no. Se nota mucho el gran rango de frecuencias que es capaz de reproducir, ofreciendo buen cuerpo y una gran separación sin perder ni un solo detalle.

Las películas cuentan también con una amplia calidad de sonido en escenas de acción, con buen posicionamiento en estéreo. Sin embargo, en algunas películas el volumen máximo de Windows no es suficiente, y no tenemos ningún mecanismo en los propios auriculares para subirlo aún más. En películas con sólo diálogo puede que necesitemos subir algo el volumen con algún amplificador mediante software.

En cuanto a la emulación de sonido 7.1 virtual, este tipo de función suele ser mejor utilizarla en juegos casual y en películas, ya que en juego competitivo puede despistarnos. La implementación de Kingston no mejora mucho a lo que encontramos en este tipo de emulaciones. En cuanto la activamos, notamos cómo el sonido suena más fuerte, mucho más agudo, metálico, y con una ausencia casi total de graves. A la hora de posicionar enemigos es peor que el modo estéreo, tal y como suele ocurrir con todos los modos de emulación 7.1 del mercado.

En el caso de las películas, el sonido 7.1 introduce algo más de inmersión, pero a cambio de perder bastantes graves. Aquí sí puede haber a quien le interese activar la función para obtener un sonido diferente.

Un pequeño punto negativo de los auriculares es que, cuando están activos y no hay un sonido escuchándose se oye un ligero siseo de fondo. Esto suele oírse en la mayoría de los auriculares, pero aquí tiene una presencia ligeramente más acusada. Por ejemplo, el sonido se oye si estamos viendo un vídeo en YouTube y lo pausamos. Sin embargo, si cerramos el navegador, el siseo deja de oírse, ya que no hay ningún programa “activo” que vaya a emitir sonido. En películas cuando hay escenas muy silenciosas también puede llegar a notarse, como en pausas entre diálogos sin ruido ambiente.

Calidad de sonido del micrófono

El micrófono se oye con una calidad excelente, y gracias a su sonido direccional, apenas se escuchan otros sonidos ambiente cuando lo usamos. Lo único que se echa en falta es la espuma protectora del micrófono para evitar ruidos como nuestra respiración, pero podemos añadirla posteriormente. Podéis escuchar cómo se escucha en el siguiente enlace de Soundcloud:

Con los botones de los auriculares, tenemos que por defecto se silencia el sonido del micrófono si pulsamos el de abajo. Para saber si el micrófono está silenciado, se ilumina un pequeño LED de color rojo entre el cable y el propio micrófono para saber que está silenciado. Si no hay ninguna luz, entonces el sonido está activado.

Software: NGENUITY

En el apartado de software vamos a ver todos los ajustes que podemos personalizar desde la herramienta que ofrece Kingston, así como todo lo que podemos hacer con los botones que encontramos en el auricular izquierdo.

La app, llamada HyperX NGENUITY, está disponible en la Microsoft Store en este enlace, y una vez la instalamos, nos saldrá la opción de actualizar el firmware, donde nos piden que no desconectemos los auriculares mientras lo hacemos.

Una vez se actualiza, ya tenemos todas las opciones a nuestra disposición. Podemos controlar el volumen de los auriculares, el del micrófono, y activar funciones como el monitoreo del micrófono (Sidetone) y el sonido 7.1 virtual, así como controlar el Equilibrar juego/chat. En la parte superior podemos ver el porcentaje de batería que le queda a los auriculares, lo cual será probablemente una de las funciones que más miremos en el programa una vez hayamos configurado los auriculares a nuestro gusto.

Para el chateo en juegos tenemos también dos interesantes funciones. La primera es la de monitoreo del micrófono, que si la activamos nos permite escucharnos nuestra propia voz en los auriculares, ya que al ser tan aislantes no nos escuchamos. Eso sí, el micrófono no captará otros sonidos ambiente, ya que el alcance es bastante corto.

En segundo lugar, también encontramos la opción de Equilibrar juego/chat, que nos permite ajustar el porcentaje de prioridad de volumen que queramos darle al juego o al chat de voz sin tener que salirnos del juego, e independientemente del volumen general. Esta opción sólo está disponible para PC.

El programa nos permite también tener ajustes predefinidos que podemos cargar rápidamente cuando abrimos un juego, pudiendo exportarlos, eliminarlos o agregar otros que tengamos guardados como copia de seguridad. Cada grupo de ajustes predefinidos puede asignarse a un juego o a un programa concreto con Gamelink en el apartado de Configuración, de manera que el perfil se cambie automáticamente cuando lo abramos.

En este apartado también podemos elegir que el programa se ejecute cuando arranquemos el ordenador, o decidir que el programa se minimice en lugar de cerrarse cuando presionemos el icono de cerrar. Podemos elegir también si queremos que nos muestre notificaciones, así como restablecer los valores predeterminados o pedir ayuda al soporte técnico.

El software cuenta también con optimizaciones específicas para juegos como CS:GO, CoD: Modern Warfare, Apex Legends, Fortnite, Overwatch, Rainbow Six Siege y PUBG.

En el apartado Botones podemos cambiar los botones laterales de los auriculares. Por defecto, los botones están configurados para:

  • Arriba: Activación de monitoreo del micrófono
  • Abajo: Silenciar micrófono
  • Izquierda: Equilibrar juego
  • Derecha: Equilibrar chat

Entre las opciones que podemos elegir para cada botón encontramos Activar Sidetone, Game Mixer, Chat Mixer, Silenciar Micrófono, Reproducir/Pausa, Siguiente, Anterior, Silenciar volumen, Silenciarlo todo, Subir volumen, Bajar volumen, Subir volumen de micrófono y bajar volumen de micrófono.

Una función básica que echamos en falta es un ecualizador de sonido con diversos perfiles para ajustarlos dependiendo de nuestras preferencias. Por ejemplo, hay algunas frecuencias que personalmente me gustaría poder escuchar un poco más agudas, y es una pena que NGENUITY no lo permita. Esperemos que próximamente lo añadan.

Carga inalámbrica y por cable

En cuanto a la carga con cable, ésta se realiza con cable microUSB. El cable incluido mide sólo un metro, por lo que si queremos usar los auriculares mientras estamos cargándolos, tendremos que comprarnos uno más largo o tener la suerte de tener un teclado con conector USB. Haber incluido uno de dos metros no habría estado de más, ya que la base de carga inalámbrica es opcional.

Kingston nos ha facilitado la base de carga ChargePlay para la review. Esta base de carga no viene incluida con los auriculares y ha de adquirirse por separado, a un precio de 67,61 euros en Amazon en el momento de escribir esta review. Esta base, como decíamos, tiene una potencia de carga de hasta 10 W en cada una de las partes y 15 W si estamos cargando dos dispositivos a la vez. Los auriculares cargan a 3 W. Por ello, podemos estar cargando nuestro móvil a 10 W en un lado y los auriculares a 3 W en el otro, y nos siguen sobrando 2 W.

La carga sin cables es realmente cómoda. Tan sólo tenemos que colocar los auriculares correctamente alineados encima de la base de carga, y ésta empezará ya a cargarlos.

Sin embargo, los auriculares hacen un ligero ruido digital a la hora de cargar, el cual, si lo tenemos demasiado cerca del oído, puede resultar algo incómodo. En el siguiente vídeo podemos escucharlo.

Los auriculares tienen ambas caras externas planas, pero la carga inalámbrica ha de hacerse colocando el izquierdo en la base, ya que es el que lleva la bobina de cobre para la carga Qi. No obstante, es en el auricular derecho donde se encuentra la batería, algo que notamos nada más levantarlos en peso.

Conclusión

La carga inalámbrica y la espectacular duración de batería hacen que estos sean los primeros auriculares gaming realmente inalámbricos que hemos tenido la ocasión de probar, ya que puedes prescindir por completo de cables. Las 30 horas de batería nos aseguran semanas de duración con un uso medio para jugar, y encima tenemos la comodidad de dejarlo encima de la base de carga y tenerlo siempre al máximo de batería cuando vayamos a usarlo.

La evolución con respecto a los Cloud Flight es notable, con cambios como un mejor almohadillado o la carga inalámbrica. Sin embargo, otros cambios realmente diferenciantes podrían haber sido la inclusión del USB C o de conectividad Bluetooth para poder usarlos con el móvil.

La calidad de sonido es alucinante, donde estamos ante uno de los mejores auriculares gaming del mercado en rendimiento y duración de batería. Estos son los dos aspectos más importantes al comprar unos auriculares inalámbricos, y los HyperX Cloud Flight S cumplen con creces en ambos casos.

Sin embargo, hay pequeños aspectos mejorables, como el siseo que se oye cuando los auriculares están encendidos y no estamos escuchando nada, el ligero ruido que hacen los auriculares con la carga inalámbrica, o la ausencia de protector de espuma para el micrófono. Son pequeños aspectos que pueden o no ser cruciales, pero que evitan que el producto sea perfecto. A pesar de quedarse muy cerca de ello.

Por tanto, los HyperX Cloud Flight S se llevan nuestra medalla de platino y nuestra recomendación por su calidad de sonido.

Su PVP es de 169,99 euros, y se encuentran a la venta a partir de hoy.

Hyper X Cloud Flight S
Audio Estéreo, 7.1 virtual
Conexión inalámbrica 2,4 GHz
Tipo de cableado USB
Tipo de USB microUSB
Controles táctiles No
Controles físicos
Micrófono

Lo mejor

  • Calidad de sonido espectacular
  • Primer headset gaming con carga inalámbrica Qi: olvídate del cable para siempre
  • 30 horas de batería: semanas sin cargarlo

Lo peor

  • Conector microUSB, y cable incluido que mide sólo un metro
  • Ligero ruido al cargarlos con carga inalámbrica
  • Siseo si no se está escuchando nada
  • Ausencia de protector de espuma para el micrófono
Calidad del micrófono
9
Comodidad
9.5
Rendimiento
9.5
Calidad materiales
9
Diseño
9
Precio
8

Puntuación global

9
PUNTUACIÓN DE LOS LECTORES:
0