Análisis AVerMedia SonicBlast GS333

AVerMedia no es una empresa reciente, tiene años de experiencia en el desarrollo de periféricos para nuestro ordenador. En esos años de experiencia ha ido cambiando el foco de su mercado para finalmente especializarse en los productos gaming para hacer capturas y streaming de videojuegos y en el audio. Dentro de su categoría de audio, la compañía cuenta con barras de sonido enfocadas a su uso en juegos -pero no limitadas- con una potencia excepcional. Estos modelos son las SonicBlast GS333 y GS331, AVerMedia nos ha enviado la barra de sonido SonicBlast GS333 para su correspondiente análisis.

Las barras de sonido son un producto que no llama la atención de todos los usuarios, llevan años en el mercado, pero no han conseguido situarse en una posición destacable del sector. Estos productos surgieron como una propuesta para eliminar la necesidad de tener la estancia llena de altavoces para conseguir un sonido más inmersivo, son mucho más fáciles de instalar que un equipo 7.1 y consiguen muy buenos resultados. Este modelo en concreto de barra de sonido busca ser utilizado para nuestras sesiones de juego y ofrecernos una experiencia mucho más inmersiva, ¿lo conseguirá?

Características técnicas de la AVerMedia SonicBlast GS333

La barra de sonido es un sistema 2.1 con subwoofers incorporados, que ofrece unos bajos más profundos y ajustados para potenciar la inmersión en juegos y películas. La SonicBlast GS333 cuenta con 60 W de potencia, sobre el papel esta potencia cubre de sobra nuestras necesidades. En el interior del cuerpo de plástico nos encontramos cuatro controladores de rango completo de 2 pulgadas y, en la parte inferior, dos subwoofers de 3 pulgadas; todo en un cuerpo de 777 x 150 x 120 mm con un peso de 2,4 Kg. Con la respuesta en frecuencia de este conjunto 100 – 20000 Hz contamos con un rango que nos asegura que no nos perderemos nada.

La conectividad de este sistema es bastante completa y cuenta con numerosas entradas de audio: USB, Auxiliar (L/R), minijack y óptica; así como Bluetooth 4.0, para aquellos que no quieren añadir más cables en su zona de juego. La versatilidad que confiere a la barra de sonido tener una conectividad tan completa hace que no esté limitada a su uso en juegos, sino que también podamos disfrutar de ella para ver películas o cómo el altavoz de nuestras fiestas.

Análisis externo de la barra de sonido AVerMedia SonicBlast GS333

La caja en la que llega la barra de sonido cuenta con un diseño muy logrado, dónde se muestra a la perfección el diseño del producto y bastante información sobre este. En la cara principal encontramos una imagen del frontal de la barra de sonido y el lateral con la botonera, junto a esta se encuentran los logos de SonicBlast y su eslogan, el logo de la propia marca y una frase.

En la cara contraria nos encontramos de nuevo con los logos mencionados y el modelo del producto “GS333”. En ella se muestra la información más relevante del producto, las diferentes características que lo diferencian y los dos colores disponibles: negro y azul.

Tanto en la cara izquierda como en la derecha nos encontramos con las especificaciones del producto, los requerimientos del sistema (que tengan uno de los conectores que integra la barra de sonido) y el contenido de la caja, que lo veremos durante el desempaquetado. En una cara está en inglés y en otra en francés.

En la cara superior vemos en grande y sobre un fondo rojo el logo de AVerMedia, el de SonicBlast y el modelo de la barra de sonido rodeando un asa que facilita el coger el producto.

Si nos fijamos en la parte inferior esta es completamente lisa y de color rojo.

Cuando abrimos la caja nos encontramos con el producto cuidadosamente envuelto y protegido de movimientos con unas sujeciones de cartón.

Cuando sacamos los productos de la caja nos encontramos con otra caja más pequeña, y un mando para controlar la barra de sonido.

Cuando abrimos la caja tenemos tres cables para conectar la barra de sonido a los diferentes dispositivos: un cable RCA, un cable minijack y uno que es minijack a RCA. Además, del adaptador de corriente y un adaptador al enchufe de Inglaterra.

Una vez quitamos el envoltorio a la barra de sonido nos encontramos con su frontal recubierto en su totalidad por una malla que cubre los altavoces y en la esquina derecha el logo de AVerMedia.

Si nos fijamos en la parte trasera nos encontramos con una parte que es lisa en su totalidad, excepto por el hueco que forma para alojar las diferentes conexiones con las que cuenta. En la entrada “LINE IN” alojaríamos el conector minijack, en la “AUX IN” el RCA y en “OPTICAL IN” el cable de fibra. También encontramos un USB para reproducir sus canciones y la entrada de corriente para alimentarlo.

En el lateral derecho encontramos la botonera con la que podemos encender / apagar la barra de sonido, cambiar de modo de conexión y subir o bajar el volumen. También podremos iniciar la conexión Bluetooth, vincular un dispositivo y avanzar o retroceder en la canción.

Por su parte, el lateral izquierdo cuenta con un reflector de bajos o bass réflex que ayuda a transmitir los bajos por la habitación.

El inferior de la barra de sonido cuenta con los dos subwoofers y dos patas que ayudan a que la barra tenga la inclinación suficiente para que la proyección del sonido sea óptima en una superficie plana.

La zona superior se conecta mediante un plástico curvo con la trasera dando al producto un toque más elegante.

No nos olvidamos del mando, ya que encontramos en él una de las funciones más interesantes de la barra de sonido SonicBlast GS333 y es el poder ajustar de forma independiente el sonido de los bajos (BASS+ / BASS-) y el del volumen (VOL+ / VOL-). Con el botón “SOURCE” podemos ir cambiando entre los diferentes modos de conexión del dispositivo y con los botones “GAME”, “MOVIE” y “MUSIC” podemos elegir entre los tres modos de ecualización predeterminados que trae la barra de sonido. El tacto del mando es agradable y su tamaño encaja perfectamente en la mano.

Uso de la barra de sonido AVerMedia SonicBlast GS333

Una vez conectas el altavoz por el medio que hayas elegido y lo enchufes a la alimentación se encenderá un LED en el centro de la rejilla. A continuación, te describimos los diferentes colores y significados del LED:

  • Rojo: barra de sonido apagada
  • Amarilla: entrada óptica
  • Cian: entrada por USB
  • Blanco: entrada auxiliar (RCA)
  • Verde: entrada de minijack (LINE)
  • Azul parpadeando: Bluetooth en modo emparejamiento
  • Azul fijo: entrada por Bluetooth

Una vez activamos el altavoz pudimos comprobar la potencia con la que contaba, al máximo no pudimos aguantar mucho por miedo de molestar a los vecinos. La conexión la realizamos mediante el cable minijack a RCA. El control independiente de los bajos es de gran utilidad cuando estamos reproduciendo películas de acción en las que hay muchos sonidos fuertes como explosiones o disparos. También cuando escuchamos canciones con mucho instrumental de estilo rock o hip hop.

A la hora de reproducir juegos y películas pudimos comprobar su gran calidad de sonido, con la que se conseguía un sonido muy envolvente que conseguía meternos en ellos. Por ejemplo, cuando alguien hacía pisadas en el piso superior, parecía que sonaban en la vida real; de la misma forma ocurría con la lluvia que sonaba de forma secundaria, pero no perdía calidad de sonido. Es recomendable utilizar los modos de ecualización, aunque ajustando los bajos a nuestro gusto podemos disfrutar más del dispositivo.

A la hora de utilizarla como reproductor de música, la barra cumple por encima de lo esperado. Consigue que reproducir la música sin distorsiones con el volumen al máximo. Si utilizamos el ecualizador de música, se consigue un sonido más rico de salida. Para utilizarla como reproducitor de música conectamos el móvil mediante Bluetooth, y el emparejamiento era extremadamente sencillo: lo pones en modo Bluetooth, activas el emparejamiento y al isntante sale en el buscador del teléfono.

La potencia de la barra hace que en espacios amplios se escuche perfectamente, aunque lo más recomendable es encontrar el lugar en el que mejor se proyecta el sonido hacia nosotros.

Conclusión

La AVerMedia SonicBlast GS333 es una estupenda alternativa para los usuarios que busquen mejorar la calidad de sonido de sus dispositivos en casa (ya sea en el ordenador, consola o televisión). Podemos conectarlo a todo tipo de dispositivo gracias a su gran variedad de entradas de audio, así como la conexión Bluetooth para aquellos que no quieran utilizar cables. Su calidad precio le da un plus a este dispositivo, que se sitúa entre una de las mejores opciones del mercado si lo compramos con otros dispositivos (como el Razer Leviathan).

Se trata de un dispositivo de gran calidad pero que, por un pequeño detalle, se queda sin ser premium: está fabricado en plástico. Aunque el tener materiales más premium, también implica mayores precios. En cualquier caso, no deja de ser una compra muy recomendada.

PROS

  • Muy buena calidad de sonido
  • Sonido inmersivo
  • Diseño compacto respecto a otras barras de sonido
  • Muy buenos bajos
  • Buena relación calidad /precio

CONTRA

  • Diseño en plástico
  • Puede ser demasiado grande para un escritorio
  • Se queda la marca de los dedos fácilmente

EUR 118,27 EUR
Compártelo. ¡Gracias!