Qué es el tearing en la imagen de un monitor y por qué se produce

Hay un defecto visual que puede arruinar por completo nuestra experiencia con un juego. Casi tanto como que la imagen vaya dando tirones. Estamos hablando del tearing de la imagen del monitor. Este defecto, al que también podéis haber escuchado que se le define como ««rasgado» de la imagen, puede ser muy molesto. Especialmente en los juegos que, por desarrollo, suelen ser bastante rápidos. En este tutorial vamos a ver qué es este tearing de la imagen. Y cuales son las causas que lo provocan.

El tearing en la imagen de un monitor se produce cuando la imagen en pantalla se representa, no de manera unificada. Es decir, se representa primero una parte de esta, mientras que el resto tarda en hacerlo. Mostrando una imagen anterior a la que se estaba comenzando a mostrar. Esto hace que se creen «líneas de corte» en la imagen que vemos en nuestro monitor. Y, por tanto, la imagen resultante, no es especialmente agradable de ver en nuestra pantalla de ordenador.

Se trata de un problema que ha llegado de manera colateral con las pantallas LCD por motivos que luego explicaremos y que en aplicaciones donde la tasa de cambios de imagen es muy alta, en general videojuegos, se traduce en un efecto cuanto menos molesto a la mínima que nos fijemos en el mismo.

¿Qué es y que provoca el tearing en pantalla?

Tearing on vs off

La causa del tearing de la imagen es que la cantidad de frames que renderiza la tarjeta gráfica, es muy diferente a la tasa de refresco vertical de nuestro monitor. Por ejemplo, si estamos jugando con unos FPS de 120, pero nuestro monitor solo tiene una tasa de refresco vertical de 60 Hz, es bastante probable que muestre una o unas líneas en la que la imagen se deforma. Como si se rompiera. De ahí el nombre de «tearing» para este artefacto visual tan molesto.

Sincronización vertical en monitores

llamamos sincronización vertical al periodo en el que antiguamente el haz de electrones empezaba a dibujar la imagen en la pantalla de fósforo de los monitores de tubo de rayos catódicos. A día de hoy esos monitores han desaparecido a favor de pantallas planas basadas en tecnologías derivadas del LCD, pero la sincronización vertical es la señal que marca cuando se inicia un fotograma.

VGA Pinout

¿El problema? Los antiguos cables de vídeo tenían no solo pines para enviar los datos de color de cada pixel, sino para marcar cuando empezaba tanto la sincronización vertical como la horizontal, tal y como podéis ver arriba.

DisplayPort HDMI

En cambio en interfaces como el HDMI y el DisplayPort, no existe el pin exacto que envíe la señal de cuando se ha de empezar a emitir la imagen, ya que de ello se encarga un microcontrolador interno. Esto acaba creando descompensaciones en los tiempos entre el adaptador de pantalla de la tarjeta gráfica y el propio monitor. Lo cual lleva a que pierdan la coordinación entre ambos.

El tearing es más visible al mover la cámara en la horizontal

Generalmente, el tearing en la imagen de nuestra pantalla de PC, es más visible cuando realizamos movimientos de cámara en sentido horizontal.

Debido a ello, es especialmente molesto en juegos que requieren mucho de este tipo de movimiento de cámara, como son los juegos en primera persona en los que hemos de simular el giro de la cabeza del personaje. El problema es que, la gran mayoría de juegos de ordenador son en primera persona y suelen necesitar de este tipo de movimientos. Lo que se traduce en que no hay un tipo de juego que esté libre de que se produzca este artefacto visual.

También es algo que se nota bastante más cuando el movimiento de la cámara es lento, en lugar de rápido. Aun así, no por ello deja de ser molesto para el usuario.

Tearing

Obviamente, dado que el problema surge debido a la desincronización entre la imagen renderizada y la tasa de refresco vertical del monitor, podemos minimizar el tearing usando tarjetas gráficas más potentes. Que sean capaces de renderizar un mayor número de FPS. O bien, usando monitores que sean compatibles con tecnologías de mejora de imagen. Tecnologías como NVIDIA G-SYNC o AMD FreeSync. Dado que, estas tecnologías se encargan de sincronizar ambas características entre sí.

Por supuesto, no podemos olvidar la tan manida V-SYNC en cada panel de control, sea de NVIDIA o AMD. Es la solución a coste cero para evitar esto a cambio de un pequeño input lag que puede ser paliado con Triple Buffer, pero que está muy lejos de las tecnologías G-SYNC o FreeSync.

En cualquier caso, será mejor esto que padecer tearing sin duda, ya que distorsiona toda la pantalla y nos distrae de la inmersión del juego.

¿Cuál es la solución al problema?

G-SYNC vs FreeSync

La solución al tearing es una muy simple, dejar que sea el dispositivo emisor de la señal de vídeo el que controle la sincronización vertical. Es decir, que sea la tarjeta gráfica la encargada de decidir cuando empieza un fotograma y cuando no. Esto es lo que se conoce como VESA Adaptative SYNC, se encuentra de serie desde la versión 2.0 del estándar HDMI, por lo que los monitores que soportan dicho estándar no sufren, en principio problemas de tearing.

La otra opción es el G-SYNC de NVIDIA, pero esta requiere cambios concretos en la construcción de la circuitería analógica del monitor. Aunque a día de hoy ambos estándares son válidos, NVIDIA le da ventaja a dicho estándar dentro de sus tarjetas, lo cual no debe sorprendernos para nada, ya se sabe, intereses.

En el caso de AMD adoptaron el Adaptative Sync en forma de FreeSync, por lo que no han desarrollado un estándar propietario como el de NVIDIA. Por cierto, si tenéis una consola de videojuegos Xbox One X, Xbox Series S o Xbox Series X y una pantalla que soporte Adaptative Sync/Free Sync entonces ya podéis decir adiós al tearing no solo en PC, sino también en consolas. Por lo que estad atentos a la hora de comprar un monitor o una TV para vuestras Xbox y podréis decirle adios al tearing también en consolas.