En monitores gaming, ¿qué es el HDR y por qué es importante para jugar?

En monitores gaming, ¿qué es el HDR y por qué es importante para jugar?

Javier López

Estamos en plena época de tecnología de imagen y realismo sin precedentes en la historia de las televisiones y monitores gaming para el usuario y mercado común. Entre ellas la que más destaca es sin duda el llamado HDR, una tecnología que ya tiene diferentes estándares, pero ¿qué es realmente HDR y por qué es importante tenerlo a la hora de comprar un monitor gaming para jugar?

Antes de comenzar a explicar que es HDR, tenemos que tener en cuenta una apreciación que puede no estar realmente clara para el usuario menos entendido sobre este tipo de tecnologías. Y es que HDR no va ligado a la resolución de la televisión o monitor de turno, es decir, HDR no trata de exprimir los píxeles en pantalla para mejorar con ello la nitidez de las imágenes.

Es una tecnología independiente a la resolución y como tal, un complemento, un añadido que tiene otras funciones que enriquecen la experiencia del usuario.

HDR: posiblemente una de las tecnologías más vanguardistas actualmente

HDR-simulation

HDR es el acrónimo de High Dynamic Range, es decir, alto rango dinámico y como su propio nombre indica es la capacidad que tiene un monitor, televisión o simplemente una pantalla de lograr mostrar más gradaciones entre la oscuridad de una imagen y la luz que se muestra en ella.

Es decir, es capaz de representar en la pantalla una definición más alta en gradientes entre colores oscuros y claros, mostrando una disparidad mayor entre distintas intensidades de color. Esto no significa que se logre más brillo como tal, es importante no confundir los términos, ya que en muchos informes se cita el brillo como una de las características de HDR, pero realmente no es así.

Tampoco tenemos que caer en la trampa de pensar que HDR implica una mejora en el color, ya que esto es un factor del panel y su tecnología de representación y no una característica que integre HDR en sí misma. Si bien, es cierto que HDR implica ciertos cambios en el color, pero no es una mejora per se, es decir, no mejora el color en su base, sino que logra mejores gradientes de color y contraste, lo que el ojo percibe lógicamente como una mejora visual de color general.

Esto se explica desde el punto de vista del panel de cada televisión o monitor, ya que si por ejemplo, un monitor tiene una paleta de colores pobre, HDR no logrará una mejora sustancial en la calidad de la imagen. En cambio, un panel con una paleta muy rica verá muy mejorada la experiencia visual.

Brillo, profundidad de color y gama dinámica

HDR-vs-SDR

Volvemos a insistir en el hecho de que en ninguno de los tres factores está implicado directamente HDR, sino que depende del panel en concreto. Pero sí es cierto que HDR influye en cada uno de ellos por separado.

Por ejemplo, a mismo contraste 1000:1, brillo de 250 cd/m2 y profundidad de 8 bits, HDR mejorará estos parámetros ofreciendo mayor brillo en los colores (consigue un mejor gradiente entre negro y RGB), un contraste más pronunciado debido al aumento del brillo comentado antes y por último logrará una mejor tonalidad entre colores en paneles más limitados en bits.

Así, se logran colores más intensos, uniformes y realistas, mejorando la experiencia visual  a cada escena. Por lo tanto, HDR es considerada una de las tecnologías que representa mayor mejora en los paneles actuales, logrando potenciar las características que cada uno es capaz de ofrecer a un coste cada vez menor y mejorando en gran medida lo que paneles de gama alta ofrecen.

Actualmente, empresas como Netflix o YouTube ofrecen contenido HDR de calidad, así como películas en Blu-Ray y otras plataformas que están comenzando a implementarlo, por lo que es una tecnología que aunque ha tardado en despegar para la industria de la producción, ahora comienza a estar justificada a la hora de comprar un monitor gaming o televisión, ya que los juegos también implementan apartados específicos a cada nuevo título que se lanza al mercado.