En el futuro, las tarjetas gráficas gestionarán las unidades SSD

A simple vista, el SupremeRAID SR-1010 parece una tarjeta gráfica, pero se trata de un hardware enfocado a gestionar varias unidades de almacenamiento en estado sólido o SSD en un centro de datos o servidor. En realidad es ambas cosas y se trata de un ejemplo de cómo el hardware gráfico ha ido evolucionando desde que dejo de centrarse solo en mostrar gráficos bonitos en pantalla para los videojuegos.

El producto del que os hablamos ahora no es nuevo, ya que fue lanzado de forma limitada en verano del año pasado, pero viene a demostrar uno de los problemas inherentes de la adopción de las unidades SSD como método de almacenamiento. El hecho de tener que gestionar el gran volumen de datos que se mueve a través de desde la unidad a la RAM a través de la interfaz PCI Express puede llegar a ahogar núcleos de CPU enteros.

¿La solución? El uso de procesadores de apoyo encargados de gestionar dicha comunicación y que dejan libre al procesador principal para sus tareas habituales. Es el caso de las consolas de nueva generación Xbox Series y PlayStation 5, que integran procesadores de dominio específico y unidades de función fija que de manera combinada no solo gestionan la copia de los datos, sino también la capacidad de comprimir y descomprimir datos.

SupremeRAID SR-1010, ¿una tarjeta gráfica como controladora SSD?

Sin embargo, una solución que es sumamente original de cara a la gestión de grandes volúmenes de datos es el empleo de una tarjeta gráfica de NVIDIA, en esta caso una A2000, para una función diferente a su cometido común. Esto es lo que ha hecho la gente de GRAID con su SupremeRAID SR-1010. Ya las hemos visto en tareas como la minería, pero en este caso hablamos de una tarjeta gráfica para gestionar SSD. En total puede manejar hasta 32 unidades distintas, por lo que como habréis entendido no hablamos de una solución para un sistema doméstico, sino para un centro de datos o servido y especialmente para la gestión de un sistema NVMe-Of

SupremeRAID SR-1010

Por lo que el SupremeRAID SR-1010 hace de puente entre las diferentes unidades SSD NVMe en el servidor y la RAM del sistema. Pudiendo manejar hasta 110 GB/s de transferencia por segundo hacía las unidades de estado sólido y soportando los siguientes niveles RAID: 0, 1, 5, 6, 10. Todo ello en una tarjeta con un consumo energético de 70 W y con una interfaz PCI Express 4.0 de 16 líneas. Si ya hablamos del rendimiento, pues dependerá del sistema operativo utilizado, del tamaño de los bloques de datos, si el acceso es secuencial o aleatorio y el nivel de RAID. Arriba de estas líneas podéis encontrar el rendimiento de esta particular pieza de hardware bajo diferentes escenarios.

¿Lo vamos a ver en nuestro PC en un futuro?

De entrada tal cual como hemos descrito en la sección anterior no. Si hay un punto clave de cara a la adopción de los SSD a gran escala es el almacenamiento. Lo cual nos lleva a algo que por el momento esto inédito en PC, sin embargo, en consolas ya existen mecanismos de compresión y descompresión de datos capaces de descomprimir al vuelo varios GB por segundo sin participación del procesador central que necesitaría varios núcleos para ello y lo haría en un tiempo excesivamente largo.

RTX IO Descompresor

Una de las tecnologías clave es la capacidad que tienen las tarjetas gráficas más nuevas de NVIDIA y AMD para acceder al contenido de los SSD sin que participe la CPU en el proceso. Esto significa que si nuestro hardware gráfico es lo suficientemente potente, entonces el hardware gráfico se puede encargar de la compresión y descompresión de datos al vuelo y sin participación de la CPU. Lo que supondrá una ventaja enorme, ya que podremos reducir sin problemas las instalaciones de nuestros datos y aplicaciones, haciendo que el espacio en los SSD sea un problema menor.

La gráfica utilizada para el SupremeRAID SR-1010 es una NVIDIA A2000, la cual se basa en el mismo chip que la RTX 3060 y tiene la potencia suficiente para manejar un complejo sistema de RAID y hasta 32 unidades. No tenemos ninguna duda de que cuando aparezcan las futuras RTX 40 de NVIDIA y las RX 7000 de AMD, estas incluirán optimizaciones para que los SSD de alta velocidad no sean una carga para el procesador

¡Sé el primero en comentar!