Así es como la escasez de hardware afecta a la industria del videojuego

La escasez de hardware gaming no solamente es un problema para los usuarios de a pie que buscan poder tener un PC mucho más potente del que ya tienen, sino también para las empresas de videojuegos que dan apoyo a las nuevas tecnologías según el parque de usuarios que las pueden utilizar. La industria de los videojuegos se ha visto muy tocada por la situación.

No es ningún secreto que la burbuja de la minería ha dejado sin GPUs nuevas para poder comprar a los aficionados de los videojuegos en PC, quienes se diferencian de los de consola por buscar siempre la mayor definición de imagen y estar a la última. Pero la situación también afecta a la industria en sí misma, te explicamos los motivos detrás de ello.

Consecuencias de la escasez de hardware gaming

Escasez hardware gaming

A día de hoy es imposible comprar una tarjeta gráfica si te quieres montar un nuevo PC gaming o ampliar las capacidades del que ya tienes. Lo que supone que el mercado entusiasta de los videojuegos en PC se ha visto ralentizado por completo en su avance tradicional. El problema de la escasez es que trae con ello subidas de precio enormes, lo que hace prohibitivo al grueso del mercado tener un PC para gaming.

No nos engañemos, aunque las RTX 3080 y las RX 6900 XT son tarjetas gráficas que a todos nos gustaría tener en nuestros PCs la realidad es muy distinta y no todo el mundo se puede permitir tener hardware a según que precios. Si a esto le sumamos que dicha escasez ha subido los precios a la estratosfera entonces nos encontramos con que el mercado de los juegos para PC ha entrado en un estancamiento tecnológico que es más que claro.

XSX, XSS, PS5 Consolas

El estancamiento tecnológico es además malo en una época en la que sale una nueva generación de consolas, la cual envejece técnicamente con el tiempo, pero en el periodo de lanzamiento de una nueva generación estas ofrecen la potencia suficiente en sus procesadores como para mirarle a la cara al PC. Todo nuevo usuario de consolas se convierte en un usuario que deja el PC temporalmente y viceversa.

Pero resulta que estamos teniendo problemas de stock en las consolas y aun así por la burbuja de la minería no vemos un crecimiento en la compra de hardware gaming entre los usuarios. Este era el momento ideal para que mucha gente actualizase sus viejas tarjetas gráficas y diese el paso adelante.

El Ray Tracing es el futuro

Cyberpunk Ray Tracing

No hay ninguna duda que nos encontramos ante un periodo de transición hacía el Ray Tracing, en especial porque la rasterización ha llegado a un punto en que sus limitaciones no permiten escalar los gráficos más allá debido a que la rasterización no representa bien el transporte de la luz, en especial de los rebotes indirectos.

Pero el trazado de rayos requiere que la gente tenga el hardware necesario para dar el salto, lo que en PC supone que la gente tenga tarjetas gráficas con las capacidades necesarias como es el caso de las AMD RX 6000 y las NVIDIA RTX 2000 y RTX 3000. ¿El problema? Su stock ha desaparecido por completo y la gente no lo puede adquirir para poder utilizar el Ray Tracing en sus juegos favoritos.

Para que el uso de una tecnología se estandarice en PC no vale con dar soporte en el código de los juegos, sino que ha de haber suficiente base de usuarios con dicho hardware. En el caso del Ray Tracing no solamente la cosa está en PC sino también en consolas, las cuales también se ven afectadas por la escasez.

La planificación se ha visto afectada

Estudio desarrollo juegos

La escasez de hardware gaming, tanto en PC como en consolas, ha afectado el desarrollo de nuevos videojuegos. La falta de stock de las consolas de nueva generación ha provocado que buena parte de los juegos que originalmente estaban pensados para las nuevas consolas vayan a salir también para la antigua generación.

En el mercado del PC donde un grueso importante de los juegos son conversiones de consola a PC esto también afecta, ya que pese a la inversión de NVIDIA por conseguir juegos que aprovechen las últimas tecnologías la cantidad de juegos que las aprovechan va a disminuir. Y no por incapacidad del hardware de última generación en PC, sino por el hecho de que este no se encuentra disponible en el suficiente parque de usuarios que van a jugar a juegos con dichas GPUs.

Los juegos a día de hoy tardan muchos años en hacerse y la planificación económica y de personal del mismo es algo que es importante hacerlo en las fases tempranas. El hecho de hacerlo de manera tardía supone retrasos y problemas que aumentan los ya altos costes de producción de los juegos, lo cual es contraproducente. A esto hay que añadirle los problemas derivados de la pandemia, donde la producción de los diferentes estudios es mucho más baja de lo que tenían planeado inicialmente.