El culebrón ARM continua, ahora NVIDIA busca el beneplácito de China

El culebrón ARM continua, ahora NVIDIA busca el beneplácito de China

Josep Roca

El año pasado se produjeron dos grandes operaciones de compra en el mundo del hardware, la de NVIDIA comprando a ARM y la de AMD comprando a Xilinx. Mientras que la segunda ha tenido el beneplácito de los organismos reguladores, la segunda se está enfrentando con una enorme oposición de esos mismos organismos. ¿El último capítulo? El acuerdo NVIDIA-ARM podría llegar a completarse gracias a China.

El acuerdo NVIDIA-ARM puede ser catalogado no ya como el acuerdo de un año en concreto sino de la década, no solo por los 40.000 millones de dólares de la operación, sino también por el hecho que se esta alargando casi indefinidamente.

China tiene la llave del acuerdo NVIDIA-ARM

NVIDIA-ARM

El mundo del hardware se está viendo afectado por movimientos de geopolítica total, la política de boicots de los EEUU no solo ha dejado a China sin tecnologías clave como la EUV para el desarrollo de nuevos chips bajo nuevos nodos de fabricación, sino que la compra de la californiana NVIDIA de la británica ARM puede dejar a China sin dicha ISA, la cual es la más utilizada en dispositivos PostPC.

No es un secreto que China es uno de los mayores opositores al acuerdo NVIDIA-ARM, en especial la oposición viene por parte de Huawei, la cual ha sufrido el mayor boicot de todos. No olvidemos que HiSilicon, la empresa desarrolladora de SoCs para móviles y tablets de Huawei podría verse sin el acceso a la tecnología de ARM y con ello otras empresas chinas como Mediatek.

Al mismo tiempo para NVIDIA no le interesa perder a China como mercado, ya que estamos hablando de un mercado que en tamaño rivaliza casi con el occidental y China podría hacer boicot a NVIDIA. Es por ello que en medio de todo este panorama y según informa el Financial Times, NVIDIA está buscando el visto bueno por parte de los reguladores chinos.

El proceso podría alargarse hasta 2023

Nvidia ARM

Durante la celebración de la GTC 2021, el CEO de NVIDIA Jen-Hsun Huang dejó caer a los accionistas e inversores de la compañía que ellos no esperaban completar la adquisición de manera formal hasta el año 2023. Fecha la cual coincide con la información filtrada por el Financial Times donde afirman que los reguladores chinos podrían retrasar el visto bueno del acuerdo hasta el 2023.

El motivo que habría detrás de ello es que NVIDIA había iniciado el proceso de regulación con China hace relativamente poco. Hay que tener en cuenta que estamos hablando realmente de la compra de una empresa británica por parte de una estadounidense, por lo que China no debería en parte tener voz ni voto en esto, pero la fuerza en el mercado de China es suficiente como para bloquear cualquier acuerdo.

Un buen porcentaje de los beneficios que se lleva ARM viene de licenciar su tecnología a empresas chinas y a NVIDIA no le interesa para nada perder esos licenciatarios. En especial por el hecho que significaba perder el mercado de una de las dos grandes superpotencias de la actualidad. Por lo que no solo el boicot de China a NVIDIA, sino también el actual boicot a China llevado a cabo por los EEUU les podría salpicar muy negativamente.