¿Has elegido bien tu procesador o has pagado de más para nada?

¿Has elegido bien tu procesador o has pagado de más para nada?

Josep Roca

En las gamas más altas de Intel y AMD, en cuanto a CPU, nos encontramos con bestias de 12 y 16 núcleos a precios muy altos. ¿Merece la pena pagar de más por núcleos adicionales del procesador? ¿Cómo afecta esto en el rendimiento de los juegos? Pues bien, hemos decidido explicaros como escala en general el rendimiento a medida que la unidad central de proceso se va haciendo más ancha.

Uno de los símiles más claros respecto al rendimiento necesario de un ordenador es el de una fábrica, en ella los recursos que tenemos de más son los operarios que siempre y cuando tengan trabajo por hacer van a rendir al máximo. Sin embargo, tener parados a la mayoría de ellos supone una pérdida increíble en sueldos. Todo el mundo sabe que no hace falta un PC Gaming para hacer trabajo de oficina. Pero, ¿qué ocurre cuándo tenemos núcleos adicionales en el procesador que los que piden los requisitos del juego o aplicación más exigentes?

El SO siempre usará los núcleos adicionales

Hemos de tener en cuenta que en cuanto a programas de software, cada uno de ellos se compone de varios procesos, algunos de ellos interaccionan entre sí, mientras que otras partes lo hacen en solitario. A las primeras las llamamos código en paralelo y se consigue aumentar la velocidad aumentando el número de núcleos en el sistema. En el segundo caso, la aceleración se consigue aumentando la cantidad de instrucciones que una CPU en un determinado periodo de tiempo. Por lo que con cada generación se busca el avance en los dos frentes.

Render Procesador

Ahora bien, una desventaja que tiene el PC respecto a las consolas es en la asignación de recursos. En un sistema solo de videojuegos se suele asignar un solo núcleo al sistema y todas las aplicaciones en segundo plano que no se están usando quedan en espera en una parte de la RAM del sistema. Cuando pulsemos el botón de menú del mando de control, entonces el juego quedará en espera en la sección de la RAM y podremos movernos con parte de los recursos por el menú. El problema es que un PC no funciona así, ya que en un ordenador tenemos un sistema operativo completo ejecutándose en modo multitarea y una gran cantidad de aplicaciones peleándose por los recursos del hardware.

Es el sistema operativo, sea este cuál sea, el que asigna los procesos según los recursos disponibles en el hardware y va a buscar siempre buscar la mayor cantidad de núcleos posible con los diferentes procesos. Muchas veces no habrá suficientes procesos para mantenerlos a todos ocupados, otras, en cambio, la sobrecarga de trabajo será tan grande que tener núcleos adicionales disponibles se convierte en una bendición.

Rendimiento general en los juegos

Lo hemos dicho muchas veces, pero lo vamos a repetir, ya que es importante para entender el rendimiento en videojuegos. En cada fotograma que vemos en pantalla el procesador ha de calcular la situación de cada uno de los elementos que ves y generar lo que llamamos la lista de pantalla, la son una serie de instrucciones que le dicen a la tarjeta gráfica lo que ha de dibujar. Si el procesador es poco potente, entonces buena parte del tiempo correspondiente a cada fotograma se verá ocupado en dicha tarea y aunque tengamos una tasa de frames aceptable, esta vendrá por la velocidad de nuestra gráfica. Es decir, habrá un cuello de botella en el rendimiento por parte de la CPU.

CPU Chiplets CPU GPU AMD Intel núcleos adicionales

En los juegos actuales existen dos planteamientos de cara al rendimiento. El primero es que la tasa de frames este fija, para conseguirlo se fluctúa en resolución y la aplicación de ciertos efectos para llegar a la velocidad esperada, afectando a la calidad de imagen si el procesador no tiene la potencia suficiente y ha consumido una buena parte del tiempo. El segundo, es dejar que la tasa de frames no esté limitada a un número, pero en ese caso un procesador menos potente puede ser un cuello de botella y sacar menos frames por segundo bajo las mismas condiciones.

¿Qué ocurre si tengo núcleos de más a la hora de jugar?

Sin embargo, lo que nos preocupa es saber qué ocurre si un sistema es más potente. Es por ello que os hemos explicado la forma en la que el sistema asigna los procesos. Simplemente, un núcleo sobrecargado de ellos va a tener que resolverlos, por eso es importante no tener aplicaciones en segundo plano que puedan consumir recursos. Es por ello, además, que soluciones en contra de la piratería como Denuvo son altamente impopulares.

mod cyberpunk 2077

En la mayoría de los casos, los juegos se encuentran optimizados para funcionar a la cantidad de núcleos e hilos de ejecución que marcan sus especificaciones recomendadas, por lo que tener más en ese sentido no será una mejora, a no ser que estemos haciendo otras cosas al mismo tiempo como el streaming y estemos codificando por CPU. Pero hay escenas en los juegos que son sumamente complejas y de repente vemos una bajada en la tasa de frames. Pues bien, si resulta que el sistema operativo sabe que existen núcleos adicionales a los que asignarles el trabajo, pues lo hará y verás un aumento del rendimiento con ello.

No obstante, y con esto terminamos, las ganancias se irán reduciendo si vamos aumentando el número de núcleos. Tener un procesador de 12 núcleos y 24 hilos a día de hoy no es indispensable para jugar, pero está demostrado que entregan rendimiento extra. 16 núcleos y 32 hilos consiguen aumentar, pero más levemente. En todo caso, apostar por estas CPU es pagar de más para conseguir tener un sistema que te permita jugar en condiciones durante años.

1 Comentario