Intel tendría listas CPU a 10 nm ¡con doble socket y 12 núcleos!

Los 10 nm de Intel han sido extremadamente controvertidos desde su concepción hasta su llegada al mercado. Y aunque su desembarco calmó algo las aguas en el sector portátil, el mercado de escritorio ansía una lucha más cercana entre lo último de AMD con precisamente la última arquitectura de Intel. Puede que estemos más cerca de lo que pensamos de ver dicha lucha, ya que hoy se ha filtrado el primer procesador a 10 nm de alto rendimiento, ¡con 12 núcleos en configuración dual socket!

Parece que Intel está moviendo ficha en silencio y que sus 10 nm de escritorio y servidor no están tan lejos como se esperaba. Al menos eso es lo que desliza la suite Geekbench 4, la cual ha visto como un procesador en configuración de dos sockets pasaba por sus manos.

Intel seguiría trabajando en la frecuencia de sus 10 nm

Intel Xeon Ice Lake Geekbench

Ya sabemos que un proceso litográfico tiene dos vertientes totalmente distintas, ya que una se enfoca al bajo consumo y otra al rendimiento, el cual repercute en un consumo más elevado. Con sus Ice Lake-U en el mercado y llegando con cuenta gotas por la escasez, Ice Lake-S puede suponer un desafío para los de Swan.

Lo filtrado revela una configuración bastante llamativa, ya que según parece el procesador filtrado habría sido probado en una placa base con dos sockets, por lo que se especula con que estamos ante un Intel Xeon basado en la microarquitectura Ice Lake.

Intel Xeon Ice Lake Geekbench

Esto se refuerza cuando vemos el DisplayModel del mismo: 06_6AH, una denominación que dentro de los Whitepaper de la propia Intel viene especificado como lo nombrado: Xeon basado en Ice Lake. Geekbench hace referencia a la familia 6 modelo 106 y Stepping 0, por lo que no estamos ante un procesador ES como tal.

Lo más llamativo sin duda son sus frecuencias, ya que contiene una base de 2.2 GHz y un Boost de 2,69 GHz.

Nueva jerarquía de cachés

Intel Xeon Ice Lake Geekbench

Cuando miramos al reparto de las cachés nos damos cuenta que la configuración de procesadores usada revela dos six core, por lo que los datos de frecuencia pese a estar correctos desalientan un poco lo visto con Ice Lake-U. Siempre que Intel ha bajado de nanómetros ha tardado una generación más en subir la frecuencia y al parecer esta nueva microarquitectura no será distinta.

Las cachés también cambian, por lo que a diferencia del i7-8700K e i5-9600K, veremos 32 KB en la L1I, 48 KB en la L1D, 1,25 MB en la L2 y 9 MB en la L3, siendo todas por núcleo excepto esta última que será compartida por todos ellos. Los datos de Geekbench 4 en cuanto a puntuación no son nada del otro mundo, incluso se les puede calificar de bastante justos, ya que estos dos procesadores han conseguido 3427 puntos en singlecore y 27926 puntos en multicore.

Muy lejos de lo que un Ryzen 9 3900X puede conseguir, aunque es cierto que las frecuencias no acompañan en el caso del Xeon. Lo que parece claro es que Intel tiene mucho más avanzada la arquitectura de lo que se podría pensar, ya que no hablamos de procesadores de escritorio, sino de la gama más alta de procesadores de Intel.

De momento solo podemos especular con las frecuencias, pero lo que es seguro es que ningún procesador de 6 núcleos llegará a escritorio con un boost de 2,7 GHz, por lo que, conocido su reparto de caché, la pregunta más pertinente sería ¿a qué velocidad llegarán finalmente?