Intel ya es más rápido que AMD en juegos, ¡incluso con los i5!

Estamos en medio de la gran expectación de los Intel Core 12 y es totalmente normal y dentro de lo esperable que no paren de aparecer resultados de benchmarks para ponernos los dientes largos acerca de las maravillas de la nueva arquitectura de Intel con la que pretende hacer frente a los Ryzen 5000 basados en Zen 3. Esta vez os traemos el rendimiento del i5-12600K en Ashes of Singularity o AoS, ¿cómo es de rápido?.

Si alguna vez os habéis preguntado cuál es el motivo de utilizar Ashes of Singularity como benchmark la respuesta es sencilla: fue el primer juego en soportar la API DirectX 12 y por tanto es ideal para medir el rendimiento de nuevos procesadores y arquitecturas bajo dicho entorno. En el caso de los Intel Core 12 su rendimiento esto se vuelve más interesante por el hecho que hay juegos que tienen una gran cantidad de instancias y procesos que ocupan fácilmente los hilos de ejecución disponibles en el procesador.

Desde el momento en que un Intel Core 12 hay una parte de los núcleos que tienen menos rendimiento que otros siempre resulta curioso saber como escala el rendimiento de los juegos ante este tipo de arquitecturas de rendimiento tan dispar entre las diferentes partes del mismo. Especialmente porque no todos los procesos del juego requieren la misma potencia, pero no existen juegos que estén pensados para núcleos tan dispares en potencia.

Así rinde el i5-12600K en Ashes of Singularity

i5-12600K Ashes Singularity

Por el momento el @ es el más modesto de los procesadores basados en la arquitectura Alder Lake-S que veremos en la primera remesa. A la espera del eventual i5-12400F que veremos en unos meses y que reemplazará a la CPU con la mejor relación entre potencia y precio de 2021. El Benjamín de la nueva familia tiene una configuración de 10 núcleos, 6 de los cuales son de alto rendimiento y 4 de alta eficiencia. No olvidemos que la arquitectura Alder Lake-S puede combinar el uso de P-Cores y los E-Cores al mismo tiempo, por lo que en una distribución ideal de los procesos puede sacar una enorme ventaja de ello.

Pues bien, el i5-12600K ha sido puesto a prueba en el benchmark de Ashes of Singularity y se han encontrado con algunos problemas, ya que la prueba de rendimiento no ha sido todavía optimizada para el uso de núcleos heterogéneos de manera simultánea, provocando resultados dispares según que tipo de núcleo se iba utilizando en cada momento donde en el benchmark en modo Crazy 1080p se mueve entre los 39 y los 110 fotogramas por segundo.

i5-12600K AoS.

Por lógica la última cifra ha de hacer referencia al uso de los 6 núcleos P-Core dentro del i5-12600K y la más baja haciendo uso de los 4 núcleos E-Core. En dicho modo la puntuación máxima que obtiene es de 10800 puntos, lo que lo sitúa por encima de los 9800 puntos de su antecesor directo: el i5-12600K.

En cuanto a la comparación con su rival de AMD, el Ryzen 5 5600X, su desempeño en la prueba de rendimiento de AoS en modo Crazy 1080p ha sido de 8100 puntos. Lo que significa que ha sido el que saca el peor resultado de los tres.