¿Pueden los EEUU arreglar la escasez de chips para procesadores?

¿Pueden los EEUU arreglar la escasez de chips para procesadores?

Rodrigo Alonso

No es ningún secreto que existen graves problemas de suministro y fabricación en la industria de los semiconductores, y muy especialmente en TSMC. Esto está provocando problemas de escasez en GPUs, CPUs y consolas de nueva generación, lo cual parece que no le está haciendo gracia a las altas esferas de EEUU pues han emitido un comunicado para decir que están trabajando para poner fin a esta escasez mundial de semiconductores lo más rápido posible, ¿qué es lo que puede hacer EEUU para solucionar este problema?

Según una nueva declaración de la secretaria de prensa de la Casa Blanca de EEUU, Jen Psaki, la administración de Joe Biden está «identificando los puntos que hacen cuello de botella en la cadena de suministro de semiconductores y están trabajando activamente junto con las partes claves de la industria y con sus socios comerciales para intentar solucionarlo». ¿Lo conseguirán?

EEUU pretende finiquitar la escasez de CPUs, GPUs y consolas

Junto a estas declaraciones, la secretaria de prensa también dijo que Biden pretende firmar una orden ejecutiva en las próximas semanas que dirigirá una revisión integral de los problemas en la cadena de suministro para productos críticos, incluyendo la mismísima base: los chips.

oblea

Dos personas familiarizadas con los detalles de esta supuesta revisión han afirmado que esta durará 100 días y será dirigida por el Consejo Económico Nacional y el Consejo de Seguridad Nacional. Los planes se centran en la fabricación de semiconductores y métodos avanzados de encapsulamiento, así como minerales y materias primas críticas, suministros médicos y baterías de alta capacidad como las que se utilizan en vehículos eléctricos.

La industria automotriz estadounidense también se beneficiará de un suministro más amplio de chips, y el sindicato United Auto Workers emitió su propia declaración al respecto diciendo que «también pedimos a la administración y al consejo de Biden que desarrollen soluciones comerciales y políticas que garanticen que los avances de la tecnología puedan continuar». La declaración sigue a una carta del 19 de enero en la que el sindicato le pidió a la administración de Biden que considerara instar a las principales fundiciones de semiconductores aumentar la producción (ya hemos hablado de esto en el pasado y el problema es que por mucho que quieran, su capacidad de producción ya está al 100%).

Crear un «TSMC» en EEUU, ¿la solución a todos los males?

La seguridad nacional también es una de las preocupaciones del gobierno de EEUU, especialmente dado el aumento de las tensiones comerciales entre Estados Unidos y China durante el año pasado; si bien TSMC tiene su sede en Taiwán, la situación política entre Taiwán y China es igualmente tensa.

China Semiconductores

También se están desarrollando otras medidas en la industria de los semiconductores, con una carta enviada al presidente firmada nada menos que por los directores ejecutivos de Intel, AMD y Qualcomm, y que insta a su administración a aumentar el apoyo del gobierno a la producción nacional de chips, un tema desafiante que viene ya de largo debido a las subvenciones extranjeras a I+D y las plantas de fabricación de chips.

Este es en sí mismo bastante esclarecedor, dado que tanto AMD como Qualcomm dependen de socios extranjeros como TSMC para la producción de sus productos. Otros 18 directores ejecutivos firmaron la carta, en la que señalan que la participación de Estados Unidos en la fabricación de chips se ha reducido un 12% desde 1990. Las demandas específicas en la carta incluyen «fondos sustanciales para incentivar la fabricación de semiconductores, en forma de subvenciones y / o impuestos créditos».

Si bien parece que gran parte de la presión del lobby que enfrenta la administración de Biden se centra en llevar la producción de chips al ámbito de las empresas estadounidenses, también es posible que las soluciones del presidente, que busca una mayor inmediatez, pasen por aprovechar el trabajo de la administración anterior con TSMC para construir una fábrica en su suelo nacional.

¿Solucionará todo esto los problemas de escasez de chips para GPUs, CPUs y consolas? A corto plazo desde luego que no, pero si al menos logran que la situación que vivimos no se vuelva a repetir ya habremos ganado bastante.