AMD apuesta por Linux y mejora SmartShift para portátiles con APU

Uno de los apartados más criticables en la industria del PC es precisamente el soporte para sistemas operativos fuera de Windows. Y es que muchos usuarios no quieren trabajar o jugar con el SO de Redmond y se pasan a Linux como tal, por lo que cualquier mejora o soporte de tecnologías es bienvenido por la comunidad. AMD ha dado un paso en este sentido y ahora está mejorando la compatibilidad de su tecnología SmartShift para Linux. ¿Qué mejoras hay?

El lanzamiento de los nuevos procesadores de AMD para portátiles va a traer bastantes cosas buenas al ecosistema Linux como tal. Y es que si a esto le sumamos la incorporación de GPUs mobile de la serie RX 6000, pues tenemos un cómputo muy completo por un precio atractivo y además donde podemos prescindir de Windows 10 sin renunciar a características clave.

AMD SmartShift para Linux, ¿otro paso para dejar Windows?

AMD-SmartShift

Que Windows 10 domina el mercado con mano de hierro no le sorprenderá a nadie, pero Linux poco a poco va rascando cuota y con el apoyo de AMD dará otro pasito más hacia esa independencia que los usuarios buscan.

En el Computex de hace solo unos días la compañía mostró los primeros portátiles con las RX 6000M unidas a los procesadores Ryzen 5000, un ecosistema que se va a ver potenciado en el competidor de Windows gracias al nuevo soporte para SmartShift. Hace solo 3 días la propia AMD lanzó un parche dando soporte bajo Linux a esta tecnología cuando el software detectaba una tarjeta gráfica Radeon, pero hoy otro parche va a hacer el resto.

Las funciones de SmartShift son muy variadas, desde control hasta monitoreo del sistema y aquí es precisamente donde este nuevo parche mejora en Linux. Ahora SmartShift expone la información para ser compartida a través de sysfs, monitorizando el comportamiento de esta tecnología en tiempo real y juzgando si está trabajando como se espera.

¿Es el inicio de un mejor soporte en Linux?

AMD-SmartShift-4

Pues no está claro, pero es un primer paso sin duda. AMD está impulsando sus tecnologías fuera de escritorio y lejos de Windows, lo que mejora el ecosistema de PC general permitiendo a los usuarios que compren sus productos instalar la distribución de Linux que deseen sin perder prestaciones en sus equipos.

Un segundo parche lanzado ayer agrega además la capacidad de control de los parámetros de distribución de la energía entre CPU y GPU mediante SmartShift a Linux. Así, los usuarios podrían controlar cuanta energía va hacia un componente u otro, permitiendo una mejor eficiencia térmica si el portátil en cuestión sufre de sobrecalentamiento y el software no hace el trabajo correctamente de forma automática.

Las dudas están más en el lado del hardware que del software, ya que se rumorea que AMD no tendría suficiente capacidad de producción de TSMC para los chips portátiles, tanto CPUs, APUs como GPUs, lo que deja a sus socios con una mano adelante y otra atrás a la hora de ofrecer los portátiles a los usuarios y tiendas.