Por qué comprar una silla gaming barata es una mala idea

Por qué comprar una silla gaming barata es una mala idea

Rodrigo Alonso

Desde hace ya bastante tiempo, la silla se considera un periférico más del PC, puesto que al fin y al cabo la estamos utilizando durante horas y horas todos los días. A este respecto, es probable que estés pensando en comprar una silla gaming para tu PC y que, por supuesto, prefieras una barata para no gastar demasiado dinero pero, ¿es esto una buena idea? En este artículo te vamos a contar por qué no debes escatimar a la hora de comprar tu próxima silla gaming… o te arrepentirás.

Las sillas gaming se han diferenciado del resto de sillas ya no solo por su estética agresiva, que en realidad no siempre es así, sino más bien por una ergonomía basada en los coches de carreras que nos permite estar sentados cómodamente durante horas y horas sin sufrir cansancio ni dolores, y por ese motivo aunque tengan el apelativo «gaming», siempre serán recomendables para usuarios que pasen mucho tiempo frente al PC. Pero claro, a la hora de comprar, hay modelos mucho más caros y baratos que otros así que, ¿deberías ahorrar más para ir a por una silla mejor o simplemente con ir a por la silla gaming más barata te valdrá?

No escatimes cuando vayas a comprar tu silla gaming

Antes de nada, hemos de decir que lo que para una persona puede resultar barato, para otra no tanto, y es que cuando hablamos de sillas gaming los precios suelen oscilar entre algo más de 100€ y más de 600€ en los modelos tope de gama. Con todo, también hemos de deciros que una silla gaming barata no tiene por qué ser mala, pero en lo que debes fijarte es en que el modelo que compres sea de calidad.

Silla Noblechairs reventada

Por otro lado, dependiendo del uso, cómo la trates y si le das un mantenimiento adecuado, incluso una silla gaming de buena calidad y de una marca de renombre terminará por estropearse, ya que nada es eterno y más cuando hablamos de un producto que estamos utilizando todos los días, muchas horas al día. Eso sí, quizá si una silla de buena calidad ha terminado en mal estado tras 5-6 años de uso, si fuera un modelo barato y de menos calidad este periodo se habría reducido a 1-2 años.

Generalmente, las sillas de piel terminan desgastadas en los reposa brazos y en el asiento, mientras que las de tela terminan también desgastadas y con «bolitas» en esas zonas de mayor desgaste. Otro elemento que tiende a estropearse es la base, pues en las sillas baratas de mala calidad termina rompiéndose o doblándose por el peso (esto rara vez va a pasar en una silla buena, pero es lo más frecuente en las malas), así como el pistón, que deja de funcionar.

Cómo saber si una silla es buena

Seguramente pensarás «Vale, mejor no escatimar en la silla y gastar un poco más de dinero en tener una buena pero, ¿cómo saber qué silla es buena?». La respuesta a esta pregunta es que debes fijarte en los detalles, y no solo en la estética o en la ergonomía, ya que una silla gaming barata puede tener una estética llamativa y una buena ergonomía, pero aquí el punto es que con el paso del tiempo dejará de ser tan cómoda y podría romperse mucho antes que una de buena calidad.

Newskill Takamikura

Por ejemplo, si una silla tiene la base en estrella (donde se instalan las ruedas y el pistón) de metal, siempre será más resistente que una de plástico. De igual manera, fíjate en la clase de pistón que utiliza (las buenas llevan Clase 4), y si es de piel sintética, fíjate en los acabados y las costuras, que se vean de buena calidad y que la piel no tenga demasiados brillos (si brilla demasiado, mala señal, es «plasticorro» y no piel sintética).

Finalmente, te recomendamos que no compres sillas gaming de marcas desconocidas, y que busques marcas de renombre tanto por la confianza que puedas tener en su calidad, como por la garantía si tienes problemas. Marcas buenas de sillas gaming pueden ser: Secretlab, Noblechairs, CORSAIR, Newskill, Drift, Vertagear, AKRacing, DXRacer… entre otros.

¡Sé el primero en comentar!