La PS5 sigue sin soporte oficial para SSD externo, y estos son los motivos

Hace unos meses que salió la nueva consola de SONY y PS5 sigue teniendo problemas de almacenamiento. Todo ello debido a la incapacidad de poder instalar, por el momento, un SSD M.2 NVMe en su interior y al hecho que SONY ha optado por una capacidad de almacenamiento más baja de lo esperado. ¿Hasta qué punto es esto un problema y por qué?

Si hay una tecnología que define la nueva generación de consolas esta es sin duda el SSD con su enorme velocidad, pero la contrapartida es tener poco almacenamiento, lo que fuerza a tener una limitada colección de juegos en la memoria de la consola. En una consola que herede la enorme colección de su antecesora y promete tener un catálogo inmenso, esto es un problema.

Los juegos de PS5 requieren el SSD para funcionar

PS5 SSD

Todos los juegos para PlayStation 4 están diseñados para que el streaming de datos desde el disco se haga de acorde al ancho de banda del disco duro de dicha consola, que es donde se instalan los juegos. Esto significa que en el código del juego ha de quedar explicito la cantidad de información que se traslada desde el almacenamiento SSD a la RAM.

La unidad SSD de PS5 tiene una velocidad de comunicación de 5.5 GB/s, el HDD de PS4 en cambio hace uso de una interfaz USB interna para transmitir los datos. Y si, por sorprendente que parezca no es SATA. ¿La velocidad de transferencia? 5 Gbits/s teóricos, pero por limitaciones de los discos duros se quedan de medía en los 150 MB/s.

PS5 SSD versus HDD rendimiento

Por lo que estamos ante una diferencia de una orden de magnitud en la transferencia de datos entre el almacenamiento y la RAM. A todo esto sumadle el soporte de sistemas de compresión y descompresión de datos al vuelo y nos podemos encontrar con tasas de información transmitidas de 9 GB/s hasta los 20 GB/s gracias a sistemas de compresión como Oddle Kraken. Hay que aclarar que las tasas de transmisión de datos no es la cantidad de datos sino la velocidad a las que se mueven.

Otro de los factores son los tiempos de búsqueda en un disco duro convencional, los cuales añaden latencia en la búsqueda y la transferencia de datos entre estos y la RAM. Todo esto no es exclusivo de PS5 y su SSD, sino que también ocurre en las consolas Xbox Series, donde los juegos tampoco se pueden jugar desde el SSD.

La última actualización no soluciona los problemas de almacenamiento de PS5

PS5 almacenamiento USB

SONY acaba de actualizar la consola con una función, la posibilidad de poder mover los datos desde el SSD a un disco duro externo vía USB. ¿La polémica? Por los motivos que os hemos comentado en la sección de arriba, los juegos de PS5 no se pueden ejecutar desde el USB externo, lo cual no debería ser una sorpresa para nadie que conozca el funcionamiento de cualquiera de las consolas de nueva generación, pero un engorro si queremos tener varios juegos instalados.

El hecho de poder mover la información del SSD a un disco duro USB no solamente sirve para realizar copias de seguridad y no tener que esperar a instalar los juegos de nuevo, sino que sirve para los juegos de PlayStation 4, los cuales funcionan perfectamente desde estos discos al no necesitar los bajos tiempos de búsqueda y anchos de banda de los juegos de PS5. En realidad el SSD poco hace en juegos pensados para funcionar en un HDD con una velocidad de transferencia de 150 MB/s, más allá de acelerar los tiempos de carga.

Por otro lado, hemos de tener en cuenta que SONY aún no ha actualizado la consola para poder ampliar el almacenamiento SSD de la misma. Por lo que sus usuarios se ven limitados a los 667 GB de almacenamiento. Esto fuerza a que muchos tengan que mover sus juegos de PS4 al USB para obtener el espacio necesario para poder jugar.

¿Qué impide a SONY permitir ampliar la capacidad interna de PS5?

PS5 Board SSD

Oficialmente no han dado una respuesta, pero se ha de tener en cuenta que SONY ha de certificar las diferentes unidades M.2 que salgan para la consola. No olvidemos que el puerto de expansión es interno y es necesario en una unidad de este tipo con bus. PCI Express 4.0, esté bien refrigerada, eso de entrada ya limita la cantidad de unidades compatibles.

El otro problema es el hecho que al contrario de lo que ocurre en las Xbox Series X y S, donde el almacenamiento interno y el externo tienen acceso al SoC de la consola, en el caso del SSD de PS5 no es así. El SSD de la expansión se conecta con el controlador flash custom que tiene la consola y no directamente con el SoC, esto significa que la búsqueda de datos en el SSD M.2 NVMe no la hace su controlador flash, sino el de la consola, lo cual requiere adaptar la unidad de antemano.

Esto nos lleva a pensar que ninguno de los SSD PCI Express 4.0 son compatibles a no ser que estos tengan una actualización de su firmware. En todo caso SONY ya debería haber enviado una lista de requisitos a los fabricantes de unidades SSD. Aunque tendremos que esperar a verano para ver si los problemas de almacenamiento de PS5 se han solucionado.