La nueva Xbox ganará rendimiento en juegos gracias al audio

La nueva Xbox ganará rendimiento en juegos gracias al audio

Rodrigo Alonso

Uno de los diseñadores del prestigioso estudio Ninja Theory ha confirmado de primera mano que la Xbox Series X de Microsoft tendrá una tarjeta de sonido dedicada, lo que significa que no perderá rendimiento cuando tenga que lidiar con juegos con audio complicado, especialmente aquellos con sonido Dolby/DTS y con el nuevo Audio Ray Tracing.

Esta confirmación ha venido de Daniele Galante, diseñador de sonido senior de Ninja Theory, quien ha confirmado abiertamente que la nueva Xbox de Microsoft contará con un chip de audio dedicado, lo que significa que los diseñadores de sonido no tendrán que pelearse con los programadores por los recursos del procesador y la memoria.

«Vamos a tener un chip dedicado para trabajar con el audio, lo que significa que por fin no tendremos que pelearnos con los programadores y artistas por los recursos de memoria y potencia del procesador. Damos por hecho que los gráficos tienen su propio procesador dedicado, pero con el audio nunca lo habíamos tenido antes. A partir de ahora, tendremos nuestra propia capacidad de proceso dedicada».

¿Que implica que la Xbox Series X tenga un chip de audio dedicado?

Hoy en día el audio en los juegos es cada vez de mejor calidad, con mayores compresiones -que el procesador de audio debe interpretar-, con más canales y más efectos. Esto significa que cuando estemos escuchando estos increíbles sonidos, el rendimiento puede verse impactado ya que al fin y al cabo le le está exigiendo al procesador más trabajo del que tiene ya de por sí con el juego, además de que este audio también necesita recursos de memoria, como todo.

Mejor rendimiento

Por lo tanto, que la Xbox Series X tenga una tarjeta de sonido dedicada -o al menos un chip de audio– significa que la consola no verá su rendimiento reducido cuando tenga que lidiar con este tipo de audio, por lo que se puede decir que gana rendimiento en comparación con la competencia.

Y es que realmente, cuando hablamos de rendimiento en un juego el audio no es algo que se suela tener demasiado en cuenta. Lo que cuentan son los gráficos y claro, para ello sí que tenemos las GPUs dedicadas con su VRAM que nos garantizan el mejor rendimiento. No obstante, en las consolas el audio siempre ha tenido que compartir recursos con todo lo demás, en muchos casos teniendo un impacto negativo en el rendimiento del juego especialmente en aquellos con sonido muy elaborado.

Así lo ha expresado también el diseñador de audio de Ninja Theory:

«Diseñar videojuegos siempre tiene a los diseñadores en tensión para no sobrepasar las limitaciones técnicas del hardware. Dependiendo de la situación, estas limitaciones pueden ser mayores o menores cuando se evoluciona a nuevos modelos de consola, pero al mismo tiempo siempre hay una constante: siempre hay un máximo número de canales que podemos reproducir, o de lo contrario el juego va a empezar a tener «lagazos»».

Mejor calidad de sonido

El tener un chip de audio dedicado también significa, potencialmente, que la consola podrá proporcionar mejor calidad de sonido, y como ya se ha confirmado esto incluye «Audio Ray Tracing». Sí, trazado de rayos también para el sonido.

«Con la introducción del trazado de rayos acelerado por hardware en la Xbox Series X se nos han abierto las puertas para unos nuevos escenarios en los que podemos ver luces más realistas y mejores reflejos, pero también se puede utilizar para mejorar el audio espacial y así tener trazado de rayos de audio al mismo tiempo».

En definitiva, que la Xbox Series X tenga un chip de audio o una tarjeta de sonido dedicada aporta muchas ventajas, pero especialmente mejor rendimiento y más posibilidades para mejorar el sonido.