Análisis a fondo: ¿cómo de superior es la XSX frente a la PS5?

Análisis a fondo: ¿cómo de superior es la XSX frente a la PS5?

Rodrigo Alonso

Las especificaciones técnicas de Xbox Series X y PS5 ya están -prácticamente- sobre la mesa, y sobre el papel la consola de Microsoft es claramente superior a la de SONY, lo que ha supuesto que muchos fans de PlayStation se sientan más inclinados a comprar la Xbox para la próxima generación. En este artículo vamos a analizar los datos de que disponemos en este momento para ver cómo de superior es la Xbox Series X frente a la PlayStation 5, especialmente si tenemos en cuenta las consolas de la actual generación.

La verdad es que resulta muy fácil ver los números de ambas consolas y decir que qué le ha pasado a SONY para hacerlo tan mal con PlayStation 5, incluso teniendo en cuenta la característica de la que más presumen, su SSD personalizado que prácticamente va a acabar con los tiempos de carga (o eso dicen). Pero, ¿qué pasa si comparamos la PS5 con la PS4 de actual generación? Que el salto de prestaciones es inmenso.

PS5 vs PS4, ¿cómo ha mejorado SONY su consola?

Comparativa PS4 vs PS5

Si comparamos la PS5 con la PS4 de actual generación nos encontramos un salto de prestaciones enorme. Para empezar, el proceso litográfico del procesador ha pasado de 28 a 7 nanómetros, mejorando enormemente la eficiencia y la potencia. El número de transistores se ha doblado, así como se ha doblado la velocidad de los núcleos del procesador, que aunque siguen siendo 8, ahora en PlayStation 5 tienen el doble de hilos de proceso.

En cuanto a la GPU, el número de Shaders, TMUs y ROPs se ha doblado, mientras que su velocidad de funcionamiento casi se ha triplicado, pasando de 800 Mhz a 2.233 Mhz. En cuanto a la potencia de cómputo bruto FP32, los famosos TFLOPs, pasamos de 1.84 a 10.3 TFLOPs, multiplicando la cifra por más de 5. La memoria se duplica, pasando de 8 a 16 GB, mientras que su ancho de banda se ha multiplicado por 2.5. En cuanto al almacenamiento, pasamos de 100 MB/s a 5500 MB/s, un salto de prestaciones inmenso.

Es cierto que, con todo esto, el TDP de la consola se ha doblado, pero el incremento de rendimiento es abismal y si la PS4 ya es capaz de mover algunos juegos a resolución 4K (al menos la PS4 Pro, que es cierto que es bastante superior a la PS4 base que se compara aquí), no podemos sino imaginar de lo que la PS5 será capaz con estas cifras.

Xbox Series X vs PS5 vs actual generación de consolas

Ciertamente, la Xbox Series X es muy superior a la PS5 en cuanto a números, y realmente la consola de SONY solo «gana» en cuanto al rendimiento de su SSD personalizado y porque tiene 30W menos de TDP que la consola de Microsoft. Sin embargo, las diferencias entre ambas consolas no son tan abismales como lo son con las de anterior generación -bueno, en cuanto a GPU la XSX sí que le saca una buena ventaja a la PS5-.

Todo esto es para decir que el salto de prestaciones intergeneracional es inmenso tanto para Xbox como para PlayStation, y aunque la consola de Microsoft tenga más «músculo» al final ya sabéis que queda en la mano de los desarrolladores el optimizar sus juegos para el hardware que tienen disponible.

No estamos defendiendo a la PS5, simplemente queremos deciros que no hay que poner el grito en el cielo y saltar simplemente a por la consola más potente, ya que como también sabéis al final lo que marca las ventas de las consolas serán los juegos exclusivos, en los que los propios SONY y Microsoft están implicados en su desarrollo y, por lo tanto, podemos estar seguros de que la optimización será total.