Nuevas patentes desvelan el mando de PS5, y que tendrá «cartuchos SSD»

Dos nuevas patentes han hecho su aparición, y ambas son relativas a la próxima Sony PS5. Una tiene que ver con el nuevo mando DualShock que vendrá con la consola, y la otra muestra unos SSD en forma de cartucho con conector propietario que, presumiblemente, también será utilizado en la consola y que, de ser así, podrían volver las consolas de cartuchos en detrimento de los Blu-Ray actuales.

El nuevo mando de PS5

El nuevo mando que vendrá con la próxima consola de Sony no tiene muchos cambios con respecto al actual. Según se puede ver en la patente publicada, los gatillos son adaptativos, lo que significa que tendrán más o menos resistencia según el juego al que estemos jugando. Es de entender que esto también será configurable por parte del usuario, pero de ser así, lo será en las opciones de los juegos.

También se incorpora un conector de carga en formato USB-C en vez del Micro USB actual, y una gran novedad es que se habla de unos motores hápticos altamente programables colocados en la zona inferior, donde normalmente están los vibradores, lo que da a entender que serán sustituidos por este sistema más avanzado. El último cambio es relativo al micrófono, ahora integrado y ubicado en la zona inferior, donde antes estaba el conector minijack.

¿SSD en forma de cartuchos para la Sony PS5?

La segunda patente es relativa a un nuevo dispositivo, que no es sino un cartucho de almacenamiento con un SSD en su interior y, por supuesto, con conector propietario de Sony para que no pueda ser utilizado en otros dispositivos. Los analistas dicen que podría ser también destinado a la PS5 pero quizás lo sean para la hipotética sucesora de la PS Vita.

En cualquier caso, según la patente Sony dice que son «medios de grabación que podremos introducir y extraer fácilmente para ampliar la capacidad de almacenamiento», así que nosotros nos inclinamos más a que sean como discos duros intercambiables para que resulte sencillo adquirir almacenamiento adicional para la consola, y no que los juegos ahora vayan a venir en forma de cartucho como sucedía hace varios lustros con las primeras videoconsolas que llegaron al mercado, como la NES Nintendo o la SEGA MegaDrive.

 

Realmente, tiene bastante más sentido esta segunda opción. Los Blu-Ray de los juegos son muy baratos de fabricar y la distribución y materias primas están a la orden del día. El cambiar los juegos a formato de cartucho, y más si son SSDs aunque sean de baja capacidad, incrementaría bastante los costes de fabricación, algo que desde luego no le conviene a Sony.

Sin embargo, supongamos que la Sony PS5 viene con un almacenamiento interno de 500 GB en formato SSD, con algunas variantes puede que incluso de 1 TB, que ya será bastante rápido. Sin embargo, ya hemos visto que al final, con las descargas y compras de juegos en formato digital, este almacenamiento se torna insuficiente y obliga a muchos usuarios a estar borrando constantemente sus juegos o a adquirir unidades de almacenamiento USB para ampliar el espacio disponible para juegos.

Si Sony lanzara sus propios cartuchos SSD para almacenamiento extendido, y más con conector propietario, sería todo un filón para aumentar sus ventas de hardware. Y ya si bloquean el poder usar almacenamiento extendido con discos USB, que es lo que se puede hacer con la PS4, obligaría a los usuarios a tener que comprar estos cartuchos. Una práctica seguramente abusiva, sí, pero desde luego rentable, y con los tiempos que corren y el precio que tendrá la consola (se prevé por encima de los 500 euros), pues la verdad es que tiene toda la pinta de que será así.