Más pequeña y eficiente, así será el rediseño de la PS5 con SoC 6 nm

Los jugadores que tengan cierto conocimiento sobre el hardware de las consolas sabrán que tanto Sony como Microsoft generalmente comienzan a rediseñar sus dispositivos algún tiempo después del lanzamiento. En los últimos tiempos hemos sabido que, en el caso de Sony, podrían estar acelerando este rediseño en aras de lograr utilizar materiales que no tengan escasez para que los usuarios puedan comprar su PS5, pero este rediseño podría dar un paso más allá en términos de rendimiento y sobre todo eficiencia ya que parece ser que los japoneses emplearán un nuevo SoC personalizado de TSMC a 6 nm.

En la mayoría de casos, cuando se produce un rediseño de las consolas de actual generación su tamaño suele verse reducir, pero esto por norma general solo es posible porque cambian el SoC a un modelo más eficiente que produce menos calor y que, por lo tanto, no necesita un sistema de refrigeración tan grande. Las CPU y GPU fabricadas con nuevos procesos se utilizan para reducir costes y el consumo entregando la misma potencia o más, y en el caso de las consolas esto no es una excepción.

El SoC de la próxima PS5, fabricado por TSMC a 6 nm

Según informa Digitimes, Sony está ahora mismo en conversaciones con varios de sus socios en relación a la preparación de un rediseño de su actual consola PS5, y de hecho ya estarían preparando la hoja de ruta que situaría su lanzamiento hacia el segundo o tercer trimestre de 2022. Sony repetiría con TSMC para la fabricación de su SoC personalizado, pero en este caso se mejoraría la litografía y bajaría a los 6 nm frente a los 7 nm del procesador actual de la PS5.

SoC PS5

En comparación con el proceso N7, la densidad de transistores aumentaría un 18% debido al proceso N6 de TSMC pero manteniendo las mismas condiciones de diseño, infraestructura de conexión, programa de simulación SPICE e IP. Esto reduciría considerablemente los costes de producción y desarrollo al mismo tiempo que se mejoraría la eficiencia, permitiendo que la consola se pudiera construir con un sistema de refrigeración más sencillo al generar el SoC menos calor, o dicho de otra manera, con este SoC a 6 nm podríamos ver una nueva PS5 bastante más pequeña que la actual (de hecho el tamaño de la PS5 es una de las quejas de los usuarios actualmente, ya que es inmensa).

Ahora bien, seguro que muchos de vosotros os preguntáis por qué Sony habría decidido utilizar el proceso a 6 nm de TSMC para su nueva versión de PS5 en lugar del nuevo proceso a 5 nm, y la respuesta es muy simple: porque si bien el proceso a 6 nm reduciría costes, el de 5 nm los aumentaría ya que es todavía demasiado nuevo y está «verde», por lo que el rendimiento de producción es todavía bajo y por ello sus costes de fabricación más elevados.

Ahora sí, la próxima PS5 podría ser «slim»

La noticia actual es que la nueva versión de la consola Sony PS5 cambiará el proceso de fabricación de su SoC personalizado, pero si hace no mucho os decíamos que potencialmente era probable que el rediseño mantuviera la estética, sabiendo que se baja de litografía sí que podemos decir a ciencia cierta que, de nuevo potencialmente, la consola sí que podría ser bastante más pequeña, incluso como para que Sony la llamara «slim» como ha hecho con generaciones anteriores de sus consolas.

Versiones PS4

Es un hecho que muchos de los poseedores de la consola de Sony están descontentos con su tamaño y el ruido que genera; un rediseño que haga que consuma menos y genere menos calor es importante, pero una modificación completa de su sistema de refrigeración que permita que la consola haga menos ruido y que ocupe menos espacio no lo es menos.

Se entiende que el propósito de Sony con este rediseño es otro (ahorrar costes y tener más stock principalmente), y de hecho Sony ya declaró que desde que se lanzó la PS5 en noviembre del año pasado ya han vendido más de 7,8 millones de unidades y pretenden doblar la cantidad durante los meses venideros, pero el lanzar un modelo más pequeño y silencioso pero igual de potente podría convertirse en un aliciente muy importante, especialmente si esto a su vez significa que hay stock y que la consola se puede comprar.