La culpa de la escasez de PS5 sería de SONY: no quiere vender más

PS5 es un éxito indiscutible si del público hablamos, pero si enfocamos esos términos directamente a SONY todo cambia. Y es que la consola está en el punto de mira de la compañía constantemente porque tiene un problema: no es rentable económicamente. La razón nos dice que vender más es sinónimo de mejor, pero según el último informe financiero presentado por la compañía esto está más que en entredicho. ¿Acaso SONY limita las ventas de PS5?

¿Quieres comprar una PS5? Suerte, porque es realmente complicado encontrar una al precio MSRP que fija la compañía y las que hay de segunda mano están en brazos de la especulación. No es el mismo panorama que en las tarjetas gráficas, pero tiene algún que otro tinte similar, salvo por el hecho de que podría ser que SONY esté limitando voluntariamente el stock.

PS5 y las ventas: muy por debajo de PS4

PS5 Negra Horizontal

Siendo la PS4 la consola más vendida de la historia es normal que siempre se esté comparando a PS5 con ella. El problema es que la última no enfrenta un escenario como el que tuvo la primera, ya que ahora la situación es mucho más complicada. Navidad ha dejado unos informes curiosos que SONY ha compartido y que reflejan que PlayStation 5 es una mina de oro, pero con pies de barro.

En el último trimestre del año pasado se han venido 3,9 millones de unidades de PS5, un aumento pequeño aunque notorio desde los 3,3 millones del trimestre anterior. El 2021 cerró con unas cifras de ventas totales de 17,3 millones de unidades, lo cual supone una cifra por debajo de lo conseguido por PS4 por nada menos que 3 millones.

Además, la división de juegos de SONY perdió un 8% interanual en ingresos, aunque las ganancias aumentaron un 12,1%. ¿Qué significa esto? Pues que si cruzamos todos los datos y ponemos la oreja en ciertos actores de la industria tenemos un cóctel bastante curioso y posiblemente insólito en este sector.

La PS5 genera cada vez más pérdidas: ¿stock limitado voluntariamente?

PS5 Portada Alternativa

Según parece y hemos oído hablar a ciertos directivos de SONY, parece que la compañía no puede fabricar más PS5 por diferentes motivos de limitación de la industria en la crisis de los semiconductores que vivimos. Pero lo cierto es que PS5 sigue siendo deficitaria para SONY, es decir, el hardware que implementa hace perder dinero a la compañía.

Esto presenta una paradoja increíble que podría explicar el casi nulo stock de la consola de los nipones: SONY no quiere vender más consolas, no quiere ni fabricarlas. Recupérate del shock y vamos a explicar los motivos. Vender menos consolas tiene un efecto positivo económicamente hablando, porque al ser una consola deficitaria vender más unidades significa un agujero económico mayor, así que vender menos significa ganancias mayores, entendiendo en este caso ganancias como generar menos pérdidas económicas.

La teoría nos dice que si en vez de encargar 1 millón de unidades pidiésemos 10 millones el fabricante o fabricantes de los componentes pedidos nos haría mejor precio. Eso sigue cumpliéndose, pero el problema es que hay componentes que están tan disparados de precio que el número de unidades pedidas no compensa el gasto y posiblemente no lo haría jamás.

Por lo tanto, se limita la compra de componentes para un número de consolas en concreto, minimizando pérdidas y esquivando lo mejor posible los golpes, puesto que el precio de la PS5 no sube y eso hace que SONY tenga que limitar, supuestamente, el stock. Aquí el mercado dicta las normas y los japoneses son más inteligentes que AMD y NVIDIA con sus GPU. ¿Para qué quieres fabricar y lograr ventas de PS5 a 700 euros si las van a comprar un número limitado de usuarios? Las consolas no generan valor como sí lo hacen las GPU con Ethereum u otras criptomonedas, por lo tanto, la voracidad de stock no sería tal y crearía una mala imagen de marca de la compañía.