Las herramientas para «acelerar tu PC» no sirven: estos son los porqués

Las herramientas para «acelerar tu PC» no sirven: estos son los porqués

Rodrigo Alonso

Cuando el PC deja de funcionar tan bien como debería, es normal que comiences a buscar herramientas de limpieza o de mejora de rendimiento. Hay muchas que prometen acelerar el PC con solo pulsar un botón, pero la realidad es que la inmensa mayoría de ellas no valen para absolutamente nada y, de hecho, pueden llegar a ser contraproducentes. En este artículo te contamos por qué esto es así.

Los llamados «optimizadores» o «speed boosters» para el PC prometen mejorar y acelerar el rendimiento de tu PC, deshaciéndose de la «basura» que no necesitas y modificando la configuración para que todo funcione mejor. Pero del dicho al hecho, hay mucho trecho, y en el peor de los casos podrían incluso dañar tu configuración y hacer que el PC deje de funcionar. Veamos por qué.

5 razones por las que ese software no va a acelerar tu PC

Para empezar, debes saber que desde hace ya más de un lustro, Windows tiene sus propias optimizaciones integradas en el sistema operativo, facilitándonos a los usuarios esas tareas de optimización y limpieza que nos prometen hacer automáticamente las mencionadas herramientas. Hablamos de utilidades como el Desfragmentador de discos, que puede optimizar el funcionamiento de los SSD inclusive, el Editor de Registro, herramientas de análisis de rendimiento, diagnóstico de memoria, etc. Tienes una miríada de utilidades integradas en Windows para ayudarte a acelerar el PC.

Herramientas de Windows

No obstante, si estas herramientas que prometen optimizar el PC usaran estas herramientas de forma automática no habría problema… el problema es que la mayoría no funcionan en absoluto. De hecho, aquellos que optimizan tu PC borrando archivos temporales, entradas inválidas en el registro, cookies, archivos fragmentados, etc. pueden llegar a darte problemas por eliminar cosas que no deben y que, al fin y al cabo, no van a acelerar absolutamente nada en el PC.

De hecho, el efecto puede ser contraproducente porque además de que pueden dañar algo en el equipo, pueden provocar el efecto adverso y penalizar el rendimiento. Muchas de estas herramientas gratuitas se incluyen con software adicional «escondido», porque lo instalan sin que casi nos demos cuenta durante la instalación del primero. Estos programas no deseados pueden ralentizar el sistema al ejecutarse en segundo plano o bombardearlo con anuncios en el navegador y ventanas emergentes en el escritorio que no sabes de dónde han salido.

Popups Windows

La cuarta razón para no utilizar este tipo de herramientas es porque el Antivirus (incluso el integrado en Windows) puede dar falsos positivos. Muchas herramientas de limpieza del PC incluyen un componente antivirus que se ejecutará en el PC de forma rutinaria (ralentizando el rendimiento) y detectando miles de archivos como falsos positivos (porque no son antivirus de verdad en realidad). La eliminación de estos archivos puede conducir fácilmente a que funciones esenciales del PC dejen de funcionar como deben.

Adicionalmente, muchas de estas herramientas contienen a menudo malware, y ya sabes lo que eso puede hacerle al PC y a los archivos. Muchas veces te lo hemos dicho, pero lo volvemos a repetir: con que tengas un poquito de cuidado y «cabeza» a la hora de utilizar el PC y, sobre todo, navegar por Internet y descargar archivos, con Windows Defender tienes más que de sobra para mantener tu PC protegido.

El quinto motivo es que, ya lo habrás deducido, la mayoría de estas herramientas no son sino scams. Prometen acelerar tu PC y mejorar su rendimiento cuando en realidad lo que buscan es instalar esos softwares secundarios que te muestran publicidad, y además su desempeño suele estropear el PC y lastrar su rendimiento (prueba de ello es que muchas de estas herramientas se reconocen como virus por muchos Antivirus (de los de verdad)).

En resumen, no te creas todo lo que te dicen: no hay herramientas milagrosas que van a mejorar el rendimiento del PC con un solo clic, así que no fíes de lo que ves por Internet, y menos si proviene de páginas web poco conocidas o de dudosa procedencia. Si quieres optimizar el rendimiento del PC, busca tutoriales en páginas web fiables y honestas y, aunque te cueste algo más de trabajo, conseguirás acelerar el PC y evitar posibles problemas.

¡Sé el primero en comentar!