Nueve aspectos a considerar al comprar un PC gaming esta Navidad

Nueve aspectos a considerar al comprar un PC gaming esta Navidad

Rodrigo Alonso

Si estabas pensando en comprar o montar por piezas (o actualizar tu PC actual, claro) un nuevo PC gaming durante esta Navidad, hay muchos aspectos que deberías tener en cuenta para acertar, especialmente por el estado en el que está ahora mismo la industria del hardware. Por este motivo, en este artículo te vamos a dar una serie de recomendaciones, o más bien vamos a poner de manifiesto cuáles son los aspectos principales en los que deberías fijarte.

¿Te imaginas dejarte un auténtico dineral en un nuevo PC gaming y que luego no de la talla o que se te quede corto? Desde luego, sería una situación de lo más desagradable para cualquiera, así que siempre es bueno tener la mente fría y pensar bien desde el principio para acertar.

Qué tener en cuenta antes de comprar un PC gaming

Por desgracia, hoy en día el comprar un nuevo PC ya no es como antes, y especialmente cuando se trata de un PC gaming, estamos hablando de una inversión de dinero considerable. Con una magnitud inferior pero con las mismas premisas, deberías considerar esta compra como cuando estás planteándote comprar un coche o una casa: debes tener en cuenta todos los aspectos posibles para estar seguro de acertar.

Tarjeta Gráfica dinero

Así pues, estas son las nueve claves que consideramos primordiales a la hora de comprar un nuevo PC gaming para no equivocarte:

  • Presupuesto: ¿Cuánto dinero tienes pensado gastar? Debes tener esto muy claro desde el principio, ya que las expectativas que puedes tener al gastar, por ejemplo, 1.000€ en un nuevo PC gaming, no son las mismas que cuando tienes un presupuesto de 2.000€. En todo caso, ponte un máximo pero que sea variable, es decir, aunque te pongas un límite, si por pasarte un poco la ganancia va a merecer la pena, que eso no te de reparos.
  • ¿A qué juegos quieres jugar? Cuando hablamos de comprar un PC gaming, obviamente el objetivo es jugar principalmente. Pero claro, no es lo mismo un PC pensado para jugar a League of Legends o al CS:GO que uno con el que pretendes jugar títulos AAA como Cyberpunk 2077 o Dying Light 2.
  • Actualizaciones de cara al futuro: El procesador y la placa base son, generalmente, los aspectos limitantes a la hora de actualizar el PC de cara al futuro. Siempre es recomendable comprar un PC gaming que puedas actualizar en unos años, por ejemplo, cambiando solo la tarjeta gráfica para ganar rendimiento en juegos pero sin tener que cambiar nada más. Por este motivo, es recomendable elegir una placa base que vaya a soportar generaciones futuras de CPU y que esté equipada con lo último, de cara a poder actualizar tu hardware dentro de unos años.
  • Usos alternativos: Aunque un PC gaming está pensado para jugar, en realidad si un PC tiene una gran ventaja sobre las consolas para este menester es su versatilidad, y al final todos utilizamos el PC para una gran cantidad de tareas aparte de jugar. Y claro, a este respecto, no es lo mismo quien simplemente lo usa para ver Netflix o navegar por Internet que quien quiere editar fotos o vídeo. Si eres de estos últimos, asegúrate de montar RAM de sobra y un procesador lo suficientemente potente, aunque parezca exagerado para gaming.
  • La tarjeta gráfica: La GPU que montes en tu PC gaming será la que determinará el rendimiento en juegos, al menos en su mayor parte. Por este motivo, es la pieza de hardware en la que más dinero deberías invertir en aras de tener un mayor rendimiento en juegos.
  • El almacenamiento: Hoy en día, los juegos ocupan cada vez más espacio. No obstante, los dispositivos de almacenamiento son cada vez más rápidos, de mayores capacidades, y más baratos, así que la recomendación aquí es que no te cortes y optes por un SSD de buena capacidad para no tener que ampliarlo o añadir más unidades en el futuro. Hoy en día, con 1 TB deberías tener de sobra, pero si el presupuesto te da para un SSD de 2 TB, adelante con ello.
  • La resolución del monitor y la fuente de alimentación: No es lo mismo comprar un PC gaming diseñado para jugar a 1080p y 60 FPS que uno para 1080p y 240 Hz, o incluso otro para jugar a resolución 4K. Esto tiene que ver con la tarjeta gráfica, por supuesto, pero es un factor determinante a la hora de escoger los componentes del equipo. Por otro lado, remarcar como siempre decimos que la fuente de alimentación es el corazón del PC, y nunca deberías escatimar en ella (máxime si planeas actualizar el PC en unos años, más vale tener una fuente con potencia de sobra y con garantías de durabilidad).
  • Estética y tamaño: Los PC gaming son, generalmente, llamativos a la vista, con esas luces RGB tan de moda en estos tiempos. Sin embargo, te advertimos de que al final estas luces terminan cansándote, así que tenlo en cuenta a la hora de comprar tu nuevo PC gaming esta Navidad. Por otro lado, ojo al tamaño de la caja: a todos nos gustan las cajas compactas, pero refrigeran peor que las grandes y, además, te limitarán a la hora de instalar una nueva gráfica o sistema de refrigeración líquida para el procesador.
  • Atento al mercado de segunda mano: Si tienes un presupuesto limitado, es posible que quieras echar un vistazo al mercado de segunda mano en busca de una buena ganga, tanto para comprar el PC completo para adquirir algunas de las piezas. Por otro lado, piensa también en si el día de mañana querrás vender tu PC para comprar uno nuevo más potente.

PC Gaming

Además de las nueve claves que te hemos dado en este artículo, te daremos otra adicional: no mires en una sola tienda cuando vas a comprar tu nuevo PC gaming. Busca en varias tiendas, compara precios, y como se suele decir: busque, compare, y si encuentra algo mejor, ¡cómprelo!

1 Comentario