Macbook Pro con AMD, ¿por qué Apple (debería) abandonar a Intel?

Los portátiles MacBook Pro son «pro» porque están orientados a profesionales. Pero con un procesador quad-core bajo el capó, la realidad es que no tienen actualmente potencia suficiente para sustentar aplicaciones de creación de contenido profesionales. Pero, ¿y su pudieran duplicar su potencia? Es justamente lo que sucedería si Apple decidiera abandonar a Intel y pasar a utilizar procesadores AMD en sus MacBook Pro.

No es algo idílico. Con la presentación de los nuevos procesadores AMD Ryzen 4000, los portátiles de Apple podrían pasar a tener hasta 8 núcleos y 16 hilos de proceso, y eso manteniendo un TDP de 15 vatios. Y esta es solo una de las razones por las que Apple podría empezar a utilizar procesadores de AMD en sus MacBook Pro, solo una de muchas…

Apple está perdiendo la paciencia con Intel

No es un secreto que Apple está bastante disgustada con Intel en los últimos tiempos, y no solo por los componentes de la marca que integran los MacBook Pro. El fabricante de procesadores lleva tiempo teniendo problemas para poder suplir la demanda de procesadores a tiempo, lo que llevó a Apple a tomar la decisión de lanzar los últimos Mac con hardware de generación pasada, solo para poder lanzar nuevos equipos.

Apple-MacBook-Pro-2018

Pero este no es el único motivo por el que Apple está descontenta con Intel. Los MacBook Pro de 13 pulgadas todavía equipan procesadores de cuatro núcleos por el simple hecho de que Intel no tiene procesadores capaces de proporcionar mayor potencia manteniendo el consumo y que funcionen bien (en términos de temperatura) en un espacio tan pequeño.

De todos modos, la potencia no es el único aliciente de los productos de Apple. Con los años, los usuarios de Mac también buscan un rendimiento silencioso en sus equipos, lo que significa que Apple tiene cada vez unos requisitos más estrictos en cuanto al calor que genera el procesador para poder implementar sistemas de refrigeración acordes a ello (es uno de los motivos por los que el cuerpo de los MacBook es 100% de metálico, ya que hacen de disipador pasivo). A día de hoy, Intel ya no es capaz de satisfacer las necesidades de Apple.

Los procesadores de AMD se postulan como candidatos para Apple

Todos estos problemas con Intel son los que motivan que AMD sea ahora más interesante que nunca para Apple. Ofrecen una potencia significativamente mayor a los procesadores Intel que tienen los MacBook Pro 13, a la vez que mantienen los bajos niveles de consumo que Apple exige. Esto significa que si el fabricante quiere llevar sus portátiles al siguiente nivel, el paso natural sería dejar atrás a Intel y pasarse a AMD.

AMD-Ryzen-4000-APU

El MacBook Pro es un equipo diseñado para profesionales: la clave está en el nombre, después de todo. El mero hecho de estar a la par con otros ordenadores portátiles de categoría Premium significa que Apple no está aportando ese valor adicional del que siempre ha presumido. Y, seamos sinceros, esos núcleos extra que proporcionarían los procesadores de AMD serían ideales para tareas profesionales como por ejemplo la edición de audio o vídeo, paradigma principal por lo que los usuarios los utilizan (además de para aparentar).

El salto de un procesador Intel de cuatro núcleos a un chip AMD de ocho núcleos y dieciséis hilos de proceso podría ser monumental. Podríamos tener una máquina realmente potente y eso manteniendo el tamaño, el consumo y el nivel de ruido, obteniendo un rendimiento de categoría profesional de verdad y todo esto abaratando el coste de producción, porque con todo, los procesadores de AMD siguen siendo más baratos que los de Intel.

Por cierto, como sabéis el nuevo MacBook Pro 16 viene con un sistema de refrigeración completamente nuevo que ha permitido que sus componentes internos desarrollen todo su potencial, al contrario que en los modelos anteriores en los que se sufría Thermal Throttling. Si Apple decidiera utilizar los nuevos procesadores AMD Ryzen 7 4800U en este equipo, imaginad hasta dónde podría llegar en términos de rendimiento.

En definitiva, a día de hoy no hay ningún motivo por el que Apple no pudiera decidir dejar atrás a Intel y comenzar a usar procesadores AMD en sus MacBook Pro. Ganarían rendimiento y abaratarían costes, algo que al final los usuarios finales agradecerían.