Samsung trae la curvatura 1000R en sus monitores gaming T55

Samsung trae la curvatura 1000R en sus monitores gaming T55

Juan Diego de Usera

El fabricante de monitores gaming, Samsung, acaba de presentar su nueva gama T55, formado por tres nuevos modelos con tamaños de pantalla que van, desde unas discretas 24 pulgadas, hasta unas mayores 32 pulgadas. Esta nueva gama del fabricante coreano va a destacar por usar pantallas curvas con un radio de curvatura 1000R, lo que las hace más inmersivas para sus usuarios, al tener un radio mucho más corto que los del resto de monitores gaming curvos que hay ahora mismo en el mercado.

La nueva serie de monitores gaming curvos Samsung T55 estará formada por tres modelos, al menos de manera inicial. Estos modelos serán el C24T55, el C27T55 y el C32T55, con diagonales de pantalla de 24, 27 y 32 pulgadas respectivamente. Todas estas pantallas utilizarán matrices de tipo VA, lo que nos va a asegurar unos niveles de contraste muy superiores a los que se pueden encontrar con otros tipos de matrices, como las TN o las IPS. De hecho, Samsung declara un contraste estático de 3000:1 para esa nueva serie de monitores suyos.

Siguiendo con la matriz que emplean estos nuevos monitores de Samsung, tiene un tiempo de respuesta de 4 ms GtG y una tasa de refresco vertical de 75 Hz, siendo compatibles con las tecnologías Adaptive Sync y AMD FreeSync. Ya sabéis que estas tecnologías sirven para eliminar el tearing de las imágenes en la pantalla del monitor, cuando la tasa de FPS que representa la tarjeta gráfica, es muy diferente a la tasa de refresco vertical (en Hz) del monitor. La resolución de todos estos nuevos monitores de la serie T55 será Full HD, independientemente del tamaño de la pantalla que usen.

Esta matriz tiene un rango de color que cubre el 80,6% del espectro NTSC 1976, el 88% del espectro DCI, el 119,3% del espectro sRGB y el 88,4% del espectro Adobe RGB.

Los monitores gaming curvos con radio 1000R son mucho más inmersivos

Lo que persiguen todos los monitores gaming curvos es conseguir que la experiencia de juego del usuario sea lo más inmersiva posible. Como norma, cuanto más pequeño es el radio de curvatura, mayor sensación de inmersión se puede conseguir con el monitor gaming. Lo habitual es que estos modelos suelan tener unos radios de curvatura de 1700R o 1800R. Sin embargo, los monitores gaming de Samsung de la serie T55 cuentan con un radio de 1000R. Con ello, el fabricante pretende acotar al máximo el campo de visión del usuario, de manera que la experiencia de juego sea lo más inmersiva para éste. De hecho, van a ser los primeros monitores gaming que van a emplear este radio de curvatura tan estrecho.

Las entradas de vídeo de estos nuevos monitores gaming curvos de la serie T55 están formadas, para los tres modelos, por un conector D-Sub15 (o VGA), un HDMI 1.4 y un DisplayPort 1.2. Así mismo, todos los monitores tendrán un conector mini jack de 3,5 mm al que podremos conectar nuestros auriculares. Sin embargo, tanto el modelo de 27 como el de 32 pulgadas usarán, a su vez, de un conector de entrada de audio, dado que estos dos modelos sí llevarán altavoces incorporados en el cuerpo del monitor.

En cuanto a la ergonomía de uso, lo único que encontraremos en esta nueva serie T55 es la posibilidad de inclinar la pantalla entre 3º hacia el frente, o hasta 20º hacia atrás.