Los próximos procesadores de Intel esconden un oscuro secreto

Los próximos procesadores de Intel esconden un oscuro secreto

Josep Roca

Una de las tácticas más usadas para que un producto no se quede fuera del mercado y no sea visto como algo inferior es el rebranding. En el que este recibe un nuevo nombre más acorde con la nomenclatura de otro que ha salido más reciente en el tiempo. No por ello se trata de un producto peor. Pues bien, todo apunta a que los Intel Core 13 de 65 W de TDP serán los mismos chips que en la generación anterior. ¿Qué le ha llevado a la empresa de Pat Gelsinger a hacer esta maniobra?

No es ningún secreto que pese al nombre de Raptor Lake para nombrar a los futuros chips de Intel, en realidad no estamos ante una nueva arquitectura y los cambios más bien son menores de una generación a otra. Más bien, estos se encuentran en los chips terminados en K y en KF, los cuales son aquellos que tendrán un TDP de 125 W en modo PL1. Mientras que los Intel Core 13 de 65 W no van a tener cambios en comparación con los Intel Core 12 basados en Alder Lake, bueno, técnicamente van a ser esos chips pare renombrados y muy seguramente con una ID de CPU nueva para que los programas de benchmark y Windows los detecten con el nuevo nombre.

Los Intel Core 13 de 65 W realmente son Core 12

Esta afirmación, tan atrevida, no nos la hemos sacado de la manga, sino que se ha podido ver a través de las diapositivas filtradas de la presentación de Intel que han aparecido por la red de redes en los últimos días. La que nos ha revelado la información de forma indirecta la podéis encontrar justo debajo de estas líneas.

Diapositriva Intel Core 13 Alder Lake Raptor Lake

¿Y cómo hemos podido deducir que los Intel Core 13 de 65 W serán los mismos que hay ahora mismo en el mercado? Pues por varios motivos que son los siguientes:

  • Los P-Cores o núcleos de rendimiento son los mismos entre ambas arquitecturas, sin cambios entre ellas. Es decir, en los Intel Core 13 serán los mismos que en los chips de la actual generación
  • Los cambios se encuentran sobre todo en los E-Cores, pero algunos modelos como el i5-13400F prescindirá de ellos.
  • La cantidad de caché L3 depende de la cantidad de núcleos que estén conectados a él y su anillo. Al haber el mismo número dicha parte no varía.

¿Y a qué procesadores afectaría? Pues a todos aquellos que cumplan estas dos condiciones:

  • No lleven la letra K o KF al final del nombre
  • Sean un i5 o inferior

Es decir, Intel no tiene ningún motivo de hacer chips distintos cuando además son compatibles con el mismo socket y con ello las mismas placas base. De ahí a que vayan a optar por un rebranding en los procesadores de gama baja y posiblemente también afecte a sus equivalentes para portátiles. Eso sí, esperamos que la anunciada subida del precio de los procesadores solo afecte a los que saldrán este año, sería un error para Intel dispararse a su propio pie en un mercado que se ha vuelto tan competitivo y con una AMD sin querer dar tregua con sus Ryzen 7000 tanto en escritorio como en portátiles.

1 Comentario