Las empresas europeas de chips no confían en China y valoran salir

La inestabilidad mundial está haciendo estragos en todos los continentes y dada la estrategia que occidente viene desarrollando desde hace más de 20 años con China como fábrica de su tecnología ahora parece que al menos Europa comienza a ver las hostilidades de dicha decisión. Y es que muchas de las empresas europeas están pensando en salir de China por todo lo relacionado con la política COVID Cero del gobierno asiático y los bloqueos al comercio que impone.

La mala estrategia de occidente ha sido la mejor de China, pero nadie contaba con una guerra y un virus que están poniendo al mundo en jaque y por ello toda la industria y las empresas de tecnología están con las garras fuera acechando a China. El informe presentado revela datos preocupantes para todos, para el país asiático, para occidente y para los usuarios, nadie se escapará a los cambios.

La cantidad de empresas europeas que consideran abandonar China se triplicó

Cuando China dijo y lanzó la política de COVID Cero fue tajante y taxativa, o lo que es igual, cero es cero, sin más, mentalidad asiática con un régimen estricto, no hay más vueltas que pensar aquí. China está imponiendo con estos argumentos y dicha ley un bloque total o parcial en al menos 45 ciudades, lo cual está generando grandes problemas a empresas locales y extranjeras que operan en dicho país, por lo que vistos los datos de contagios y los tiempos toda la industria ha entrado en un sesgo de incertidumbre que está siendo sujeto de debate en Europa.

Empresas-europeas-china-bloqueos-covid

El informe indica que el 90% de las empresas encuestadas tienen serios problemas, el 85% tuvo problemas de abastecimiento, el 89% problemas con el transporte, el 87% no podía entregar productos a nivel nacional y el 83% de manera internacional. Esto ha producido que el puerto de Shanghái opere a solo una cuarta parte de su capacidad, provocando un colapso nunca antes visto.

Más de 800 barcos en el puerto esperando su turno

Con esta cantidad de navíos atracados y aislados por el COVID no es de extrañar que no haya chips como tal en el mundo, sobre todo en las empresas que los necesitan. El problema está llegando hasta tal punto que empresas como Tesla, Foxconn o SMIC han optado por una vía dura: los empleados viven y trabajan en las fábricas para garantizar que no habrá más casos de COVID fuera de ellas.

Lógicamente si eres una fábrica de ensamblaje de chips y otros sistemas diversos de alto volumen como Foxconn esta política te va a costar un doble golpe, ya que el número de contagios no es que baje, simplemente se agolpa en sectores específicos de tus fábricas y como era de esperar, han producido cierres repetidos.

Barcos-puerto-Shanghái-colapso

Todo esto ha hecho que las empresas europeas de tecnología e IT consideren que la forma de operar del gobierno chino es dañina para sus intereses y consideran seriamente el salir del país para establecerse en otros como Vietnam, India e incluso Taiwán (políticas algo similares).

Pero del dicho al hecho hay un trecho. Lo que se dice podría no cumplirse porque no será fácil desprenderse de la infraestructura resultante y las bondades de China, pero lo cierto es que con Donald Trump EE.UU ya avisó del repliegue de empresas y ahora Europa parece que también ve un escenario similar. ¿Es la política COVID Cero el preámbulo de inversión cero?