Finalmente, tu SSD PCIe 3.0 sí será compatible con Microsoft DirectStorage

El futuro de las GPU en cuanto a la capacidad de la VRAM no pasa por aumentar la capacidad de almacenamiento de la VRAM, sino en el uso de unidades SSDs NVMe PCIe 3.0 en adelante. Por ello Microsoft creo la API DirectStorage, para darle acceso a la GPU a datos más allá de su propia memoria local.

Una de las novedades de DirectX 12 Ultimate, la versión vitaminada de la API DX12, es DirectStorage. Una API pensada para que las tarjetas gráficas puedan ver memoria más allá de su propia VRAM y acceder lo necesita al contenido de los SSDs NVMe conectados al hub PCI Express del sistema.

DirectStorage compatible con SSDs NVMe PCIe 3.0

DirectStorage PCI 3.0

Durante el pasado martes, Microsoft realizo una presentación acerca de la API DirectStorage, la cual está pensada para acelerar la copia de datos, que no acceso, de una GPU a un SSD. Esta función es la misma que NVIDIA llama RTX IO, pero dentro de DirectX 12 Ultimate. Aunque Microsoft ha confirmado que cualquier GPU que es compatible con DX12 puede hacer uso de esta API, recomiendan activarlo en aquellas que cumplan de entrada los requisitos de DX 12 Ultimate.

La información relevante que ha dejado caer Microsoft, a través del chat de su presentación, es que DirectStorage funciona con cualquiera de los SSDs NVMe que hagan uso de una interfaz PCIe 3.0 o superior. Lo que deja fin al rumor de que DirectStorage forzaría a la compra de SSD NVMe con interfaz PCI Gen 4.

No obstante son las GPUs compatibles con DX12 Ultimate las que tienen integrados aceleradores para la descompresión de datos desde el SSD en su interior. Siendo el caso de las RTX 20 y RTX 30 de NVIDIA y de las AMD RX 6000, el resto de las GPU pese a soportar DirectStorage van a sufrir un impacto en su rendimiento.

Descompresión vía Compute Shaders

DirectStorage permite copiar los datos desde el SSD a la VRAM sin la intervención de la CPU para la descompresión, lo que disminuye la latencia de acceso a dichos datos por parte de la GPU. Microsoft ha creado una serie de programas Compute Shader que hace que estas se ejecuten en la GPU. Por lo que los mismos núcleos de la GPU que sirven para renderizar el juego van a ser utilizados para descomprimir los datos.

Dado que es un juego de suma cero, esto significa que el rendimiento gráfico en los juegos se verá recortado. A no ser que la GPU venga equipada con una unidad especializada para descomprimir los datos al vuelo y gestionar el acceso al SSD. Estas unidades como hemos explicado antes solo se encuentran en las arquitecturas más nuevas de NVIDIA y AMD.

La copia de datos desde el SSD a la GPU en todos los casos supone tener que reservar una parte adicional de la RAM del sistema para realizar esta función. Por lo que independientemente de si la GPU tiene una unidad de descompresión o no, los juegos que hagan uso de DirectStorage para copiar datos desde un SSD PCIe 3.0 en adelante van a requerir una mayor cantidad de RAM.

Los SSD SATA están fuera

SSD SATA NVMeSi tenéis un SSD SATA entonces no podréis utilizar DirectStorage, lo cual es un jarro de agua fría para quienes hacen uso de estos discos duros. La particularidad del puerto PCI Express es que a partir del cual se pueden comunicar los componentes y periféricos conectados al mismo no solo con la RAM del sistema sino entre ellos.

Debido a que la interfaz SATA es diferente y no tiene comunicación directa con la RAM no solo tiene menor ancho de banda y su sistema de copia es mucho más lento que a través del PCI Express. El objetivo es que el escenario no tenga cargas aparentes y que los datos se carguen lo más rápido posible mientras jugamos.

Los desarrolladores harán uso de DirectStorage tarde o temprano, por lo que si os estáis planteando actualizar a futuro vuestro PC Gaming entonces DirectStorage es un argumento de peso.