Análisis: Antec P110 Silent

Review Antec P110 Silent

Los gustos de cada usuario son muy diferentes, sobre todo a la hora de montar su propio ordenador. Mientras que a muchos usuarios les gusta, por ejemplo, tener una caja con laterales transparente de manera que se pueda ver el interior del ordenador (interior cada vez más iluminado debido a la gran cantidad de ventiladores y componentes con luces RGB), para otros usuarios lo más importante es el minimalismo y lo modesto, buscando una caja sobria y que nos ofrezca una correcta ventilación de los componentes del equipo, un espacio suficientemente amplio para poder colocar, sin problemas, todo tipo de hardware (incluso las tarjetas gráficas más grandes) y, sobre todo, que, a la vez que todos los componentes estén refrigerados que aísle lo mejor posible el ruido para poder tener un entorno lo más silencioso posible.

Si somos de este último grupo, la Antec P110 Silent es, sin duda, una caja que no nos defraudará.

Antec P110 Silent, donde lo más importante es el silencio

Como se indica en su página web, la Antec P110 Silent es sinónimo de silencio y calidad de los componentes (y qué mejor forma de saber esto que sus más de 13 Kg de peso, vacía). Esta caja de gama alta viene fabricada principalmente en aluminio y acero, aislando prácticamente todos los componentes de la caja para que cuando encendamos el ordenador este sea lo más silencioso posible.

Como vamos a ver más adelante, esta caja viene por defecto con dos ventiladores de este fabricante, además de ofrecernos 2 puertos USB 3.0, un puerto HDMI frontal para VR y conexiones jack para cascos y micrófono, y un led blanco en el frontal con el logotipo de Antec que se ilumina cuando tenemos encendido nuestro ordenador.

Caracteristicas Antec P110 Silent

Especificaciones técnicas de la Antec P110 Silent

La caja Antec P110 Silent nos va a permitir colocar hasta 3 ventiladores de 120mm (o dos de 140) en la parte frontal, dos de las mismas características en la parte superior y uno de 120mm en la parte trasera de la misma. Además, como hemos dicho, cuando compramos la caja recibimos también dos ventiladores de 120mm marca Antec, uno en el frontal y otro en la parte trasera (que luego podremos colocar donde queramos).

Especificaciones técnicas Antec P110 Silent

Esta caja no es precisamente pequeña (algo que es de agradecer, sobre todo si tenemos gráficas de gama alta), y es que sus dimensiones son 489 mm de profundidad, 230 mm de ancho y 518 mm de alto.

El panel frontal de la Antec P110 Silent está fabricado con aluminio de 0.8 mm, mientras que los paneles laterales son láminas de 1 mm de acero con una malla de tela aislante en la parte interior.

En la parte trasera nos encontraremos con un total de 8 puertos PCI-e horizontales, y dos puertos verticales para tarjetas VGA, además de encontrarnos en el interior con un soporte para sujetar las pesadas gráficas modernas y reducir la tensión de los componentes dentro del equipo.

Esta caja cuenta con dos espacios dedicados para unidades SSD de 2.5 pulgadas y 6 bahías para colocar el resto de discos duros o SSD, tanto de 2.5 pulgadas como de 3.5 pulgadas. Eso sí, debemos tener en cuenta que no cuenta con ninguna bahía 5 1/4 para lectores o grabadores de discos ópticos (aunque hoy en día es raro necesitar uno).

El tamaño máximo de los componentes que podemos meter es:

  • Altura del ventilador de la CPU: 165mm.
  • Longitud máxima de la GPU (tanto vertical como horizontal): 390mm.
  • Longitud máxima de la fuente de alimentación: 200mm.

Como hemos dicho, los dos puertos USB 3.0 y el puerto HDMI preparado para VR son también algunas de las grandes características de esta caja, que os vamos a analizar a continuación.

Análisis externo de la Antec P110 Silent

Esta torre viene dentro de una caja de cartón, como es de esperar. En esta caja de cartón vamos a poder ver impresa una imagen de la torre, otra de todos los componentes, y las diferentes especificaciones de la misma en distintos idiomas.

Cuando abrimos la caja y vamos a sacar la torre, lo primero que vemos es que viene correctamente embalada y protegida. Los cartones de los lados están muy bien acolchados para protegerla de cualquier golpe durante el transporte, y además viene envuelta dentro de una bolsa para protegerla de arañazos y de suciedad que pueda estropear la primera impresión al abrir esta nueva torre para nuestro ordenador.

Sacarla de la caja puede resultar un poco complicado debido al tamaño, y, sobre todo, al peso de la misma. Además, dado el tamaño de la caja, debemos tener espacio suficiente para poder sacarla de la caja de cartón y colocarla, por ejemplo, en una mesa. Los tornillos que sujetan los laterales sobresalen del mismo, por lo que podemos tumbarla en una mesa, en un principio, sin que pase nada. De todas formas, lo ideal es no tumbarla con los laterales puestos para evitar rallarlos.

La torre es muy estable, tanto por su peso como por las 4 patas de goma que tiene en su parte inferior, por lo que no deberíamos tener problemas en caso de moverla o si una vez colocada con nuestro ordenador dentro la golpeamos sin querer.

En el frontal, los puertos USB 3.0, el puerto HDMI para VR y los jack de audio HD, sin duda, le aportan a la caja todo lo necesario para disfrutar al máximo de todo tipo de contenido multimedia.

Análisis interno de la Antec P110 Silent

Un detalle de agradecer es que todos los tornillos de la caja Antec P110 Silent (sin contar los de los componentes del equipo) se pueden desatornillar con la mano. De todas formas, antes de ver el resto de la torre por dentro vamos a ir quitando las distintas piezas que dan forma a la caja, empezando por las tapas de la parte superior de la torre, tapas imantadas que nos van a permitir abrir los conductos de ventilación superiores de la torre, o mantenerlos cerrados para un menor ruido.

También vamos a quitar el frontal de la torre. Para ello, simplemente agarraremos de la parte inferior de la misma y tiraremos hacia afuera. Puede estar un poco duro, pero es que los enganches son de metal, lo que nos brinda la seguridad de que no se van a romper.

Quitando este frontal vamos a poder acceder al gran filtro anti-polvo frontal (sujeto con imanes a la torre) y al led encargado de iluminar el logotipo de Antec.

A continuación, quitaremos los laterales de la torre quitando con la mano los 4 tornillos que lo sujetan a la misma. Como ya hemos dicho, estos paneles laterales son de acero, por lo que tienen un peso considerable. Debemos sujetarlos bien mientras quitamos los tornillos si no queremos que se caigan al suelo.

Como podemos ver en una de las fotos anteriores, estos paneles laterales llevan por dentro una tela aislante de ruido para hacerlos más silenciosos.

Echando un vistazo al interior de la caja vamos a poder ver, por un lado, una chapa que nos permite meter los cables por detrás de la torre y sujetarlos, y que cuenta con el soporte para la GPU. También podremos ver dos chapas ancladas en la parte inferior (en el compartimento de la fuente) que nos permiten colocar 4 discos duros o unidades SSD (según nuestras necesidades). Por detrás, veremos un hueco para otros dos discos duros o unidades SSD, y un compartimento específico para SSD de 2.5 pulgadas.

Como podemos ver, la Antec P110 Silent está dividida principalmente en dos partes, la superior, donde irá la placa base y todos los componentes, y la inferior, separada, donde irá la fuente de alimentación. En este compartimento inferior vamos a poder encontrar, por un lado, los filtros de polvo para la parte superior de la torre (filtros imantados también) y una caja con los tornillos y bridas de velcro y una guía de montaje.

En cuanto a los cables nos vamos a encontrar con un cable HDMI, que llevaremos a la parte inferior para conectarlo a nuestra GPU, el conector de los puertos USB 3.0 que tendremos que conectar a la placa base, conector de los pines de Power y HD Audio (para la placa también) y un molex para la iluminación del logo de Antec.

Excepto la parte trasera de la torre (que debería ser para extraer aire), el resto de ranuras cuentan con su correspondiente filtro de polvo, por lo que con el paso del tiempo, el interior de la torre debería permanecer relativamente limpio, y solo deberíamos tener que abrir y limpiar la torre cuando queramos realizar ciertas tareas de mantenimiento del equipo, como cambiar la pasta térmica o algún componente.

Montaje del ordenador en la caja Antec P110 Silent

El montaje del ordenador en la Antec P110 Silent es bastante sencillo, tanto por las detalladas instrucciones (muy útiles para saber qué tornillo utilizar para cada componente) como por la amplitud interna de la misma, que nos permite trabajar cómodamente dentro de la caja, colocar los componentes sin problemas, y llevar los cables por detrás de la placa para ocultarlos de la vista y mejorar así los flujos de aire internos.

A la hora de colocar los discos duros, como ya hemos explicado, tenemos 3 sitios para hacerlo. Si vamos a conectar SSD, lo mejor es colocarlos en la parte trasera de la caja, en su compartimento correspondiente, para no ocupar innecesariamente ninguna de las ranuras de 3.5 pulgadas (y pudiendo, además, sacar estos comportamientos si no los vamos a utilizar). Si tenemos discos de 3 pulgadas y media, entonces podemos colocarlos en el apartado que hay detrás, donde la fuente de alimentación, o en los dos compartimentos de encima de ella.

Para reducir vibraciones, dentro del paquete de los tornillos encontraremos gomas que debemos poner junto a los tornillos de los discos duros (en los SSD, al no tener discos ni elementos mecánicos, no hace falta).

Esta torre tiene mucho espacio para permitirnos esconder correctamente los cables para que el montaje sea lo más limpio posible, sin embargo, para poder hacer esto es necesario tener una fuente de alimentación con los cables lo suficientemente largos como para poder llevarlos por donde nosotros queramos. A diferencia de otras cajas, la posición de los discos de esta nos permite dejar los cables completamente ocultos no teniendo que llevarlos, por ejemplo, al frontal.

Testeo

Como ya hemos dicho, la Antec P110 Silent viene con dos ventiladores (de marca Antec, como es obvio), ventiladores muy silenciosos que, por supuesto, hemos dejado en la caja (concretamente uno delante para introducir aire y uno detrás para expulsar el aire caliente).

El montaje de todos los componentes dentro de la caja es muy cómodo gracias a su amplitud y a que prácticamente todos los elementos se pueden quitar (como el panel organizador de cables, el soporte de la gráfica o la bahía para discos duros) de la parte inferior. Lo único que puede resultar complicado es poner el frontal de la caja cuando lo quitamos, y no porque sea difícil como tal, sino más bien porque al tener el LED del logo de la caja, puede que tengamos un poco más de miedo al ponerlo de no estropear nada.

Quitando ese detalle, la verdad es que prácticamente nada ha tenido una especial dificultad a la hora de conectarlo al ordenador, aunque ordenar y organizar los cables sí que lleva su tiempo (pero tanto en esta como en cualquier otra caja). Las distancias entre componentes son las correctas, por lo que, aunque tengamos una fuente de alimentación de gama baja, como es nuestro caso, los cables llegarán perfectamente.

A continuación podemos ver cómo brilla el LED en la total oscuridad.

Antec P110 Silent LED

Los componentes que hemos montado nosotros en la caja han sido:

  • CPU: Intel Core i5 4670K.
  • Placa base: ASUS Z-87 Plus.
  • Refrigeración líquida oficial de Intel (fabricada por Asetek).
  • RAM: 4x4GB G-Skill
  • GPU: MSI Nvidia GeForce GTX 1060.
  • SSD: Crucial M550 256 GB (para Windows).
  • SSD: Sandisk 64 GB (para Hackintosh).
  • HDD: Western Digital Black 1 TB.
  • HDD: Western Digital Green 2 TB.

Nada más poner en funcionamiento nuestro ordenador dentro de la Antec P110 Silent podemos apreciar el silencio. El aislamiento sonoro de las placas de la torre es excelente, y las temperaturas que hemos conseguido con nuestra configuración la verdad es que también han sido muy buenas, teniendo en torno a 27ºC en IDLE (con 22 en la habitación) y en torno a 65ºC en Full tras una hora con Prime95. La gráfica mantiene una temperatura de unos 37º en IDLE tras 3 horas de funcionamiento.

En la siguiente imagen os dejamos las temperaturas de AIDA 64 en IDLE tras 3 horas de uso normal (Chrome y Spotify, básicamente).

Temperaturas Antec P110 Silent

Conclusión

Está claro que la Antec P110 Silent es una caja para aquellos que buscan algo robusto y duradero, además de silenciosa (incluso con los ventiladores al 100%). Esta caja cuenta con una gran calidad de fabricación, y eso es algo que podemos ver prácticamente desde que la sacamos de su embalaje. Hasta los más pequeños detalles están cuidados en esta torre, desde el soporte para la GPU hasta el puerto HDMI frontal para VR.

Su precio, eso sí, puede resultar algo caro (en torno a unos 110 euros), pero sin duda supera con creces a otras cajas de una calidad infinitamente inferior por las que, a poco, ya tienes que pagar cerca de 80 euros.

Pros:

  • Buenos materiales.
  • Robusta y estable.
  • Tiene la fuente de alimentación abajo y separada del resto de los componentes.
  • Muy silenciosa.
  • Puerto HDMI en el frontal para VR.
  • Bien cerrada y con una gran cantidad de filtros anti-polvo.

Contras:

  • Pesa mucho, por lo que no es una torre para llevar de aquí para allá.
  • El frontal puede parecer un poco difícil de colocar una vez quitado.
  • No tiene bahías de 5 1/4, por lo que si aún usamos lectores o grabadores ópticos tendremos que buscar uno por USB.
  • Si tenemos leds o neones dentro del equipo no los veremos al estar completamente cerrada.
  • El LED brilla demasiado en la oscuridad, y solo se puede desconectar quitando el molex, no podemos controlar la intensidad no tenemos un interruptor.

Por todo esto, hemos decidido dar a esta torre un galardón de platino. Sin duda una gran opción a comprar si no queremos gastarnos un dineral en otra caja similar y queremos, además, que nos dure bastante tiempo.

Puntuación Antec P110 Silent

Revisado por Rubén Velasco el 05 febrero 2018

Los comentarios están cerrados.