Chromebooks: ¿cuánta RAM necesitan realmente para funcionar sin problemas?

Escrito por Javier (Javisoft) López

Los Chromebooks están tomando fama en el último año en nuestro país. Ya hemos hecho algunos artículos explicando de forma clara en que se basan y en qué consisten esta clase de equipos. Una de las preguntas más formuladas por los más inexpertos es: si se basa en Chrome ¿cómo tiene solo 4 GB o menos de memoria RAM con lo que consume el navegador? Hoy desvelaremos este interrogante.

Chromebook es sinónimo de Chrome, pero por suerte solo para lo bueno

chromebook

La historia de Chrome y la memoria RAM es un cuento que no parece tener fin. Entre meme y meme las versiones se suceden, pero el problema sigue siendo el mismo porque el concepto del navegador y su implementación no varían. Aun así, Google ha puesto mucho esfuerzo en intentar paliar este desfase de consumo de RAM de su navegador, y aunque ha mejorado, la tendencia persiste.

Pero esto no tiene nada que ver con un Chromebook, ya que la manera de gestionar la RAM por parte de un equipo no tiene nada que ver con cómo la gestiona el navegador en Windows. En primer lugar, porque Chrome OS (sistema operativo de los Chromebooks) basa su kernel en Linux, por lo que la gestión de la memoria RAM es mucho más eficiente que la que hace el navegador en el sistema operativo de Microsoft.

Uno de los apartados principales dentro del uso de un kernel Linux es el hecho de integrar ZRAM para la gestión de la memoria. ZRAM es un módulo que optimiza el uso de la memoria virtual y de intercambio llamada SWAP, donde comprime la caché de esta en distintas páginas llamadas ZPAGES, las cuales se cargan en RAM y se ejecutan desde ahí para maximizar el rendimiento y minimizar el acceso.

Hay que tener en cuenta que no usa la memoria virtual en RAM, ya que esta se almacena en el SSD/HDD, de ahí la ventaja de la que hablamos.

Estado “Double-Wall” Low Memory

chromebook kidd kaby lake g

El estado Double-Wall o doble muro/pared es un sistema muy empleado en otros sistemas operativos basados en Linux, sobre todo en distribuciones específicas para ordenadores con pocos recursos. La idea de Google es simple, se crean una especie de muros o filtros en la RAM, donde el sistema operativo empieza a purgar de forma ordenada los programas más antiguos.

Por ejemplo, si tenemos una pestaña que no hemos usado durante mucho tiempo, deja de guardarla en RAM, pero si accedemos a ella se recargará automáticamente. Esto se va ejecutando en orden de antigüedad, hasta llegar al muro principal o de primer plano, donde comienza a hacer lo mismo si se detecta inactividad.

En otras palabras, intenta cerrar sistemáticamente los procesos que asume que los usuarios no están interesados ​​primero, antes de volverse cada vez más agresivos. La diferencia entre muros es que el muro o pared dura, el principal, solo se activa cuando el sistema está fuera de la capacidad de la RAM.

Sabiendo esto, lo que tenemos que tener en cuenta es el uso que le vamos a dar al Chromebook, ya que hay tareas que van a requerir de forma inevitable más RAM que otras. Por ello existen diferentes configuraciones en diferentes equipos a sabiendas de esto.

En este apartado no se diferencia mucho de cualquier portátil con Windows, salvo en que el sistema operativo de Microsoft necesita mucha más RAM, cosa que un Chromebook no es tan dependiente.

Continúa leyendo