Mejor procesador para jugar en 2019: comparativa de Intel i5, i7 e i9 de 9ª generación

Ya bien entrado 2019 y con la bajada de precios que están experimentando algunas CPUs de Intel, es un buen momento para realizar un artículo sobre el rendimiento de la novena generación de procesadores del gigante azul respecto a gaming. ¿Cuál es el mejor procesador de Intel para jugar? ¿qué CPU es la más indicada por resolución y precio?

Intel sigue a la cabeza del rendimiento en gaming, al menos hasta Zen 2

AMD-vs-Intel-venta-procesadores-01

Los números no mienten, pasa el tiempo, salen nuevos juegos con mejoras y optimizaciones para AMD, con APIs como DX12 que aumentan el rendimiento en sus CPUs y juegos exclusivos como The Division 2, pero el panorama general es el mismo: Intel sigue a la cabeza.

A estas alturas y con la serie Ryzen 2000 a punto de ver como su stock se vacía, solo queda esperar por parte de AMD a su nueva arquitectura Zen 2, que promete igualar las cosas o incluso superar (al menos momentáneamente hasta Ice Lake) a Intel.

Hasta ese momento, donde realizaremos el correspondiente artículo sobre Zen 2, es más que probable que el gigante azul siga dominando este mercado con mano de hierro y donde poco a poco sus precios comienzan a bajar, debido principalmente al aumento paulatino del stock que vamos viendo.

Por todo ello, vamos a enfocar este artículo en la novena generación de procesadores de Intel, para saber realmente qué CPU es la que más nos puede interesar y donde hablaremos de otras ya veteranas, pero igualmente interesantes.

Para ello nos basaremos en los datos de TPU por la increíble cantidad de modelos disponibles y en las cuatro resoluciones más comunes: 720p, 1080p, 1440p y 2160p.

Rendimiento bajo 720p

relative-performance-games-1280-720

La resolución más baja pero no por ello menos utilizada representa un entorno donde las diferencias de rendimiento son normalmente muy abultadas y a mayor potencia y frecuencia mejor rendimiento promedio.

En este caso, el i7-9700K es la CPU más rápida de todas las ofrecidas y sería por ello la opción más recomendada. El problema es que su homólogo de la serie 8 el pisa muy de cerca los talones y cuesta bastante menos, eso sí, no viene soldado su IHS.

El i5-9600K es, sin duda, la opción más correcta si queremos optar por el mejor ratio rendimiento/precio, ya que ahora apenas roza los 270 euros, estando más de 100 euros por debajo del i7-8700K y bastante más frente a sus hermanos de la novena generación.

En cambio, el i5-8600K ha dejado de ser una opción a considerar, puesto que solo les separan 6 euros y el i5-9600K ofrece IHS soldado y mayores frecuencias/rendimiento.

El problema de esta resolución es que muy poca gente se gastará un buen dinero en una CPU, ya que normalmente los usuarios que juegan en esta configuración lo hacen con presupuestos muy ajustados.

Pero en contra de esta lógica, es precisamente donde la CPU más se deja notar y más dinero debería ser invertido para lograr mayor rendimiento.

Rendimiento bajo 1080p

relative-performance-games-1920-1080

La resolución más jugada del mundo acorta aún más las distancias, tendencia que seguiremos conforme avancemos en este artículo.

En este caso y sin discusión, tenemos un ganador claro, el i5-9600K, pero no debemos quitar ojo a las CPUs que vienen empujando realmente fuerte por detrás, sobre todo el i5-8500 y el i5-8400.

Rendimiento bajo 1440p

relative-performance-games-2560-1440

Como vemos, la tendencia de apretar el rendimiento continúa, y esto favorece claramente a las CPUs de menor costo y buen rendimiento frente a las de alto rendimiento.

En este caso, de nuevo el i5-9600K se eleva como la opción a elegir dentro de la novena generación de procesadores de Intel, pero no podemos obviar a los mencionados i5 a los que sustituye, ya que estos se acercan peligrosamente en rendimiento y con mejor ratio de precio.

Rendimiento bajo 2160p

relative-performance-games-38410-2160

La resolución más exigente es la que propicia una menor diferencia entre los procesadores, principalmente porque la GPU es la que está haciendo cuello de botella y no permite a las CPUs marcar la diferencia de rendimiento.

Dentro de la novena generación el i5-9600K vuelve a ser la referencia, mientras que en la octava generación encontramos al i5-8400 como la opción a escoger dentro de los 2160p.

Por primera vez, las CPUs de AMD pueden entrar a competir de tú a tú contra Intel, destacando sobre todo al Ryzen 5 2600, que con un valor de apenas 150 euros es la opción más a tener en cuenta de toda la comparativa bajo esta resolución.

Tampoco podemos obviar a su homólogo Ryzen 5 1600, y es que por 129 euros actualmente se encuentra a menos de un 2% de la cabeza.

Conclusión

cpu-gpu

A mayor resolución menos CPU necesitamos, salvo una excepción clara, los sistemas Crossfire y SLI, donde el número de líneas y el mayor poder de cómputo de ambas GPUs consigue dar la vuelta a estos resultados, marcando de nuevo diferencias significativas en la gran mayoría de juegos.

En estos casos, las mejores combinaciones de CPUs no se encuentran en estas listas, ya que tendríamos que saltar de gama y plataforma hacia X99/X299/X399 respectivamente, incrementando el gasto eso sí.

De cualquier manera, las CPUs mostradas representa el ecosistema medio del jugador común, con un procesador de gama mainstream y una sola GPU.

En este caso, dentro de la novena generación de procesadores de Intel, el ganador está muy claro: el i5-9600K, donde tampoco podemos quitar ojo a las CPUs comentadas a cada resolución, sobre todo si vamos buscando el mejor ratio precio/rendimiento.