Cuál es la diferencia entre un Megabyte y un Megabit

Aunque sean unidades de medida que empleamos con mucha asiduidad, todavía muchos usuarios desconocen que el Megabit es diferente, en cantidad, al Megabyte. Esta confusión viene debida a la similitud en la que se abrevian ambas unidades de medida: Mb y MB. Y acaba llevando a una lectura incorrecta de ambas unidades. En este tutorial intentaremos aclarar estas dudas de una vez para siempre.

¿Qué es un bit? El bit (b) es la unidad básica en la que se mide la información en el entorno de las computadoras. Como tal, un bit es una unidad binaria, dado que puede ser un 0 un 1. Por su parte, el byte (B) es una unidad de medida que está compuesta de 8 bits. Es decir, un Megabit (Mb) son 1 millón de bits, pero para tener un Megabyte (MB) son necesarios 8 Megabits. O lo que es lo mismo, un Kilobyte (KB) son 1024 bytes, y un Megabyte son 1024 KB (kilobytes) y así sucesivamente. Es decir, el byte es una unidad de base octadecimal, en contraposición a lo que ocurre con el resto de unidades que más solemos manejar, como el metro, el gramo, el litro, etc cuya base es decimal.

Conocer este aspecto es fundamental a la hora de saber los valores que podemos obtener en  ciertas circunstancias, como con nuestra conexión a Internet o la capacidad de un disco duro.

Las transferencia de datos se expresan en Megabits por segundo y Megabytes por segundo

Las  velocidades de transferencia de datos se suelen medir en Mbps (Megabits por segundo) cuando hacen referencia a las velocidades de acceso a Internet. Más de una persona habrá contratado una línea de fibra óptica con una tasa de transferencia de 400 Mbps, para sorprenderse que, en la práctica, la velocidad que tiene no llega ni por asomo a los 400 MB/s que él creía. Y es que una línea de 400 Mbps lo máximo que va a proporcionar son tasas de 50 MB/s. Este número sale de dividir los 400 Mbps entre 8, que es la base octadecimal de la unidad.

Por su parte, la transferencia de datos entre dispositivo de almacenamiento sí se mide en KB/s o MB/s. Por ello, es correcto que nuestro ordenador nos diga que los archivos que estamos moviendo lo están haciendo a 30 MB/s.

El volumen de dispositivos de almacenamiento se expresa en bytes

Esta disparidad entre las unidades de medida trae, como consecuencia, el consabido problema de la capacidad de almacenamiento de los discos duros. Y es que, para éstos, esta capacidad se expresa en Bytes, pero Windows lee la capacidad de almacenamiento en bits. Esto significa que una unidad de almacenamiento, ya sea sólida o mecánica, con una capacidad de 1 TB, para Windows en realidad tiene una capacidad real de 931,32 GB. Para obtener esta cifra final:

  • 1 TB = 1.000.000.000.000 bytes
  • Dividimos entre 1024 y obtenemos 987.562.500 KB
  • Dividimos de nuevo entre 1024, para obtener 953.674,3 MB
  • Y volvemos a dividir entre 1024 y ya obtendríamos la cifra total que nos da Windows de 931,32 GB

Esta es una pequeña treta que emplean los fabricantes de unidades de almacenamiento desde que se comenzaron a emplear en los ordenadores personales, y que no se ha rectificado hasta la fecha. Así que no es de extrañar que, cuando los usuarios compramos una de estas unidades y la instalamos en Windows, nos creamos que la nueva unidad no tiene toda la capacidad que habíamos comprado.