La escasez de procesadores Intel hará que veamos más portátiles AMD

Escrito por Juan Diego de Usera

La escasez de procesadores de Intel, fabricados en el nodo de 14 nm, se está cebando con algunos de los fabricantes de ordenadores portátiles. Esto les está obligando a sacar nuevos modelos que montan, en lugar de esos procesadores, procesadores del gran rival de Intel: AMD. Algo que, en realidad, ya veníamos avisando que se iba a producir desde hace tiempo, habida vista del excelente resultado que eran capaces de proporcionar las APU de AMD en el entorno de los portátiles.

El mercado de ordenadores portátiles siempre ha estado dominado por las diferentes ofertas de los procesadores Intel en cuanto a procesadores y NVIDIA en cuanto a tarjetas gráficas. Es verdad que se podían encontrar equipos que montaban componentes de AMD, pero sinceramente, han sido una muestra bastante residual.

Sin embargo, la llegada de la arquitectura AMD Ryzen le dio un importante vuelco a la situación del mercado. Por primera vez en muchos años, Intel tenía en frente un procesador más barato y que se podía medir de tú a tú con sus modelos. Resulta lógico, por tanto, que comenzaran a aparecer nuevos modelos de portátiles que empleaban estos nuevos procesadores.

Pero la escasez de procesadores fabricados en el nodo de 14 nm que Intel lleva sufriendo desde hace meses ha tenido dos consecuencias: por un lado, se han incrementado los precios de venta de estos procesadores; por otro lado, los fabricantes de ordenadores portátiles que tienen un volumen de ventas inferior a los cuatro grandes (HP, Lenovo, Dell y Apple) están teniendo serios problemas para conseguir nuevas unidades que montar en los modelos que tienen en producción ahora mismo.

Varios fabricantes de portátiles están cambiando sus modelos a AMD

Debido a los problemas que han surgido para conseguir los suficientes procesadores de Intel, varios de los fabricantes de portátiles afincados en Taiwan han decidido modificar varios de sus productos estrella, para que ahora monten procesadores de AMD. De hecho, varios de ellos han presentado en el CES portátiles que emplean los nuevos procesadores AMD Ryzen 3000 para portátiles. Este cambio de tendencia en los fabricantes de portátiles, se suma a la ya vista con anterioridad incremento de la cuota de mercado de esta marca en este sector, que ha llegado a situarse en torno al 15%.

Cierto es que estas cifras distan mucho de ser preocupantes para Intel. Pero también es cierto que este incremento de la penetración de la marca se ha producido, principalmente, en los dos años que llevan los procesadores AMD Ryzen en el mercado. De la misma manera que es innegable que, mientras duren los problemas con la fabricación de los procesadores de 14 nm, AMD va a seguir ganando cuota de mercado.

Fuente > DigiTimes

Continúa leyendo
  • FaniosGnosis

    La lógica no tiene nada que ver. Ya sabemos que que intel tiene el mercado cogido y bien apretado. Hasta hace nada había marcas que no sabían lo que era un AMD. El nvidia partner program pero de intel vamos. De hecho, solo veo anunciados procesadores intel en portátiles de las principales marcas. Es que ni alineándose los astros (buena arquitectura, mejores precios, intel con escasez y arquitectura vieja) para AMD consiguen penetrar en el mercado como deberían…¿Por qué será?

    • ernesto fabian ojeda zepda

      Por que amd esta enfocada o da prioridad a otras lineas.
      Amd comienza lanzando las nuevas tecnologias,arquitecturas,etc en servidores luego escritorio y para finalizar portatiles.Por el contrario intel prioriza los portatiles me imagino que sera lo que le atribuye mayores ingresos.

      • Viciao

        Intel lleva viviendo del cuento más de 10 años que es el tiempo que lleva con la tecnología dual core y que aún se montan en equipo nuevos.

      • alxSoft

        No creo, de echo intel da prioridad a todo lo que sea gama alta y entusiasta de todas sus lineas, donde ve un mayor margen de utilidad como en los DataCenter, servidores, Gamer, etc. lo de las portátiles me parece que son más bien convenios o contratos ya establecidos entre los fabricantes y mejores tratos para ellos.