Un procesador Intel de 4ª gen rinde mejor que el AMD Ryzen 7 2700 en juegos

Con la llegada de Zen+ AMD dio un pequeño paso adelante en el sector donde menos fuerte está ahora mismo, el del gaming. Si bien sus procesadores son muy competitivos en la mayoría de escenarios y sobresalen en otros, también es cierto que el lucrativo negocio de los videojuegos les tiene un poco contra las cuerdas, sobre todo cuando un procesador como el i7-4790K consigue batir a su CPU estrella en este ámbito.

El Intel Core i7-4790K y el i5-8400 son igual o más rápidos que cualquier CPU AMD de stock

Intel_Core_i5_8400

Realmente que el i5-8400 sea la CPU estrella para los ordenadores gaming de bajo costo deja en evidencia que AMD no ha terminado de ser competitiva en este sector.

Pero que un procesador de 4 generación con arquitectura Haswell consiga batir a todo un Ryzen 7 2700 si puede pillar a ciertos usuarios con la guardia baja.

A tenor de los datos que ya hemos expuesto en artículos externos y propios, hoy vamos a incorporar algunos más que se acaban de publicar y que son igualmente interesantes.

En ellos vamos a centrarnos en la gama que compite contra las CPUs top de AMD, analizando sus rendimientos en algunos juegos donde la CPU se hace de notar.

Para comenzar tenemos uno de los juegos más CPU dependientes del mercado como es F1 2018.

F1 2018

intel-i7-9700K-f1-2018-1080p

Bajo 1080p tenemos varios detalles curiosos a tratar. El más sorprendente sin duda es el rendimiento del Intel Core i7-2600K. Una CPU de segunda generación que de stock se queda cerca del Ryzen 5 1600 con menos núcleos/hilos que este y al mismo tiempo supera al Ryzen 3 1200 con un overclock de 3.9 GHz.

La CPU más rápida de AMD de stock es el Ryzen 5 2600, que queda a su vez casi empatado con el R7 2700 y donde al mismo tiempo quedan por detrás y por bastante contra las CPUs de Intel más lentas, que en este caso son los nombrados i7-4790K e i5-8400.

Solo con un gran overclock logran situarse algo más cerca como para considerarlas competencia de las CPUs Intel, tanto es así, que el i7-2600K con un overclock moderado logra subir hasta situarse a la par de las CPUs de AMD.

intel-i7-9700K-f1-2018-1440p

Bajo una resolución de 2K las diferencias lógicamente se empiezan a reducir, producto de la mayor carga gráfica.

De igual manera, porcentualmente hablando las diferencias siguen siendo similares, pero en la parte superior algo ha cambiado: las CPUs con un mayor número de núcleos han perdido fuelle, donde la única que consigue mantenerse es el i9-9900K por su mayor frecuencia de stock.

Assassin´s Creed Origins

intel-i7-9700k-aco-1080p

En Assassin´s Creed: Origins a 1080p las tornas giran algo más a favor de AMD, al ser un juego menos exigente con la CPU.

El procesador que más destaca de AMD es el Ryzen 7 2700X, CPU estrella que debe tirar del carro de los de Lisa Su como así hace en este juego.

Aun así, queda por detrás del i7-7700K y el i5-8600K, aunque ha dejado atrás al i7-4790K y al i5-8400 por algo de margen y donde estas dos CPUs siguen compitiendo contra el R7 2700 y el R5 2600 de tú a tú, mención especial por supuesto al Haswell.

intel-i7-9700k-aco-1440p

Si aumentamos la resolución encontraremos un escenario muy similar al de F1 2018. Menor diferencia de FPS pero porcentualmente similar a lo visto en 1080p.

No obstante, vuelve a sorprender el i7-2600K con overclock, ya que es la CPU que más escala en cuanto a FPS se refiere, situándose muy cerca del R5 1600.

Far Cry 5

intel-i7-9700k-fc5-1080p_1

Far Cry 5 es un juego muy peculiar, ya que es extremadamente CPU dependiente en cuanto a la frecuencia del procesador. Así, CPUs antiguas como el ya nombrado i7-2600K consiguen una espectacular subida de rendimiento bajo overclock.

Esto ocurre en todos los casos solo que en menor medida, así, las CPUs Intel con menor frecuencia pero mayor número de núcleos consiguen escalar algunos puestos al aumentar su frecuencia bajo overclock mientras que el i9-9900K se mantiene como primera opción para el que busque el mejor rendimiento.

Las CPUs AMD en este juego están lastradas por dicho factor, lo que unido a su menor rendimiento en gaming (peores latencias entre cachés, IPC etc …) las dejan en una postura algo más comprometida, solo salvable mediante overclock, donde entrarían a competir contra el ya sorprendente i7-4790K.

intel-i7-9700k-fc5-1440p_1

Far Cry 5 en 2K no modifica el panorama frente a lo visto en 1080p, las diferencias porcentuales se mantienen y las posiciones apenas varían, una muestra más de lo hambriento que está este juego en cuanto a MHz se refiere.

Civilization VI

intel-i7-9700k-civ-vi

Por último algo relativamente novedoso: Civilization VI y el tiempo de carga de los turnos. En vez de calcular el rendimiento en FPS se calcula cuánto tiempo de espera se necesita para cambiar de turno.

Debido a esto, lo que prima es el compendio entre núcleos y frecuencia, donde el punto intermedio entre ambos marca la diferencia en el rendimiento.

En este punto es realmente interesante ver la subida de rendimiento que produce bajo overclock CPUs como el i9-7980X, donde pasa de estar en mitad de la tabla hasta el primer lugar.

Aquí de nuevo los AMD pecan de unas frecuencias menores y deben recurrir al overclock para resultar competitivas, donde por primera vez el R7 2700 a 4.2 GHz puede medirse con el i5-9600K de stock y superando por la mínima a CPUs «más viejas» como el i7-7700K también estando en su configuración de stock.

En contra de lo que se podría pensar, el Threadripper 2990WX de stock y sin el modo Game es la CPU de AMD más rápida en este caso, lo cual es bastante sorprendente, ya que las demás CPU de los rojos están bastante atrás debido al peor ratio hilos totales/frecuencia.

Conclusión

Intel-Core-i7-4790K

No hay muchas sorpresas al llegar al final del artículo. Aunque es cierto que las CPUs de AMD son medianamente competitivas, deben de recurrir al overclock para poder situarse en puestos de mitad de la tabla, donde entran a competir en la mayoría de los casos con CPUs antiguas de Intel.

Estas, como las nombradas i7-2600K e i7-4790K, tienen un mejor desempeño de stock que los procesadores de AMD en cuanto al ratio hilos/frecuencia/rendimiento y donde además parten con desventaja en IPC.

Esto demuestra y pone en relieve que aunque AMD dio un pequeño paso adelante entre Zen y Zen+ actualmente no es rival para Intel en gaming y tiene que basar su estrategia en un precio más competitivo y unas CPUs más completas en núcleos/hilos para atraer al usuario que no solo busca jugar.

En este aspecto AMD puede competir de igual a igual a Intel debido a un cómputo completo, pero en gaming desde luego no.

Para los presupuestos más ajustados CPUs como el i7-4790K que se puede encontrar en el mercado de segunda mano a buen precio y donde las placas base Z87 y Z97 no son todavía una rareza como las X58, pueden ser opciones más que recomendables de cara a un PC gaming con un ratio rendimiento/precio inmejorable.

Las CPUs Intel antiguas son competitivas

Intel-Core-i7-2600k-2

Si por el contrario deseamos comprar un PC a estrenar, el ya famoso i5-8400 es el camino a seguir aun a costa del precio que ostenta por el problema de la escasez. Rinde mejor que todas las CPUs AMD de stock (y en algunos casos con overclock) y es más óptimo en su ratio euro/FPS/hilos, donde solo el R5 2600 se le acerca.

Aunque hemos hablado mucho del i7-2600K no podemos entrar a recomendarlo para un equipo de presupuestos extremadamente limitados dentro del mercado de segunda mano. La respuesta ante la negativa es simple, el precio de las placas competitivas para overclock está por las nubes, son prácticamente dragones mitológicos y es una árdua tarea encontrar una a buen precio y en buen estado.

De igual manera, el usuario que tenga dicha CPU tiene sin duda un tesoro (al igual que el i7-2700X), el cual puede ser overclockeado, ganando con ello un gran rendimiento vistos los datos.

Así mismo, otras CPUs todavía más antiguas como los Intel Core i7-980X o 990X son unas CPUs que de igual manera son extremadamente competitivas frente a lo que AMD tiene en el mercado, ya que aunque son de primera generación fueron los primeros procesadores de 6 núcleos y 12 hilos para el mercado de consumo y además incorporan Tri-Channel.

Viéndolo en perspectiva, es preocupante que CPUs con casi 10 años estén, sino a la altura, muy cerca de la arquitectura más novedosa de AMD en cuanto a gaming.

Sin duda los de Lisa Su deben dar no uno, sino dos pasos al frente con Zen 2 si realmente quieren comerse el mercado gaming y lastrar a Intel definitivamente.