Análisis: TrackR Pixel, un localizador de objetos del tamaño de una moneda

Escrito por Rodrigo Alonso
Gadgets
1

Hoy en día no podemos salir a la calle sin ir “equipados” con toda una parafernalia de objetos: smartphone, llaves, cartera y demás, y muchas veces es fácil dejar alguno de estos objetos olvidados en alguna parte sin darnos cuenta. En el día de hoy os presentamos nuestro análisis del dispositivo TrackR Pixel, que con el tamaño de una moneda nos servirá para ayudarnos a encontrar estos objetos extraviados, o para no extraviarlos directamente.

La premisa es muy sencilla: como el Pixel tiene un tamaño muy reducido, podremos llevarlo cómodamente en el llavero junto con nuestras llaves, meterlo en la cartera como si fuera una moneda, o por ejemplo pegarlo a nuestro vehículo. El dispositivo se conecta a través de Bluetooth a nuestro smartphone, y a través de la aplicación podremos localizarlo en un mapa, o hacer que suene y se ilumine, con el añadido de que, si estamos fuera del rango de la conexión Bluetooth, el sistema utiliza un sistema mediante el que si está cerca de otro usuario de TrackR (Crowd Locate) se actualizará su posición igualmente.

Evidentemente no es que vayamos a encontrar nuestra moto si nos la roban muy fácilmente, pero si por ejemplo nos hemos dejado olvidadas las llaves de casa en la oficina, o se nos han colado por entre los cojines del sofá sin darnos cuenta y no las encontramos, con el TrackR Pixel podremos activar una alarma sonora para que sea muy sencillo localizarlo si estamos en rango de Bluetooth, y si no, se queda grabada la última posición en el mapa en la que tuvimos cobertura, así que si estamos en casa y consultamos la aplicación podremos ver que nos hemos dejado las llaves en la oficina, por ejemplo.

Como siempre, esperamos que nuestro análisis os guste y que os resulte de utilidad. Para leerlo al completo solo tenéis que hacer clic en el siguiente enlace:

TrackR Pixel

Continúa leyendo
  • Fruit

    Lo veo poco útil, suponiendo que perdamos la cartera, tenemos que ir físicamente sitio por sitio hasta que se conecte el cacharrito a nuestro móvil y todos sabemos el poco rango que tiene el Bluetooth