Actualización del llamado «VRM Disaster» en la plataforma Intel X299

El otro día os hablábamos de los problemas con los VRM en la plataforma X299 de Intel, problemas sobre los que el famoso overclocker der8auer ha hablado ampliamente calificándolo como “VRM Disaster”. En un nuevo vídeo que ha subido éste a su canal de Youtube ha actualizado su metodología para reproducir éstos problemas, concluyendo que no hay absolutamente nada que el usuario pueda hacer: es un problema de diseño de Intel y los fabricantes de placas.

En el vídeo (que podéis encontrar en su canal) der8auer explica de manera extensa tanto el problema como los intentos que ha realizado, pero vamos a quedarnos con los puntos más importantes y a modo de resumen. El resultado es básicamente que se produce un amplio “throttling” en el procesador (igual que en los SSDs NVMe, el rendimiento baja drásticamente a causa de las temperaturas, en éste caso de los VRM) y según el overclocker hay varios motivos y varias cosas que el usuario puede hacer para comprobarlo.

El primero es monitorizar el consumo. Si éste baja drásticamente, se está produciendo throttling. El problema es que con software de monitorización como CPU-Z esto no se llega a detectar puesto que el throttling sucede muy rápido (las frecuencias bajan y vuelven a subir) y la frecuencia de refresco de éste software no llega a detectarlo adecuadamente. El overclocker recomienda utilizar HwInfo para monitorizar la frecuencia y la temperatura de los VRM.

Segundo, una vez que ya sabes que tu sistema está sufriendo throttling, debes saber que hay dos tipos diferentes: el primero es en el procesador, y sucede con una bajada paulatina del multiplicador en todos los núcleos de la CPU. El segundo throttling es en los VRM, y se manifiesta si el multiplicador de la CPU baja de manera instantánea (en el ejemplo que pone, la velocidad baja de 4,5 Ghz a 1,2 Ghz en un segundo). Éstas bajadas de velocidad y por lo tanto de rendimiento se deben a los VRM y su mala calidad de fabricación en la mayoría de placas del mercado de chipset X299. Desafortunadamente no hay nada que el usuario pueda hacer al respecto.

El tercer punto que pone de manifiesto, es que según der8auer las placas base no tienen suficiente “chicha” con solo el habitual conector EPS de 8 pines. Dice que “está bien” para overclocks moderados, pero que no es suficiente para overclock extremo (recordemos que él es overclocker profesional). Según él, las placas X299 deberían llevar o bien un conector de 8+4 pines o bien de 8+8 pines.

Por último, destaca que es confuso que en la mayoría de BIOS UEFI se puede encontrar un parámetro que permite al usuario modificar el umbral de throttling por temperatura para el procesador, y en algunas placas incluso hay distintos tipos de throttling configurables pero que al final todas hacen lo mismo: nada.

Y, ¿cuál es la conclusión de todo esto? Bajo mi punto de vista, hay un problema de diseño tanto en los procesadores Intel como en las placas de chipset X299, pero en términos generales no debería de manifestarse a no ser que se pretenda hacer Overclock, por lo que teniendo en cuenta que no muchos usuarios lo hacemos, tampoco es algo como para echarse las manos a la cabeza.