Analizamos la Asus GeForce GTX 1080 Ti STRIX OC, gráfica tope gama

Escrito por Rodrigo Alonso

Las nuevas NVIDIA GeForce GTX 1080 Ti ya están afianzadas en el mercado, y tras la presentación de los modelos de referencia Founders Edition (de los que ya os mostramos nuestro análisis) ya han llegado al fin al mercado los modelos personalizados por los ensambladores. En el día de hoy os vamos a mostrar el modelo STRIX OC de Asus, una tarjeta gráfica con disipador personalizado y overclock de fábrica que promete un mejor rendimiento y mejores temperaturas que el modelo de referencia.

Desde la llegada hace ya un tiempo de los modelos ROG STRIX, el fabricante Asus ha logrado colocar siempre éstos modelos entre los topes de gama de cada categoría, y en cuanto a la GTX 1080 Ti que analizamos en el día de hoy no es una excepción: se trata de lo mejor que, a día de hoy, puede ofrecer el fabricante. Por lo tanto no es solo una tarjeta gráfica con el segundo núcleo más potente que puede ofrecer NVIDIA a día de hoy (por detrás, claro, de las nuevas Titan Xp), sino que además estamos ante el mejor modelo en cuanto a prestaciones que puede ofrecer un fabricante de la categoría de Asus.

Aunque la nueva Geforce GTX 1080 Ti está basada en el mismo núcleo Pascal GP102 que las Titan X Pascal, se trata en realidad de una versión en la que se han quitado ciertos aspectos del núcleo gráfico a la par que se ha optimizado muchas partes de éste para que sea más eficiente con los juegos, que es el nicho de mercado a donde esta gráfica va dirigida. Así, por ejemplo, el núcleo sigue teniendo 3.584 núcleos CUDA en su interior, pero la cantidad de memoria disponible baja hasta los 11 GB al igual que el bus de memoria, que se hace más estrecho para quedar en 352 bits. Por otra parte, la memoria emplea una versión remozada y mejorada de la GDDR5X que ya utilizan las actuales Geforce GTX 1080 con una frecuencia de 11 GHz, lo que acaba dando un ancho de banda de unos nada despreciables 489,9 GB/s con el Overclock de fábrica que ofrece Asus.

Otro cambio sobre la Titan X Pascal es que el número de ROPs baja de los 96 hasta los 88, aunque el número de TMUs se mantiene en 224 unidades. El núcleo de esta nueva tarjeta tiene una frecuencia de boost de 1708 Mhz y puede overclockear hasta los 2 GHz. Para ello, NVIDIA reveló que los requerimientos de potencia de la tarjeta necesitarán de dos conectores de alimentación (uno de 6 y otro de 8 pines) y tendrá un consumo de 250 W, para los cuales este modelo tendrá unos VRMs de 7 fases.

Como siempre, esperamos que nuestro análisis os guste. Podéis acceder al análisis completo haciendo clic en el siguiente enlace:

Asus GeForce GTX 1080 Ti STRIX OC

Continúa leyendo