Thermaltake añade la nueva caja P7 Core Tempered Glass a su catálogo

Escrito por Rodrigo Alonso
Cajas
1

Thermaltake ha realizado el enésimo anuncio de nueva caja fabricada con cristal templado, en éste caso la Core P7 TG (Tempered Glass), una caja de concepto abierto de categoría Premium concebida para que los entusiastas no encuentren ningún tipo de límite a la hora de instalar hardware de cualquier clase o tamaño, incluyendo sistemas personalizados de refrigeración líquida.

La caja tiene un diseño de concepto abierto, pero es parecido a un tipo torre por la disposición en la que se montan los componentes. No obstante, se puede orientar la placa base perpendicular al suelo con los puertos de entrada y salida traseros orientados hacia arriba, o se puede instalar en el propio suelo con los puertos orientados hacia atrás, dado que la plancha metálica a la que se ancla la placa base puede girarse 180 grados, de manera que permitiría crear dos espacios para instalar el hardware a ambos lados de ésta, uno por dentro y otro por fuera. Como el “frontal” y la “parte trasera” de la caja tienen bisagras, se pueden crear interesantes configuraciones de hardware y disposiciones de la caja.

La Thermaltake Core P7 TG cuenta con multitud de puntos de anclaje para radiadores, incluyendo un par de 140 x 420 mm a los lados que permitiría instalar los radiadores más grandes del mercado. Así mismo tiene puntos de anclaje para depósitos y bombas en la parte trasera de la plancha de acero de la placa, dejándolos escondidos a la vista si se quiere. Así mismo cuenta con múltiples puntos de anclaje para discos duros de 3,5 y 2,5 pulgadas (el número depende de hacia dónde se haya orientado la placa base), y por supuesto es compatible con fuentes de alimentación, disipadores de procesador y tarjetas gráficas de cualquier tamaño.

Por último cabe destacar que el fabricante no se ha cortado un pelo en cuanto a calidad de materiales, y además de utilizar acero SECC de máxima calidad, los paneles de cristal templado tienen 5 mm de grosor para asegurar una gran durabilidad, resistencia y rigidez. No en vano la caja tiene un precio de 299 dólares, y ya sabéis que cuando llegue a Europa (que por cierto no han indicado fechas por el momento) al final esto se va a traducir fácilmente en 400 euros. La calidad se paga, y más cuando es un diseño tan poco convencional como el de esta caja, orientada a un público bastante concreto.

Continúa leyendo
  • Friszze

    la mia es mejor