Colorful nos deja ver su nueva placa base iGame Ymir X

Escrito por Juan Diego de Usera

Colorful Technology Company Limited, el fabricante profesional de las tarjetas gráficas y placas base, debuta con orgullo su nueva placa base de gama alta para jugadores: la iGame Z170 Ymir X para los últimos procesadores Intel Core de sexta generación. Como parte de la familia iGame de productos de alto rendimiento destinados a los jugadores y entusiastas, esta placa incorpora las características más solicitados para la mejor experiencia de juego.

Luciendo un rico arsenal de funciones, la placa base iGame Z170 Ymir X está diseñado para permitir que los jugadores disfruten con lo mejor de Colorful con el más potente hardware construido y diseñado para los jugadores más exigentes. Con la entrega de potencia con diseño de 14 fases para el suministro de energía estable y confiable, complementado con condensadores sólidos de oro negro 10K y condensadores de tantalio de Sanyo.

Para dar lo máximo a sus usuarios, Colorful ha dotado a la iGame Z170 Ymir X de un chip KillerLAN con chipset Killler E2205, optimizado para reducir las latencias de la conexión de red al máximo, evitando las caídas de rendimiento que suelen sufrir las tarjetas de red normales, la herramienta perfecta para las largas sesiones de fragging que tanto gustan.

Colorful no ha descuidado el apartado del sonido, que otros fabricantes sí suelen hacer, para lo que ha incorporado un chip de alta fidelidad con una relación señal ruido 120 dB SNR para conseguir una señal de audio clara y de alta potencia, ayudado por la inclusión de condensadores japoneses de la afamada marca Nichicon, con los que se suelen fabricar los mejores equipos de audio del mercado.

Para dar la máxima satisfacción a los jugadores la placa es compatible tanto con la conexión de varias tarjetas gráficas en sus 4 ranuras PCIe x16 que soportan tanto el SLI de Nvidia como las configuraciones Crossfire de AMD.

Los amantes del overclock no se quedan fuera del alcance de la nueva iGame Z170 Ymir X gracias a la inclusión sobre la superficie de la placa base de una serie de botones físicos que permiten realizar overclock con un hacer una pulsación sobre él, así como permiten controlar el encendido, el reseteo y el ClearCMOS de la Bios para esos casos en que los parámetros que se introducen no funcionan todo lo correctamente que debieran.

 

Continúa leyendo