AMD FX-6300 vs Intel Core i3-4330: comparativa en juegos

¿Estás buscando un procesador por unos 100 euros? Entonces te interesa leer el siguiente artículo, donde vamos a comparar el procesador de seis núcleos AMD FX-6300 con el dual core Intel Core i3-4330, ambos situados en un precio que ronda estos 100 euros (a día de hoy, 98 euros el AMD y 126 euros el Intel), y cuyo objetivo es indudablemente el de un PC asequible de gama media.

La discursión AMD vs Intel siempre está en boca de todos los aficionados al hardware cuando se trata de escoger una plataforma para adquirir un nuevo PC. AMD siempre basa sus razonamientos en el precio, ya que sí es cierto que proporcionan un mayor número de núcleos físicos por el mismo precio en comparación con Intel, y prueba de ello son estos dos procesadores que vamos a comparar en el día de hoy, el de AMD con seis núcleos y el de Intel con dos, si bien es cierto que éste último tiene tecnología hyper threading que permite a cada núcleo tener dos hilos de proceso, cuatro en total.

AMD vs Intel i3

La cuestión del precio

Como hemos comentado al principio, el procesador de AMD es bastante más barato que el de Intel, y si fuéramos más tajantes en este aspecto deberíamos de haber escogido el Intel Core i3-4150 para comparar. Sin embargo, ambos procesadores son prácticamente iguales a excepción de que el i3-4150 tiene 1 MB menos de memoria caché, por lo que el rendimiento de ambos debería ser similar.

Dos procesadores y dos mundos diferentes

El FX y el i3 son completamente diferentes en todos los aspectos. Mientras que el FX-6300 está basado en la misma arquitectura Vishera que los procesadores octa core de gama alta de AMD, el Core i3 de Intel está basado en la arquitectura Haswell de ya penúltima generación. El FX-6300 tiene seis núcleos que funcionan a 3.5 Ghz de velocidad base y 4.1 Ghz turbo, está equipado con 6 MB de caché L2 y 8 MB de caché L3. Cuenta con un controlador de memoria dual channel DDR3-1866 Mhz y tiene un TDP de 95 vatios. El procesador, como toda la gama FX, está desbloqueado, por lo que es apto para realizar overclock sobre él.

Por otro lado, tenemos que el Intel Core i3-4330 cuenta con dos núcleos que funcionan a 3.5 Ghz, sin velocidad turbo. Cuenta eso sí con hyper threading, que como explicamos antes le permite «emular» la eficiencia de un quad core con cuatro hilos de proceso. Integra 512 KB de caché L2 y 4 MB de caché L3, y a diferencia del procesador de AMD, integra un chip gráfico. Su TDP es de 65 vatios.

Rendimiento en juegos

Hemos utilizado plataformas equivalentes para ambos procesadores, con la misma memoria RAM, SSD y tarjeta gráfica (la única variación es lógicamente la placa base). Estamos hablando en cualquier caso de procesadores que rondan los 100 euros y cuyo destino es el de un PC de gama media y precio asequible, y por lo tanto hemos escogido componentes en consonancia: para el procesador de AMD, una MSI 970A-G45 que cuesta unos 60 euros, y para el Intel una placa Gigabyte H81M-HD3, de 65 euros. Aunque no afecte para la comparativa ya que hemos usado el resto de componentes exactamente iguales en ambos, la gráfica utilizada ha sido una Gigabyte GTX 770 OC 2 Gb.

Todas las pruebas han sido realizadas con resolución Full HD, y el dato que se muestra es la media de FPS medida con FRAPS.

Gráfica rendimiento

Podemos ver que en términos generales ambos procesadores se comportan de manera similar en juegos; en unos títulos saca ventaja el procesador de AMD y en otros el de Intel, si bien es cierto que no hay una gran diferencia excepto en esos casi 10 FPS de ventaja del procesador de Intel en Thief con ajustes medios (por algún motivo con los ajustes gráficos al máximo la diferencia es mínima).

Conclusión.

No cabe duda de que ambos procesadores representan una gran opción para usuarios que quieran comprar un procesador para jugar sin gastarse demasiado dinero. Pero hay que darle una cierta ventaja al procesador de AMD, tanto por el precio como por el mayor número de núcleos físicos, que le proporcionan una ventaja en otro tipo de tareas. Más adelante ampliaremos esta comparativa con benchmarks sintéticos.