Blog: Las tarjetas gráficas y la obsesión por los nanómetros

Blog: Las tarjetas gráficas y la obsesión por los nanómetros

Rodrigo Alonso

Muchas noticias nos llegan en los últimos tiempos sobre los distintos fabricantes, especialmente de tarjetas gráficas (AMD y NVIDIA), y los procesos de fabricación cada vez más pequeños. Tanto AMD como NVIDIA parecen estar esperando a que TSMC termine de pulir sus nuevos procesos de fabricación, y tanto están tardando que se rumorea que los fabricantes de tarjetas gráficas podrían saltarse el proceso a 20 nanómetros de TSMC y esperar directamente al proceso FinFET a 16 nanómetros, que ya está en desarrollo.

Y es que una litografía más pequeña siempre, siempre, proporciona una mejor eficiencia energética. El tener un chip fabricado con menos nanómetros implica, en esencia, que se pueden integrar un mayor número de transistores en el mismo espacio, lo que se traduce normalmente en un mayor rendimiento, y aunque el consumo sea el mismo la eficiencia aumenta mucho, puesto que el resultado es un mayor rendimiento con el mismo consumo.

TSMC 16nm

Durante los últimos años, casi todos los fabricantes tienen una tendencia hacia la eficiencia y no hacia el rendimiento. Las nuevas generaciones de tarjetas gráficas e incluso de procesadores han venido aportando un incremento de rendimiento de apenas un 10 ó 12% intergeneracional, pero sin ir más lejos la generación Maxwell de NVIDIA o la Tonga de AMD aportaron una gran diferencia en lo relativo al consumo. ¿Por qué?

La respuesta es sencilla y a la vez no lo es, y os voy a poner un ejemplo para que nos entendamos. La Comunidad Europea ha impuesto unos requisitos mínimos de eficiencia en todos los componentes electrónicos, que a día de hoy ya vemos reflejado en las fuentes de alimentación: a partir del año que viene no podrán venderse fuentes de alimentación en Europa, ni siquiera las «genéricas», que tengan una eficiencia inferior al equivalente de la certificación 80Plus Bronze (es decir, 82% de eficiencia mínima). Recordad sin embargo que 80Plus es una certificación voluntaria (y de pago, ojo, solo la adquieren los fabricantes que quieren dar garantía y renombre a sus productos), pero de alguna manera los fabricantes tendrán que certificar sus productos para cumplir con la nueva especificación europea.

Esto es, como decíamos, un ejemplo extrapolado a las fuentes de alimentación. El consumo, y más que el consumo en sí la eficiencia energética, es una preocupación para todos. AMD sin ir más lejos prometió que para 2020 sus APUs serían 25 veces más eficientes, y el acceso directo a mejorar la eficiencia es sin duda mejorar y reducir la litografía de fabricación de los chips. Los nanómetros ya son a día de hoy una obsesión para los fabricantes. Y nos parece bien, mira por dónde.